Trautonist - Ember

Enviado por Javier Chuki Wakcha el Dom, 15/04/2018 - 03:12
4142

1. Fire and Ember - 07:05
2. Vanish- 07:55
3. The Garden - 06:04
4. Smoke and Ember - 03:32
5. Hills of Gold - 05:06
6. Sunwalk - 07:59
7. Woody Allen - 03:36

Stream exclusivo

Trautonist ha de ser una de las bandas más creativas pero infravaloradas de la escena europea actual de post-black metal. Con un debut homónimo bastante aplaudible que lamentablemente no llegó a despegar su carrera a nivel internacional como uno esperaría, guardaba el presentimiento que ya no volvería a saber de ellos nunca más. Ustedes saben: de esos casos talentosos que por falta de publicidad o ventas nunca llegan a conseguir los recursos económicos suficientes para solventar sus siguientes trabajos. Sin embargo, como suele suceder con la mayoría de músicos dentro del mundillo del black metal y sus distintas ramas, este dúo alemán se las arregló para seguir compartiendo con esta infame comunidad su puñado de nuevos temas que agrupó bajo el nombre de “Ember”. Aunque esta vez con un poco más de promo y, esperemos, algo más de (merecidas) ventas.

La portada que nos recibe resulta igual de enigmática que la de su debut. Sin embargo, para esta ocasión el dúo optó por recurrir al trabajo de la artista y diseñadora profesional Marcela Bolívar. Y el resultado ha sido soberbio. Un arte misterioso pero sumamente impactante. La persona que posiblemente salía de espaldas en la portada del debut se encuentra hoy reflexionando bajo una imponente luna llena. Pasemos a oír que nos tienen preparado los alemanes para esta segunda entrega. En ese sentido, “Fire and Ember” es una rauda e intensa bienvenida. Nos apartamos de introducciones largas. Trautonist sabe cómo crear la atmósfera adecuada sin necesidad de recurrir a instrumentales o interludios. Y este primer track es la prueba de ello. Dinámico, algo crudo, caótico pero melódico. El estilo de post-black metal que este dúo nos mostró en su debut ha evolucionado de manera vertiginosa en tan solo dos años. Para este trabajo se deja de lado la melancolía para dar paso a una mezcla de caóticos impulsos intrínsecos.

El segundo tema titulado como “Vanish” continúa con la misma intensidad que el anterior. Una pieza que destaca por cómo el dúo navega entre distintos elementos del post y el shoegaze sin siquiera despeinarse Asimismo, los cambios de ritmo y melodía constantes le brindan una consistencia y dinámica envidiables a la canción. Ahora, el track que continua, “The Garden”, ahonda, sobre todo, dentro del subgénero del shoegaze. Atrapados por un intrépido remolino de caos, este tema en especial me recuerda bastante el estilo que el dúo impregnó en su anterior álbum. Reflexiva, un tanto nostálgica y algo etérea. De esos temas que vuelven a enamorarte como la primera vez. Hasta el momento, la única canción que realmente he disfrutado. Ahora, para sorpresa mía, el dúo repite el plato con “Smoke and Ember”, el tema más corto de todo el trabajo que, a mi parecer, no debe confundirse con un interludio sino como la posible continuación de “The Garden”. Un track desgarrador, por decir lo menos. La etérea voz de Katharina nos recuerda de qué está hecho este grupo.

Continuando con el trabajo, “Hills of Gold” y “Sunwalk” son piezas que también me agradaron bastante. Me sorprende cómo recién entrando a la segunda parte del álbum, empiezo a engancharme. Y con razón pues este tipo de temas cogen fuerza conforme vamos ahondando en ellos. Con inicios algo raudos, intensos y caóticos y, luego, finales más reflexivos y melancólicos, los tracks referidos se insertan como una piedra bastante sólida dentro del álbum. Aunque ya por último, “Woody Allen” me llamó bastante la atención no solo por su título sino también por su poca coherencia con la dinámica mostrada en las anteriores canciones. Este último tema no me convenció del todo pues no aportaba mucho al trabajo y no dio la talla como un digno cierre.

Ahora, en resumidas cuentas, puedo afirmar que el álbum me gustó en su mayoría. Sin embargo, tranquilamente hubiera restado uno que otro tema sin que el núcleo musical se vea afectado. Y eso es algo que me incomoda. Su debut de hace dos años me había gustado bastante, normal que ahora me esperara algo más de este dúo. Lamentablemente, los alemanes no pudieron superar la valla que ellos mismos pusieron con su primer disco. No puedo decir que “Ember” sea un mal trabajo, eso es cierto. Inclusive, disfruté de más de la mitad de los temas incluidos en él. Pero si me dieran a escoger, sin dudarlo me quedaría con su debut. Para esta ocasión, tres puntos bien merecidos para Trautonist. No más ni tampoco menos.

Katharina: Voz
Dennis: Guitarras, bajo, sintetizador & voz
Hendrik: Batería

Sello
Wolves and Vibrancy Records