Tröjan - Chasing the Storm

Enviado por stalker213 el Jue, 20/01/2011 - 19:31
1936

1. Chasing the Storm (4:29)
2. Tonight We've Got It Made (2:50)
3. Only the Strong Survive (3:56)
4. Hypnotized (2:45)
5. Backstabber (4:55)
6. Icehouse (4:34)
7. Take No Prisoners (3:47)
8. Help Me (2:45)
9. Aggressor (3:31)
10. Hot 'n' Ready (3:56)

Es hora de volver a agarrar pico y pala. El pasado clama a gritos volver a ser exhumado y renacer así de sus cenizas. El Speed Metal quiere volver a reinar con mano de hierro sobre la tierra y nadie se interpondrá en su camino sin probar el sabor del dolor. Es tiempo pues de desempolvar la enésima joyita del baúl de los tesoros y colmar de gozo y satisfacción a los deseos del Metallian, que esbozando una medio sonrisa aquiescente, deja entrever un mensaje que reza lo siguiente: “¡Cómo me cunden los TRÖJAN, coño!”.

Efectivamente. TRÖJAN. Los mismos TRÖJAN que directamente desde Wigan (UK), proyectaron su particular visión de un entonces incipiente género Speed Metal, para amalgamar con furia y salvajismo los primeros preceptos establecidos por Tipton & Downing con las tendencias más aceleradas y veloces de la época (lógicamente fuera de la órbita de lunáticos como VENOM, BATHORY, SODOM o SLAYER) para dar lugar a un solitario disco que sin duda, y por más que pasan los décadas, sigue atronando y mostrándose igual de rabioso y auténtico como lo hacía más de veinticinco años atrás.

Lejos queda ya aquel glorioso año de 1985. Aquel tiempo en el que el Speed reinaba a sus anchas por entre la campiña metálica y aquella época en la que Roadrunner apostaba convencida por la música honesta, y es que aunque evidentemente ‘Chasing the Storm’ no puede equipararse a monstruos sagrados como el material contemporáneo de leviatanes intocables como ACCEPT, RUNNING WILD o los pequeños dioses RAVEN, sin duda personifica a un trabajo que aúna definitivamente los mejores ingredientes de un género inevitablemente nacido para amasar gloria, aunque por corto espacio de tiempo.

Cualquier buen disco de Speed Metal que se precie de serlo, debe arrancar con un trallazo que haga temblar hasta los últimos cimientos de tu casa, y sin lugar a dudas el tema título que da nombre al disco, ‘Chasing the Storm’, cumple con creces ese papel de desgarra-telones supersónico mediante un denodado ataque frontal en el que tanto Peter Wadeson (que firma una actuación brillante) como la sección rítmica integrada por Martin & Hall, te pasan por encima y te dejan vendido para ser finalmente empitonado por la estridente y afilada vocecilla encerrada en el pecho de Graeme Wyatt, que desde la más típica tradición speeder de mediados de los 80’s, rinde su particular tributo a los dioses del Metal a través de su agudo pero convincente chorrillo de voz.

Lógicamente, aquí el objetivo principal reside en echar sobre la concurrencia todos los garfios habidos y por haber (en forma de riff adictivo) para atrapar al oyente, que sin retorno, queda atrapado bajo el hechizo de una exubetante retahíla de guitarrazos a bocajarro que sin duda colmarán las aspiraciones del speeder más exigente. En la más pura tradición británica, TRÖJAN hicieron confluir con rotundo éxito las mejores virtudes del naciente Speed Metal con los rescoldos todavía vivos de una ya maltrecha NWOBHM, que hacia mitades de aquella misma década clavaría la rodilla antes de ser inevitablemente decapitada por la implacable espada blandida por el también malhadado Thrash Metal.

‘Chasing the Storm’ encarna sin medias tintas a un violento torbellino de himnos speeders, y al respecto debo resaltar el extraordinario hecho de que ninguno de sus cortes presente la más mínima concesión hacía el mainstream, ya que no incluye baladitas baratas ni medios tiempos gratuitos, sino diez incontestables embestidas de esas que te dejan emporado contra la pared. ‘Only the Strong Survive’ hace el amago de empezar suavecita y tal, pero pronto afloran una rítmicas en plan JUDAS que te vas, y no digamos ya de ‘Backstabber’ y su incendiario estribillo donde Wyatt se hipoteca a lo loco las cuerdas, la glotis y hasta el área interaritenoidea entera.

Siguen ‘Hot ‘n’ Ready’, ‘Aggressor’ -que también se camufla aunque por poco tiempo entre los arbustos de una guitarrita muy tranquila- y la destripante ‘Aggressor’ (ojo a esa rítmica en plan BATHORY total), pero el pistón no baja ni a tortas. El disco presume sin tapujos de tener unas señoras bolas de acero colado, pero ojo que no termina ahí la cosa, porque el resto de composiciones te agarran del pescuezo con la misma iracundia y sablazos como ‘Tonight We've Got It Made’, ‘Take No Prisoners’ (con sus coritos reminiscentes a VENOM) o la memorable ‘Icehouse’ (con su enorme telaraña de riffs en la sección intermedia) están siempre ahí para que a nadie se le olvide que el Speed no hace prisioneros. Respecto a la portada, pues lo de siempre: Espectacular, y por tanto impensable en un mercado pestoso como el que nos asola hoy día, donde sino haces todo en formato digital es porque eres un cutre.

Estupendísimo trabajo el que hemos diseccionado hoy sobre la mesa de operaciones y sin el menor margen de duda, un agradecido tesoro que sin duda hará las delicias del personal más acérrimo de las sonoridades ochenteras y de modo más particular del apoteósico Speed Metal.

Valoración: 76/100

Graeme Wyatt: Voz
Pete Wadeson: Guitarra
Eddy Martin: Bajo
Sam Hall: Percusiones

Sello
Roadrunner