Tormentor - Anno Domini

Enviado por MetalPriest el Sáb, 13/10/2018 - 03:06
2970

1. Intro
2. Tormentor I
3. Heaven
4. Elisabeth Bathory
5. Damned Grave
6. In Gate of Hell
7. Transylvania
8. Tormentor II
9. Trance
10. Beyond
11. Apocalypse
12. Lyssa
13. Anno Domini

Poco más tarde de debutar con su demo de larga duración The 7th Day Of The Doom (1987), los húngaros Tormentor volverían a sacar otro de esos engendros que harían de la First Wave Of Black Metal un movimiento a tener en cuenta. Porque… se diga lo que se diga, de entre todos los grupos que cacharreaban en los ochenta tratando de hacer black metal o metal extremo (dependiendo de a quién preguntes), había mucha banda que no parecía ir a ninguna parte. Y este punto es importante. Porque no sólo importa ser rápido, ruidoso y oscuro. Lo que en mi opinión convierte a una banda de black metal ochentera en grande, es su capacidad de convencer, su persuación… su magia. Y esas bandas amigos míos, se cuentan con los dedos de la mano. De UNA mano.

Por todo lo expuesto, aquí uno rompe una lanza, clava el estandarte en el suelo y desenvaina la espada por Tormentor. Porque lo que estos bárbaros, por cuyas venas fluye la sangre de Atila, hacen en sus dos primeras placas… sencillamente tiene que analizarse por cualquier fan de lo extremo. Y con “analizar” no me refiero a agarrar la wikipedia o metallum y pinchar un puñado de canciones mientras te cortas las uñas, no… me refiero a escucharse a conciencia tanto su 7th Day Of The Doom y este Anno Domini; trabajos que trastocaron el rumbo del black metal de manera tremenda y supieron ponerlo a orbitar en el anillo correcto de nuestro universo. Hay que empaparse con estas dos obras, sacarles la miga… entender su atmósfera, los recursos musicales y saber percibir la riqueza y variedad que hay entre temas. La predisposición ha de ser la misma que la que se le de a los primeros Bathory o Celtic Frost, aunque para ti, juiciosamente, estos colosos estén mucho más arriba que Tormentor. Que… claro, es obvio.

El tema, es que si controlas bien la segunda oleada del black metal (Noruega y Suecia, over all), tienes que saber encontrar muchos paralelismos entre lo que hacían bandas como Mayhem, Emperor, Marduk o Dissection y lo que hicieron previamente estos húngaros. Porque puede que Hellhammer / Celtic Frost abrieran el camino y que Bathory aportase mucha identidad, temática y poderío, pero Tormentor supieron (al igual que Master's Hammer), adelantarse al sonido que se impondría. O… al menos, demostrar que “los tiros puede que acaben yendo por aquí”. No se si todavía me explico, pero tranquis que se me entenderá al final de este ladrillo. Y no habrá menor manera de hacerse entender que yendo al grano directamente y hablar de este Anno Domini, de 1989.

Lo primero a tener en cuenta cuando tratamos con este material, es que hay muchas versiones de esta demo, con diferentes tratamientos en el sonido y diferentes portadas. Y también, que Anno Domini estaba destinado a ser un álbum de estudio con todas las letras; ya que había sido grabado en un estudio profesional e iba a salir bajo la cobertura de un sello discográfico, pero al final no llegó a editarse por problemas con dicho sello, por lo que Tormentor acabaron sacándolo como demo independiente. Sería en venideras ocasiones (1990, 1995, 2008...), cuando Anno Domini se pudiera considerar “álbum de estudio” al ser dotado de mejor mezcla, producción y tener el apoyo de determinados sellos. Yo por ejemplo, tengo la versión de 2008 de Saturnus Productions, pero posiblemente la edición más conocida por su bella portada sea la que he utilizado para la reseña, la de Head Not Found, Mystic y Nocturnal Art . Aun con todo, el artwork original hasta donde yo se, es este. Así que figuraos en qué lío nos podemos meter si comenzamos a debatir sobre la producción, cuando posiblemente nos hayamos pasado la vida escuchando ediciones distintas del mismo disco… como para ponernos de acuerdo ¿no?

Ahora bien: una vez aclarado lo anterior y entrando un poco más en lo musical, comentaré las influencias de Tormentor, o al menos las que un servidor nota (especialmente en Anno Domini): la influencia más evidente posiblemente sería Bathory que… ¿cómo negarla? O Hellhammer / Celtic Frost, que algo se les nota también aunque mucho menos. Pero siendo todavía un black muy primitivo y tintado por el thrash, se percibe mucho también la influencia de bandas como Kreator, Slayer y similares… y (ahora viene el 'wtf?'), hay algunos pasajes muy concretos y puntuales que me recuerdan a los Helloween del 85-87. La verdad es que Tormentor supieron coger de aquí y de allá de manera acertada, pero lo más interesante es ver cómo la suma de los factores crea ESTE producto. Y… para eso, no queda otra sino pinchar el engendro este. Así que… ya os lo adelanto a los vagos: voy a comentar varias canciones, así que ya estáis saltando un par de párrafos o aparcando aquí la lectura.

Para comenzar, decir que la intro de Anno Domini, pertenecía al tema 'Tormentor' del 7th Day Of The Doom, el cual además era un track unificado, mientras en este Anno Domini se divide en tres partes (intro, Tormentor I y II). Sobre estas revisiones de la primera demo, cabe decir que están mucho más mejoradas en ejecución y ganan con la nueva producción. Ojo en Tormentor I, esos riffs de tremolo-picking tan (posteriormente) noruegos. En el caso de Damned Grave, que es otra canción re-grabada del debut, personalmente yo me quedo con la original por su cojonuda opening cinemática. Y es que en el 7th Day Of The Doom, lo genial era que todas las canciones eran largas, con sus progresiones e introducciones, tenían un aire más profundo aunque estuviesen tocadas como de manera lamentable.

Otro tema del que hay que hablar POR COJONES, es la mítica Elizabeth Bathory, la cual posiblemente trajo al black metal los míticos arpegios punteados. No negaré la influencia de Bathory en esta canción, pero… queda claro que Tormentor supieron ir un poco más allá añadiendo delicadeza y belleza melódica en esta canción. Y queda retratada la importancia musical de esta canción cuando sabes que Dissection llegaron a versionarla y que posiblemente esta pieza condicionó su sonido clásico (ojo al desenlace de la canción y decidme que no es puro Dissection pero en pleno 1989). Mención a parte merece también la malévola y thrasher Trance, en la cual Attila Csihar juega con sus registros más graves (de aquella época). ¿Escucháis esas pistas de tremolo-picking a partir del minuto uno? ¿No parece que estemos en 1994?

También está la marcial y bathoriana Beyond, la crujiente y veloz Apocalypse… Y alguna que me dejo por no alargar el asunto. Simplemente, y para resumir un poco más lo que trato de describir con Tormentor y su Anno Domini, es que aquí encontramos al eslabón entre los Bathory ochentosos y los grupos del black metal escandinavo noventero. Aquí tenemos al grupo que pudo añadir los elementos que faltaban para que la maquinaria funcionase perfecta. A la agrupación que hizo del Black uno de los géneros más ricos del metal. Eso sí: desde la sombra y con escaso o nulo reconocimiento.

Esas rítmicas pegadizas y sucias, las baterías old-school, las solistas melódicas con su toque slayeresco, el bajo, que tiene sus momentos… muy grande el Anno Domini. Me sigo quedando con el bicho parido en 1987, pero este cabronazo le sigue muy de cerca. Banda infaltable para entender el black metal. Y más, cuando su cantante, su vocalista, es la jodida leyenda viviente Attila Csihar. Una de las voces más ricas y malévolas del metal. Que por cierto, del 7th Day al Anno, tuvo una mejoría importante en el estilo de canto, y más que mejoraría cuando entró a grabar las voces para De Misteriis Dom Sathanas. Aunque… siendo sinceros, Attila nunca paró de mejorar y evolucionar como cantante. Y eso se puede contrastar con muchos trabajos de Sunn O))), el Ordo Ad Chao de Mayhem, su trabajo en Aborym y otros proyectos más.

Tentado estoy de plantarle cinco cuernos a este tremendo pedazo de historia del metal extremo (y no sería nada ilegítimo hacerlo). Pero… bueno. Le quedan mejor cuatro altos en mi opinión. Un 8,75 que se llevan Tormentor y su conocido Anno Domini. Dos años más tarde, la banda se disolvería (en 1991), para regresar efímeramente en 1999 y traer el Recipe Ferrum! poco después. Disco que… mejor no hablar de él. En serio. Ojalá vuelvan a componer juntos algo del corte de estos álbumes. Sería todo un regalo para los fans… aunque bien nos podemos contentar con que de cuando en vez giren un poco. Por los viejos tiempos ¿no?

Zsolt "Belzebub" Machát: batería.
Attila "Mayhem" Csihar: voz.
Attila "Animal" Szigeti: guitarras y teclados.
György "Carrion" Farkas: bajo.

Sello
Independiente