Warlord - Rising Out Of The Ashes

Enviado por BurnRain el Vie, 15/05/2020 - 17:33
3685

1. Battle of the Living Dead
2. Enemy Mind
3. Invaders
4. Winds of Thor
5. War in Heaven
6. My Name Is Man
7. Lucifer's Hammer
8. Sons of a Dream
9. Achilles Revenge

Warlord no es un grupo de fácil digestión para el heavy medio. Siempre que se llega a él se va pensando en que vamos a oír otra cosa. El nombre “Warlord”, americanos y el logo de la banda nos hace pensar rápidamente en guerreros, power metal de músculo, en una especie de Manowar. Pero tienen muy poco de eso. No les oiremos corear “Hail and Kill” sobre una voz aguda…Lo suyo es otro “Power”. Tienen letras épicas pero las adornan de mucha melodía, voces comedidas y todo con una clara influencia europea, utilizan algunos teclados de apoyo y pretenden evocar escenas de otras épocas, todo con cierto romanticismo.

El espíritu de la banda es su guitarrista William J. Tsamis, autodenominado en sus primeras obras como “Destroyer”. Su sonido muy influenciado por la NWOBHM y bandas de rock duro con temática medieval, tipo los primeros Rainbow o Jethro Tull. El otro pilar de la banda es el batería Mark Zonder, “Thunder Child” para los warlordianos. Los dos lo intentan en Los Ángeles a primeros de los 80. Llaman la atención de Brian Slagel que incluye un tema suyo, Lucifer’s Hammer, en el recopilatorio Metal Massacre II. De ahí graban el EP de culto Deliver Us en el 83 y su primer LP “And the Cannons Of Destruction Have Begun…” ambos con distintos cantantes. La falta de consistencia al micro y ser unos bichos raros en California donde triunfaba Mötley Crüe, Ratt o Dokken y por otro lado se estaba cocinando Forbidden, Exodus, Slayer, Metallica…les cerró el camino completamente.

Se disuelven. Tsamis acaba siendo profesor en la universidad después de resolver ciertas dudas existenciales y Zonder ingresa en Fates Warning. Pasados los años, en el camino de Warlord se topa un admirador muy especial, Joacim Cans. El cantante de HammerFall se había atrevido a versionear “Child Of The Damned” en el disco Glory To The Brave del 97. Mantenía contacto con Tsamis que colabora a la guitarra en el tema “At The End Of The Rainbow” del Legacy Of Kings de HammerFall.

Finalmente Warlord resucitan con Tsamis y Zonder en 2002 teniendo al micro a Joacim Cans para el disco que hoy nos ocupa: Rising Out Of The Ashes. El trío se encarga de todo. Tsamis guitarras y bajo, incluso algunos teclados. Zonder batería y Cans voces. Y no me extrañaría que también de la horrible portada.

Hay dos temas nuevos “Enemy Mind” y “Achilles Revenge”, el resto son regrabaciones de temas de Warlord que solo habían salido en demos y un par de temas de Lordian Guard, otra banda de Tsamis.

Las espadas en todo lo alto para recibir a “Battle Of The Living Dead”, un tema power pero más cercano a HammerFall que a Warlord. Poderoso riff, la batería de Zonder muy protagonista y aprovechando una producción más favorable que las de los 80 para los bombos. Aunque lo más destacado no podía ser otra cosa que la guitarra de Tsamis que regresa sonando a NWOBHM y con más fuerza para demostrar que no parecen haber pasado los años por ella.

Por el camino del Power sigue “Enemy Mind”, más lenta y con un bajo muy marcado. Cierto aire HammerFall no solo en la voz sino en unas bases rítmicas con mucha tachuela. Finalmente se acelera dando una versión muy musculosa de Warlord. Se aprecia el esfuerzo por adaptarse a los nuevos tiempos del power metal.

Con “Invaders” entramos en el tema más Warlord hasta el momento. Mezcla la contundencia y la inmediatez de la guitarra de Tsamis con algunos apoyos a las teclas. Tsamis muestra su poso como guitarrista dándose más espacio y recreando los viejos tiempos, entrando en el carácter evocador de sus seis cuerdas. A los warlordianos les sabrá a gloria.

La más power, “Winds Of Thor”. El primer tema con el que Warlord se asomó al mundo. La intro de teclados en medio de los vientos del ayer. El riff tiene mucho de hard heavy de inicios en el metal de batallas que nos recordará a los primeros Virgin Steele. Épica y deudora de un estilo que comenzó a forjarse en los 70. La voz de Cans esta cómoda sobre este ritmo galopante y tiene una parte solista de Tsamis muy destacable. Una reliquia restaurada.

La primera regrabación de Lordian Guard es “War in Heaven”, con una temática cristiana. En concreto se basa en el poema “El Paraíso Perdido” de John Milton y es una batalla entre los ángeles liderados por Miguel contra las legiones que salen del infierno por mandato de Lucifer. Un medio tiempo hard con una guitarra pausadita y con una buena interpretación vocal de Joacim Cans.

Siguiendo los caminos del Christian metal continúa las segunda regrabación de Lordian Guard, “My Name is Man”, con sus sintetizadores de arranque y gaviotas. Con mucha acústica y percusiones nos lanza su mensaje evangélico. Es un remanso de paz y buenas vibraciones con la guitarra de Tsamis blanca y pura. Sandalias de esparto y hippismo.
El séptimo corte es el que peor sienta a los warlordianos adoradores del Deliver Us porque llega la regrabación de “Lucifer’s Hammer”. Básicamente lo mismo pero cantada por Cans y con algunos efectos que harán torcer el gesto. Innecesaria.

Las melodías que desprenden las seis cuerdas de Tsamis siguen apoderándose de Warlord en “Sons Of A Dream”. Un tema atemperado y sobrio. Lleno de candidez soñadora, con las seis cuerdas explotando la NWOBHM pero sin llegar al desenfreno.

“Achilles Revenge” nos devuelve a la mitología, los tambores de guerra y guitarras cercanas a Maiden. Mucha guitarra doblada y melódica. La voz aguda de Cans y algún ritmo galopante a cargo de Zonder tirando de heroica. La parte solista se adentra en las arenas bañadas de sangre por la espada de Aquiles. Un gran broche para un disco algo irregular.

Es de valorar este regreso de Warlord aunque sea mediante temas regrabados. Tal vez hay cierta incoherencia entre la producción más moderna y power con los desarrollos de la guitarra de Tsamis que huelen a los primeros 80, también encajar la voz de Cans en unos Warlord que no tuvieron nunca un cantante de estas características. El resultado es raro y no gustará a todos los warlordianos pero hay buenos temas resultando un regreso más que digno.

Joacim Cans: Voces
William J. Tsamis: Guitarras y Bajo.
Mark Zonder: Batería

Sello
Atrheia Records