Trivium - What The Dead Men Say

Enviado por Sephiroth el Mar, 05/05/2020 - 21:38
1094

Mis comienzos en el Metal cuando era un crío adolescente de unos 14 años, marcando mi posterior enganche y pasión por el género, fueron tres bandas y, más en concreto, tres discos. El The Poison de Bullet for my Valentine, el Nightmare de Avenged Sevenfold y, muy poco después, el Ascendancy de Trivium. Recuerdo perfectamente tener un pequeño radio-cassette (que también servía para CDs) y haberme grabado aquellos discos en CDs para escucharlos toda la tarde, mientras hacía deberes o desconectaba del colegio. Mientras que Bullet representaban una especie de equilibrio entre caña y melodía y A7X tenían ese toque moderno pero con tendencia a lo clásico, Trivium eran los más agresivos del grupo. Aquel doble bombo, aquellas guitarras, los guturales de Heafy... en aquel momento, me sorprendieron y me fascinaron. A partir del descubrimiento de estas bandas, el resto es historia... llegaron Iron Maiden, Judas Priest, canciones concretas del Black Album de Metallica(y el Master of Puppets después como disco completo), los Whitesnake de 1987, Skid Row, los Guns del Appetite, Helloween... y mi enamoramiento por las ramas más clásicos del Heavy Metal.

A día de hoy, las tres bandas se encuentran en momentos diferentes. Mienstras que Bullet for my Valentine perdieron su inspiración demasiado pronto y actualmente su carrera solo hace dar tumbos, Avenged Sevenfold(mis favoritos) han seguido entregando discos fantásticos, mientas que Trivium, si bien atravesaron algún bache, recuperaron el rumbo de una manera fantástica.

Resulta más que curioso echar la vista atrás y ver la evolución que han pegado aquellos chavales que debutaron con el embrionario Ember to Inferno. A partir de aquí, la banda comenzó a crecer en popularidad, marcándose una infalible racha muy buenos cuatro discos consecutivos (Ascendancy, The Crusade, Shogun e In Waves). Luego vendría Vengeance Falls, su peor disco hasta la fecha, mejorarían con Silence in the Snow, y se recuperarían del todo con el trallazo The Sin and the Sentence de hace tres años, de lo mejorcito que tienen en su discografía.

Tres años después, la banda regresa con nuevo disco bajo el brazo titulado What The Dead Men Say y, vaya... aquí hay que decir varias cosas. Una de las principales es la capacidad que tienen Trivium de hacer un tipo de Metal más comercial y orientado hacia las masas y, sin embargo, incorporar disco a disco nuevos elementos ligeramente para continuar enriqueciendo su sonido. Ya le gustaría a la amplia mayoría de bandas situadas en el mismo espectro (bandas como los mencionados BFMV, Five Finger Death Punch o Disturbed deberían aprender de la vergüenza que dan sus últimos discos), estar a este nivel.

En el apartado rítmico y vocal, siguen a un nivel extraordinario, como ya lo estaban en su anterior disco. Es una realidad que Matt Heafy canta cada vez mejor. Sus guturales siguen en forma, pero su voz limpia mejora a pasos agigantados. Cada vez consigue melodías y entonaciones más memorables. Además, el trabajo en guitarras junto con Corey es magnífico, creando riffs y solos de calidad desbordante. El bajo de Paolo también se hace notar, tiene bastante presencia. Pero, de nuevo, al que hay que volver a destacar es al señor Alex Bent, que vuelve a darnos clases de como tocar la batería. Inconmensurable. Ya no es solo la brillante técnica con la que toca, sino la personalidad y la cantidad de matices que le aporta a la música de Trivium.

De la portada no se muy bien que decir. Trivium han llegado a tenerlas muy buenas(como las de The Crusade o Shogun, por ejemplo). Sin embargo, esta portada... he de decir que me gusta visualmente, pero no se que es ni que quiere decir ni que representa. Un tanto extraña.

Tras la intro 'IX'(tema de casi dos minutos, que se va desarrollando poco a poco, una intro en toda regla vamos), despega el primer tema, 'What The Dead Men Say'. Un tema muy completo para empezar. Hay Groove(ese riff principal, muy machacón), partes más rápidas(con guitarras made in Trivium y partes que me recuerdan incluso a Sylosis) e influencias incorporadas del Metal Extremo en la parte instrumental, blast-beats incluidos cortesía del maestro Alex Bent. Matt está fantástico en las voces, lo demuestra por ejemplo el buen estribillo que se marca. Los solos(como siempre) son de mucho nivel.

'Catastrophist'(que es uno de los primeros adelantos) me parece uno de los mejores temas del disco. Fantástico medio tiempo donde la banda avanza a todo paso con un riff principal fantástico, alternando con las partes cantadas por Heafy. Aquí hay que hacer hincapié en su espléndida actuación vocal. Se nota que ha mejorado mucho. El estribillo es memorable como pocos, de los mejores del disco. Los cambios que experimenta la canción posteriormente son tremendos, Partes rápidas con guitarras galácticas, momentos progresivos(que incluso me llegan a recordar a Death), muy buenos solos, Bent excelso en la batería...

Con 'Amongst the Shadows & the Stones' se nos viene encima una auténtica máquina de matar, que nos va a recordar claramente a los Trivium más clásicos, con momentos más Groove/thrashers por doquier. Lo novedoso está en su desarrollo, bastante técnico y progresivo, es fantástico como consiguen enlazar además los solos.

La vena melódica que suelen meter en sus discos aparece con 'Bleed Into Me', que es una canción muy buena, con prominente presencia del bajo, Matt en estado de gracia con su voz melódica, estribillo muy sentido y nostálgico y un muy buen solo melódico.

'The Defiant' es un tema que nos va a recordar a los Trivium de siempre, con muy buena caña y velocidad, baterías a todo trapo, riffs vertiginosos y estribillo más melódico(espectacular como canta Heafy y como lo siente. Por cierto, tanto los solos como algún que otro riff me suenan bastante a Heavy clásico en determinados momentos.

'Sickness Unto You' es un tema a reverenciar, tema muy completo que lo tiene todo: Arrancadas thrashers, pasajes groove, blast-beats degolladores en las estrofas, coqueteos con el progresivo... que ayudan a redondear el enfoque oscuro y desgarrador que posee la canción.

Aproximándonos ya a la recta final, mientras que 'Scattering the Ashes' continúa potenciando la faceta más melódica del grupo, creando un tema sumamente melódico y sencillo a la vez que hímnico y épico, 'Bending the Arc to Fear' asoma como una bestialidad de tema, con claras influencias del Black Metal en las guitarras así como partes que puedan recordar a Gojira, por no citar lo buenos que son los solos. Uno de los temas ganadores del disco.

Para finalizar el trabajo, la banda nos suelta un himno de la talla de 'The Ones We Leave Behind', una canción frenética, vigorosa, rápida, con las guitarras creando melodías memorables y Matt a su máximo nivel en las voces. Es como un colofón perfecto a todo lo trabajado en el álbum.

Muchas veces, la evolución puede significar algo positivo o algo negativo. En el caso de Trivium, han sabido explotarla como una virtud, sobre todo desde que sacaron su anterior disco The Sin and the Sentence, consiguiendo establecer cada vez mejor un perfecto equilibrio entre hacer un Metal más o menos comercial y dirigido a las masas, y la incorporación de nuevos elementos que hagan progresar su música. Muy pocas bandas pueden decir lo mismo, y más en el ámbito con el que están emparentados(tal vez, Avenged Sevenfold con su último disco, The Stage). Veremos cuál es su techo en el futuro. Por el momento, cinco bajos aunque merecidos cuernos para este disco, un 9/10 para What The Dead Men Say.

Matt Heafy: Voz, guitarra
Corey Beaulieu: Guitarra
Paolo Gregoletto: Bajo
Alex Bent: Batería