In The Woods... - Pure

Enviado por MetalPriest el Jue, 06/10/2016 - 02:25
3617

1. Pure
2. Blue Oceans Rise (Like a War)
3. Devil's at the Door
4. The Recalcitrant Protagonist
5. The Cave of Dreams
6. Cult of Shining Stars
7. Towards the Black Surreal
8. Transmission KRS
9. This Dark Dream
10. Mystery of the Constellations

In The Woods... han regresado. No sabemos por cuanto tiempo ni con qué objetivos lo hacen, pero aquí están. El Strange In Stereo (1999) supuso el canto de cisne de la formación clásica, el último suspiro de la agrupación noruega en los años noventa, tras esto, seguiría un parón que se alargaría unos quince años... ¡quince! Al menos, los hermanos Botteri y Anders Kobro dedicarían, a la llegada del siglo XXI, su atención al hibernante proyecto Green Carnation, una agrupación prog./doom/goticosa que tuvo su momento de apogeo entre el 2001 y el 2007. In The Woods... continuaría cogiendo polvo, hasta que al final, uno por uno, los artífices de esta banda que nos atañe fuesen saliendo de Green Carnation. En esta tesitura, y tras un tiempo de "descanso artístico", en 2014 se anunció el regreso de los místicos creadores del HEart Of The Ages. Se anunciaba la creación de un nuevo álbum de estudio para más inri... el cuarto monumento que In The Woods... traerían al mundo y el primero en 17 añazos. Había expectación como es lógico, pero también algo de miedo.

¿Sería posible? ¿Pueden unos músicos reenganchar coherentemente una carrera musical impecable que lleva en parón más de tres lustros? La primera decepción claramente fue descubrir que en esta reunión, faltaría LA VOZ de In The Woods... ese excelente cantante que es Jan Kenneth Transeth. No importa el disco de ITW que te pinches, siempre escucharás los evocadores ecos del noruego recreándose entre las trascendentales notas de los hermanos Botteri. Y casi lo mismo puedo decir de la también ausente Synne Larsen, cantante femenina que solía apoyar en ciertos momentos clave de los discos aportando una belleza incluso dolorosa. Tantos años de inactividad... y falta la gran pareja de vocalistas en los micros ¿Serían capaces los restantes miembros de suplir tales obstáculos? ¿Acaso estamos ante una reunión ilegítima? Lamentablemente, no hay una respuesta clara... porque con Pure (así se llama este cuarto estandarte de ITW) en la mano, hay que reconocer que nos encontramos ante una publicación incierta, un disco que puedes tomarte como el lógico sucesor de Strange In Stereo y (en especial) del Omnio, o como un intento de imitar lo que antaño fueron estas leyendas del "cuasi-underground". La conclusión que cada uno lleguemos a sacar, radica esencialmente en cómo nos tomemos el trabajo perpetrado por Mr Fog (Old Forest, Ewigkeit, The Bombs Of Enduring Freedom). Aquí el británico, un excelente músico y compositor, simpatizante del black metal con tufo noruego y/o experimental, logra parecerse (que no igualar) a J.K. Transeth; tiene un aire en la entonación, el uso de las melodías... pero no es lo mismo. Fog suena más apagado, grave (y tristemente) más limitado. Imita, pero carece de la versatilidad de su antecesor, cuya sombra (insisto) es demasiado alargada. Un poco como lo que pasó en Priest con Halford y Owens. El yanki estaba guay, era potente y sabía imitar, pero carecía del aura sacra del auténtico sacerdote. Pues aquí sucede más o menos igual.

Conclusión: que si quieres disfrutar del Pure de In The Woods... más te vale concederle la mínima atención a las voces salvo en contados instantes y centrarte en lo instrumental: las progresiones, leads y atmósferas que se van dibujando. No hay más... tenemos que hacer un pequeño ejercicio de imaginación para "creérnoslo" y ser capaces de meternos realmente donde se supone que estamos: en medio de la nueva publicación de In The Woods... y para aclararlo, porque puede que todo esto haya sonado un pelín pesimista, quiero decir que no nos encontramos ante una pésima obra. Los hermanos Botteri supieron conservar la esencia de las cuerdas, y Kobro... bueno, no deja de ser un batería hiper-acticvo, de esos que nunca paran de componer. Svartelder, Carpathian Forest, Green Carnation... el tío no estuvo comiéndose los mocos todo este tiempo ¿saben? Y se nota en Pure, queda claro que si aquí hay alguien que no derrapa, ese es Anders Kobro. Eso vaya por delante. Otra pega, también podría ser lo planos que pueden hacerse las canciones a lo largo del transcurso de Pure. Porque honestamente: todas o casi todas ellas están bien, el problema viene al pasar media hora o tres cuartos de hora (Pure dura 67 minutos) e ir dándose cuenta de que los ritmos, los tempos... son casi siempre los mismos. Esta sensación se hace tan notoria, que cuando alguno de los Botteri se saca un riff o pasaje que se sale de los estándares de Pure, uno no puede evitar sentir la brisa de aire fresco que emocionalmente corre dentro de uno mismo. Pero insisto: esto no es un costroño ni de broma. Las partituras de ITW en esta placa se antojan pretenciosas, tratando de abordar lo cósmico y existencialista, y sin jamás soltarle la mano a su amada faceta atmosférica. Lo que señalo, es que igual sí que se hace largo y algo plano, y eso ciertamente decepciona, pero hasta cierto punto.

Desglosando ya un poco tema por tema, podría señalar la melódica entrada del tema homónimo Pure y los excelentes breaks espaciales que la van dividiendo junto a sus puntos cuasi-extremos. Un comienzo muy acertado a decir verdad. Hasta con alguna leve intromisión de teclados. Blue Oceans Rise (Like A War) fue el segundo adelanto que nos ofreció el combo noruego, y hay que reconocer que deja un agradable regustillo por el impresionante manejo de las baterías y esos aires místicos a la altura de las composiciones de Quorthon en Hammerheart, salvando las distancias. Blue Oceans Rise se abre paso envuelta en el misterio, acercándose curiosamente a una suerte de doom metal atmosférico que no nos abandonará en casi ningún momento de la placa. Luego, esta canción es cómodamente relevada por Devil's At The Door, sin sobresaltos ni pegas. El problema viene con el correr de los minutos, que acaban demostrándonos que este tercer track no llega a estar a la altura de lo degustado hasta el momento, lo mismo que The Recalcitrant Protagonist. De esta cuarta rola, poco puedo decir, salvo que también tiene los ya comentados toques doom; que son lo mejor que posee a decir verdad, aunque tal como dije… flojea ¡Qué coño! Lo mismo que A Cave Of Dreams. Parece mentira que tras dos piezas tan majas como Pure y Blue Oceans Rise salga una triada tan lamentable.

Por suerte, y tras este cuarto de hora de estricto relleno, nos las vemos de nuevo con una canción que se merece el roll de pertenecer al repertorio de In The Woods…: Cult Of Shining Stars. Ya desde su cabalgata inicial, pasando por sus pasajes tranquilos y cósmicos, la sexta pieza enseña a los ITW más dinámicos, rifferos y evocadores. No serán los mismos que en los noventa… pero quien tuvo, retuvo. Towards the Black Surreal sirve igualmente de prueba para verificar esta afirmación también. Me encanta el desenlace, en el que Fog nos dedica a los fans de los old-ITW una melodía familiar y de lo más hermosa. Excelente guiño al HEart Of The Ages. La instrumental Transmission Krs, nos trae unos diez minutos de progresivo con guitarras solistas aullantes… quizá hubiera sido mejor dejarla en cinco minutos (y algo más intensos de paso), pero también es cierto que ese no es el estilo de In The Woods… ¿cierto?

This Dark Dream anda más o menos al nivel de los tracks 3, 4 y 5 (los flojos, vamos). Moviéndose en un progresivo doomico y soporífero que no parece ir a ninguna parte. Afortunadamente, los noruegos cierran con algo más decente como lo es Mystery Of The Contellations, una canción animadilla, con mejores melodías y un poco más de la actitud natural en los noruegotes. Es gracioso que a lo tonto, medio disco sea prácticamente descartable, y la otra mitad buena, y en algún momento puntual de notable. Sin dudas: hay muchos momentos dignos de los viejos ITW, momentos interesantes, riffs cojonudos… ya os lo dije antes leñes, pero también hay mucho piloto automático y algún tema a medio gas que no avanza en ninguna dirección concreta.

Con Pure, los nórdicos vuelven a situarse en el mapa, eso está claro. El problema es que la gente más que aplaudirles, les frunce el ceño a su paso, como diciendo: “¿Tanto tiempo de descanso para esto?” “¿Os tiráis tres años preparando el cuarto álbum y esto es lo mejor que podéis traer?” No se si me entienden ustedes. Nos encontramos ante unos musicazos; leyendas, en cierto modo. Y este Pure en un grupo nuevo hasta podría considerarse un gran disco, pero teniendo la marca “In The Woods...” claramente escrito en lo alto de la portada del CD, uno esperaba más. Mucho más. Yo personalmente esperaba un álbum de notable para arriba. Pero tendrá que bastar con un “sufi”, un “regulín/regulán”. Vamos, un 5,25 para In The Woods… y tres cuernos pelados, pelados. No se si me arrepentiré, pero ellos desde luego deberían hacerlo.

Conclusión que podemos sacar de los últimos tres años de la banda: Los Botteri han vuelto al ruedo, ahora sólo hace falta que hagan algo que realmente esté a la altura de su legado.

Mr. Fog: voz, guitarras y teclado.
Christopher “C:M.” Botteri: bajo.
Anders Kobro: batería.
Christian “X” Botteri: guitarras.

Sello
Debemur Morti Productions