Whitesnake - Live at Donington 1990

Enviado por El Marqués el Mar, 28/06/2011 - 20:31
159

Cd Uno:

1. Slip of the Tongue
2. Slide it in
3. Judgement Day
4. Slow & Easy
5. Kitten´s Got Claws
6. Adagio for Strato
7. Flying Dutchman Boggie
8. Is this Love
9. Cheap & Nasty
10. Crying in the Rain

Cd Dos

1. Fool for your Loving
2. For the Love of God
3. The Audience is Listening
4. Here I go Again
5. Bad Boys
6. Ain´t no Love in the Heart of the City
7. Still of the Night

“Slip of the Tongue” fue un disco maldito por diversos motivos. Se publicó en la antesala de la década de los noventa, la peor era posible para el Hard Rock , tuvo que soportar el peso de continuar la senda trazada por el monumental “1987”, muchos de los seguidores de la apisonadora blues rock que fueron los Whitesnake de Micky Moody, Bernie Marsden y Mel Galley les habían dado la espalda, y la entrada de Steve Vai en la banda nunca cuajó del todo.

Parecía como si en aquellos días Mr Coverdale estuviera más pendiente de contratar tiarrones de metro noventa de altura con la melena crepada que eficientes músicos que aportaran equilibrio, como si no tuviera muy claro el concepto de banda que quería liderar. Si además tu nuevo guitarrista es el hombre de moda que viene de trabajar con David Lee Roth y de grabar en solitario un hype tan espectacular e innovador como fue “Passion and Warfare” para todos los rockeros del planeta, queda claro que al legendario líder de la Serpiente Blanca solo le preocupaba vivir el momento, ofrecer espectáculo y disfrutar en su rol de rockstar desmesurado.

Una canción como “Kitten´s Got Claws”, novedosa en ese momento y con ese nombre que sonaba a tema de Poison, no iba a convencer a los viejos fans británicos que preferían el elegante morbo de “Lovehunter” y “Ready and Willing”, y tampoco tenía mucho futuro, con la corrección política de los noventa a la vuelta de la esquina.

Pero, en esa cruzada del rock and roll por el rock and roll, Coverdale y su superbanda encabezaron el Monsters of Rock de Castle Donington en 1990, la tarde/noche del 18 de agosto, rematando una jornada en la que habían participado Aerosmith, los citados Poison, Thunder y Quireboys. Mucha laca, como podéis comprobar. Y una prueba de lo que cambió la industria en poco tiempo es que tan solo tres ediciones más tarde, en el 94, los Aero repetirían, pero los platos fuertes de la edición fueron Biohazard, Sepultura y Pantera, junto a gurús del movimiento alternativo como Therapy? o Skin.

El festival en sí se recuperaba en aquel 1990, tras haber pasado por una etapa convulsa, tras la muerte de dos jóvenes que perecieron aplastados por las masas durante la actuación de Guns´n´Roses en el 88, tragedia que había supuesto la suspensión en 1989, por primera vez desde la creación del festival en 1980. No se contaba con los medios y la facilidad que existe hoy día para organizar semejantes eventos, las riadas de metalheads no tenían las posibilidades de desplazarse que tenemos hoy, y la desaparición del festival heavy por excelencia en Europa fue todo un shock.

En un ambiente de fiesta total, pues, y tras la descarga de los “gémelos tóxicos” Tyler y Perry, Whitesnake salieron a tocar a lo grande, un show completo de casi dos horas, presentando el nuevo disco, rescatando alguna pieza histórica como ese “Fool for your Lovin´” que habían regrabado para “Slip of the Tongue”, y llevando al delirio a los miles de fans que durante los tres años anteriores habían pinchado un millón de veces en sus casas, con los colegas o con la pareja todos los hit singles de “1987”.

Viv Campbell ya no estaba, pero allí seguían Rudy Sarzo, Adrian Vandenberg y Tommy Aldridge junto a Coverdale y Vai, alineación inédita en la historia de la Serpiente, que ofrecieron este show que ahora, veintiún años después, vemos editado de manera oficial, casi a la par que el reciente “Forevermore” con el que Whitesnake han vuelto al estudio. Curiosamente, el guitarrista actual Doug Aldrich, ha participado en el proceso de elaboración, como vemos en los créditos.

Solo con escuchar la grandiosa introducción, y los clásicos alaridos de un Coverdale desatado desde antes de empezar a cantar –esos míticos “Are you Reeeeeady?” o “Here´s a song for yaaaaaaa!”-, te haces a la idea de la percepción que David tenía de lo que siempre debe ser un concierto de rock: una verdadera celebración.

La presencia de los dos guitarristas modernizó el sonido de las piezas antiguas al estilo “Ain´t No Love in the Heart of the City”, despojándolas del añejo sabor bluesy que imprimía la anterior formación. De los temas nuevos, “Slip of the Tongue” suena a gloria, “Judgement Day” tiene su punto, pero siempre quedó como una hermana menor de los temas más épicos de “1987”, y “Cheap and Nasty” es resultona, aunque curiosamente el mejor momento llega al final, cuando el vocalista amaga con iniciar “Ready and Willing”, en un guiño al pasado que al final queda en nada.

Las superclásicas “Here I go Again”, “Bad Boys/Children of the Night”, “Still of the Night”, “Crying in the Rain” con el solo de batería de Aldridge, junto a “Is this Love”, la balada que convirtió al antiguo frontman del Mark III de Deep Purple en multimillonario, suenan con absoluta solvencia, y de los dos guitarristas, Adrian Vandenberg tiene su momento de gloria en las dos instrumentales “Adagio for Strato” y “Flying Dutchman Boogie”, mientras que el amigo Vai le deja a Coverdale las cosas claritas desde el principio, le sugiere que no obedece a más jefe que a si mismo y cuela, en un show de Whitesnake, dos temas de su disco en solitario como “For the Love of God” y “The Audience is Listening”.

Claro que al divo no le debió preocupar dejar a su más reciente asalariado adueñándose del escenario durante diez minutos, el tiempo suficiente para ofrecer su “serpiente blanca” a las británicas que le esperaran en el backstage, como hizo cuando vino a España a principios de los ochenta y se trajo de telonero a Meat Loaf para cepillarse a su corista.

La banda se disolvería temporalmente en los siguientes años, y hasta el 97 no tendríamos nueva referencia de Whitesnake, aquel “Restless Heart” donde ya solo quedaban el vocalista y Vandenberg, y que permanece más olvidado todavía que “Slip of the Tongue”.

Pero el 18 de agosto de 1990 coronaron Donington. Los cabezas de cartel en los dos siguientes años fueron AC/DC y Iron Maiden, osea que ese lugar no lo solían ocupar bandas “cualquieras”.

David Coverdale: Voz
Steve Vai: Guitarra
Adrian Vandenberg: Guitarra
Rudy Sarzo: Bajo
Tommy Aldridge: Batería

-------------------

Rick Seratte: Teclados

Sello
Frontiers Records