Viva Belgrado - Flores, carne

Enviado por Alexrock el Jue, 26/02/2015 - 20:33
3571

1. Báltica
2. De carne y flor
3. Madreselva
4. Höstsonaten
5. Los olivos
6. Cáncer, Capricornio
7. ~
8. La reina pálida
9. Osario
10. Córdoba, 2014

En ocasiones, muy pocas ocasiones, un disco, una música te atrapa.

No sabes muy bien porqué. Tú, que a pesar de la versatilidad de la que presumes a la hora de escuchar música rock, siempre has sido el heavy de la clase, siempre has llevado el heavy metal por bandera (y entiéndase dentro del heavy las demás corrientes más o menos metálicas que forman ese mundo tan enorme que es el heavy metal como concepto), caes una y mil veces en la búsqueda de nuevos sonidos, nuevas experiencias, nuevos sentimientos.

Por eso sin saber cómo, aunque en el marco de ese búsqueda continua me encuentro con una banda denominada Viva Belgrado, asentada en Córdoba y sin saber muy bien de que se trata pincho el primer tema, "Báltica", con ese remanso de paz que se torna violencia cadenciosa y da comienzo a los primeros versos lenguaraces de Cándido... y un respingo me hace levantarme del sofá. La ostia!, ¿Qué es esto? pues esto es directamente brutal post rock, scremo, post punk, un cantante que arranca las palabras a golpe de grito y desde luego, una calidad espectacular, tanto que acaba enganchando sin remedio, siempre y cuando, eso sí, seas bastante abierto de mente e intentes entender toda esta amalgama de sonidos.

La banda sacó al mercado una demo que paso desapercibida para la mayoría y a finales de 2012, principios del 2013, un EP, "El invierno". Sin embargo es a finales de 2014, cuando a través de un sello japonés (será que nadie se atreve a editar un trabajo como este en España?) nos llega su larga duración de debut, que desde luego es de todo menos fácil de definir, e imagino que de digerir, pues el estilo no es algo a lo que estemos excesivamente acostumbrados a escuchar por estos lares... me trae a la cabeza una mezcla entre bandas como El Páramo, Toundra, algo de shoegazing..., punk, hardcore... en definitiva una barbaridad sónica que necesita ser asimilada, pero que una vez asimilada se mete en la cabeza sin remisión, para hacerte disfrutar de toda una historia en la que versos de la índole

"Veo nacer madreselva que estalla en sus labios
La savia dulce y gris es como el licor de su cintura
Trépame, asómate a mí, anidaremos en tus ramas
Oh madreselva: haz de mi herida un invierno floral

Desde mis pulmones hasta algún lugar de mis entrañas masticaré mi dolor
Y si vence el puñal (se hunde en la carne) esbelta es la herida:

Que las flores me coronen"

son escupidos sobre tus oídos cual berridos encarnizados, seguidos de la tensa calma del post rock más tupido.

Es realmente increíble como temas de la índole de "De carne y flor" te invitan a chillar al lado de Cándido, como "Báltico" inicia el disco de una forma tan arrolladora como impactante; la oscuridad recalcitrante de un tema tan difícil de pronunciar como de olvidar, "Höstsonaten", donde los elementos de bandas como los vascos Lisabö o los americanos Fugazzi se entremezclan con tintes de Helmet, un espectáculo.

No voy a entrar a analizar tema por tema porque en realidad todo el disco es compacto, trasladándote de un tema a otro prácticamente sin solución de continuidad, donde no destacan uno sobre otro y sin embargo todos y cada uno de los temas tiene su propia identidad, desde los cambios de ritmo de "Madreselva" hasta la belleza casi romántica y pausada de "Los olivos", pasando por la magnificencia de "Osario", donde Cándido recita las estrofas hasta mitad tema, acunado por una base rítmica absolutamente acojonante... Increíble.

Cuatro cuernos para toda una experiencia absolutamente demencial.

Cándido Gálvez: Voz y guitarra
Pedro Ruiz: Guitarra
Álvaro Moreno: Batería
Ángel Madueño: Bajo

Sello
Tokyo Jupiter Records