Tyrant - Legions of the Dead

Enviado por Witchfyre el Dom, 18/07/2021 - 02:28
Tyrant (USA)

1. Warriors of Metal (04:48)
2. Fall Into the Hands of Evil (05:19)
3. The Battle of Armageddon (05:12)
4. Legions of the Dead (07:03)
5. Tyrant's Revelation (00:51)
6. Listen to the Preacher (3:46)
7. Knight of Darkness (03:27)
8. Thru the Night (03:24)
9. Sacrifice (06:56)
10. Time Is Running Low (04:00)

Álbum completo: Bandcamp/YouTube

Nunca he comprendido como una banda como Tyrant puede ser cristiana militante. No porque no haya habido cosas interesantes entre la legiones de Jesucristo, si no porque estos cuatro fulanos son unas malas bestias. Los hay más brutales, incluso dentro del propio “metal cristiano” (Tourniquet, Deliverance, Believer, Mortification, Antestor…), pero es que la música de Tyrant en estos dos álbumes de mediados de los 80 exuda salvajismo, barbarie y violencia por los cuatro costados y todo ello sin ser los más rápidos y extremos de la parroquia. No, porque para 1985 ya los había bastante más brutales y malignos, pero esta peña no necesita ir a toda hostia ni gruñir como becerros para sonar como unos putos animales sedientos de sangre. De ahí que no sea capaz de asociar el tipo de sentimientos que esta gente despierta en mí con lo que comunmente pretende transmitir el cristianismo, a no ser desde la terrorífica perspectiva espiritual de la Plena Edad Media, con sus bestiarios y relatos apocalípticos.

Es que es arrancar esa Warriors of Metal de “manowariano” título (estos tíos podrían patear los tonificados traseros de DeMaio y cia. en cualquier momento y lugar) y sentir toda una oleada de violencia y oscuridad. Igual no suena tan malvado como su sucesor, pero poco le falta. Bill Metoyer nos regala el mismo sonido distante, atmosférico y pantanoso que encontraríamos un par de años después en Too Late to Prey y que no tiene mucho equivalente en 1985… quizás sólo ese Psalm 9 de Trouble o el Hell Awaits, ambos con el mismo Metoyer al frente. Fall into the Hands of Evil (¿seguro que a estos tíos no les va el lado oscuro?) puede no ser tan cañera, pero su obsesivo riffeo suena amenazante de cojones y los alaridos del bueno de Glen May rivalizan con los de Jim Gillette al frente de sus ridículos Nitro, sólo que suena muchísimo más convincente. Ya lo comenté en la reseña de Too Late to Prey, el despreocupado berrear de este hombre, a medio camino entre un Cronos entonado y un King Diamond desquiciado, seguramente estará a años luz de lo que te enseñarían en cualquier escuela de canto, pero es uno de los mayores atractivos de Tyrant. Imponente y amenazante, gran parte de la personalidad de estos californianos viene marcada por su garganta.

Y si en la partes más agresivas estos tíos son unos animales, en las lentas ya es que acojonan. El lado doom de la banda aparece en una Legions of the Dead o en esa oscurísima Sacrifice, plagadas de acústicas, celestiales teclados y desgarradores solos. Ambas con 7 minutos de épico heavy metal que saltan de calmados y oscuros pasajes acústicos a violentas explosiones de puro desenfreno, con Glen May desgañitándose a la voz y Rocky Rockwell destrozando su guitarra como el mismísimo Jeff Hannemann. Sin despeinarse, pero son capaces de sonar bestias de cojones, a la vez que oscuros y ceremoniales, sin duda una banda peculiar para aquella California de mediados de los 80... tan heavies como aparecen en esa horterilla portada.

Al darle la vuelta al plástico, más sorpresas. Una familiar Tyrant’s Revelation, que ya debería sonarle a más de uno, da la bienvenida a una cortita y pegadiza Listen to the Preacher con un asombroso sentido de cohesión a su breve discografía. Planea cierto aire conceptual detrás de su obra y sirve de nexo de unión con Too Late to Prey al aparecer allí como introducción, todo ideas que empastan a la perfección con su impactante puesta en escena. Knight of Darkness suena a unos Maiden ultraviolentos y no puedo evitar que el riff principal de Thru the Night (con ese título… ¿será casualidad?) me recuerde horrores al Wasted de Def Leppard, así que tengo claro donde está el origen de estos Tyrant, por mucho que sea en esta versión maligna y embrutecida. Aunque podría sacar a relucir cualquiera de ellas, hasta una cojonuda Time Is Running Low, es Legions of the Dead uno de esos extraños casos en que, sin llegar nunca a cotas de genialidad, resulta imposible encontrar un momento de debilidad.

Como curiosidad, os recuerdo que Tyrant editaron nuevo álbum en 2020, después de 24 años sin nuevo material. ¿Qué tal está? Nada mal, pero no es exactamente lo mismo. No sé si os servirá de referencia, pero a mí me recuerdan al caso de los Tank post Algy Ward en su pérdida de mordiente. No exactamente un dragón sin dientes, pero sí uno con la dentadura bien desgastada por la vejez. La banda no suena mal con Robert Lowe al frente, sin embargo, más de una vez tengo la sensación de estar escuchando a Solitude Aeturnus en lugar de Tyrant… si hasta la portada parece un desvergonzado reciclaje de la del Nightfall

Conclusiones… He leído tanto reseñas entusiastas, como realmente duras con este Legions of the Dead… no entiendo este último extremo, aunque casi lo aplaudo. Asumo que Tyrant no son una banda para el fan medio del heavy metal y no me supone ningún tipo de inconveniente. En el fondo, aún agradezco que bandas como esta sean patrimonio de unos pocos y no resulten accesibles para el gran público. Legions of the Dead es un álbum realmente cojonudo, bruto de cojones y sólo superado por un Too Late to Prey que es aún mejor y más garrulo. Pero si te gusta aquel, también lo va a hacer su álbum de debut. ¿Puntuación? Pues si a su segundo LP casi le planto los cinco cuernos, este tampoco se queda muy lejos. Cuatro cuernos bien puestos.

8/10

- Glen May: voces
- Rocky Rockwell: guitarras solistas, rítmicas y acústicas
- Greg May: bajo
- Rob Roy: batería, percusión

Sello
Metal Blade Records