Trivium - The Sin and the Sentence

Enviado por Sephiroth el Lun, 10/09/2018 - 19:38
1094

Sorprendido me dejó este trabajo cuando salió hace algo menos de un año. Reconozco que no me esperaba un regreso de Trivium de este nivel, y menos después de haber estado entregando trabajos como el flojísimo Vengeance Falls(2013) o el más que correcto pero también mejorable Silence in the Snow(2015), muy perdidos además en la dirección musical a seguir.

Anteriormente, la banda, tras debutar con el decente Ember to Inferno, obtuvo su posición en el panorama metalero gracias a joyas como Ascendancy, The Crusade y, sobre todo, Shogun, uno de mis discos favoritos ya no solo de Trivium, sino del Metal moderno en general, un disco muy completo, variado y dinámico, sin canción mala alguna. Después de este pedazo disco, llegaría In Waves que, si bien resulta inferior a dicho disco, es otra obra muy destacable en la discografía de la banda. Ya después llegarían las curvas cuando la banda edita Vengeance Falls, el peor trabajo de su carrera sin duda, muy poco inspirado. Recuperarían algo de terreno con el melódico Silence in the Snow que, sin ser para nada un mal disco, resulta por momentos lineal, haciéndose demasiado largo el disco.

Sin embargo, la banda daría un buen puñetazo sobre la mesa con The Sin and the Sentence, fabricando no solo su mejor disco en mucho tiempo, sino uno de sus mejores trabajos en toda su discografía, tan solo superado por Shogun(y por poco), teniendo una acogida excelente en los medios y, lo que al final es lo más importante, por sus seguidores.

Eso si, teniendo en cuenta el historial de portadas que suele manejar la banda(muchas de ellas son excelentes) como que ésta peca de ser demasiado simple, no? Desde luego, no es su mejor portada, pero poco importa al final si el contenido es bueno. Y vaya si lo es...

El tema que se encarga de abril el disco es The Sin and the Sentence, que comienza llega de energía, con unas guitarras melódicas deliciosas y una batería chispeante(excelente fichaje Alex Bent, sin duda), transformándose posteriormente en un tema rápido y contundente, con unas guitarras muy certeras, con una gran combinación entre voces limpias y guturales por parte de Matt Heafy y un estribillo tremendo, cargado de emoción. Los excelentes solos realizados por Matt y Corey, técnicos y con gran sentido de la melodía y la memorable labor de la batería a lo largo del tema, lo redondean como un auténtico himno.

'Beyond Oblivion' comienza como una flecha, demoledora y a por todo, alternando después partes más suaves con la voz limpia de Matt dando cierto misticismo al tema con partes más poderosas a medio-tiempo, respaldadas por unos potentes guturales y unos vigorosos coros hasta la llegada de estribillo, hímnico y poderoso. La parte instrumental(de excelente factura) dota al tema de cierto tufillo progresivo.

Una muy buena combinación entre fuerza y melodía encontraremos en 'Other Worlds', con un Matt Heafy desempeñando de nuevo una gran labor con su voz limpia(solo hay que oír el estribillo, desgarrador como pocos). Especialmente memorable es el desenlace del tema, con ese ameno pre-estribillo que nos prepara a la perfección para la explosión del mismo, y esas enérgicas guitarras para dar la puntilla final.

Curioso es mi caso con 'The Heart from Your Hate', la cual cuando la oi por primera vez como single me había dejado frío, pero oyéndola en el contexto del disco, me ha ganado con el tiempo, hasta acabar por gustarme bastante. La verdad es que es un single muy efectivo, bien melódico, pero con un tono nostálgico otorgado gracias a la labor de las guitarras y de Matt en las voces, tema que incluso podría pertenecer al anterior disco, Silence in the Snow.

Por su parte, 'Betrayer' se nos muestra como uno de los temas más potentes del disco, repleto de riffs asesinos y demoledores, geniales combinaciones entre voces limpias y guturales, un tremendo estribillo, enérgico y muy melódico a la vez, solos de categoría... todo lo que nos podemos esperar en un tema de Trivium. Una pieza muy completa, de las mejores del compacto.

Otro tema realmente potente es 'The Wretchedness Inside', con unas guitarras con fuerte tendencia al Groove, resultando el tema como una especie de fusión entre Slipknot(en sus temas más duros) y Machine Head, todo ello pasado por el filtro de Trivium. Esta vez, serán las voces guturales las que tomen especial protagonismo en toda la canción.

En la misma onda de temas como 'Dying in your Arms' o 'This World Can't Tear Us Apart', tenemos 'Endless Night', el tema más melódico del disco, una especie de semi-balada con unas guitarras muy inspiradas(con un solo muy ameno) y un Matt muy acertado en las voces, cuajando un estribillo muy sentido.

'Sever the Hand'(con un comienzo fusionando cierto tono místico con Metalcore bastante cañerete, con un posterior cambio de ritmo bestial, muy cañero y thrasher, con unas guitarras que perfectamente podrían pertenecer al Ascendancy) y 'Beauty in the Sorrow'(otra buena muestra de la combinación entre fuerza y melodía) son dos temas que demuestran que la banda ha sabido recuperar la esencia y la inspiración perdidas de antaño, sabiendo renovar además su propuesta, consiguiendo sonar totalmente frescos en este disco.

Si tuviéramos que citar el tema más completo del disco, probablemente sería 'The Revanchist', tema con una naturaleza claramente progresiva, muy cambiante y dinámico en sus formas, en el que destacan especialmente el espectacular estribillo, épico y con tremendos coros, y la genial parte instrumental, virtuosa y sorprendente como nunca antes habíamos oído en la banda.

Ya para terminar, nada mejor que el pepinazo 'Thrown into the Fire', con caña parda para dar y tomar, Thrash-Groove(con el poso metalcore de Trivium, por supuesto) potentorro y sin concesiones, con un brutal estribillo, en el que primero tendremos una buena combinación entre voces melódicas y guturales, y en el que el curioso efecto de las guitarras y los guturales producidos posteriormente crearán una atmósfera sorprendentemente asfixiante.

Encantado quedé en su momento cuando salió y encantado sigo con este disco. Me parece un disco muy completo y trabajado, en el que todas las canciones tienen momentos bastante memorables, todas tienen algo que decir, no hay ningún tema malo. Es un disco que suena potente y dinámico(se nota la incorporación de Alex Bent, procedente del Metal Extremo en bandas como Brain Drill o Battlecross) a la vez que melódico, emotivo, con un estilo fiel a sus raíces y a la vez muy renovado, y una producción realmente brillante. Uno de mis indispensables del año pasado. Se gana los cinco cuernos medio-bajos, un 9,25/10. Muy entusiasmado con las futuras entregas que nos pueda dar la banda.

Matt Heafy: Voz, guitarra
Corey Beaulieu: Guitarra
Paolo Gregoletto: Bajo
Alex Bent: Batería