Suicidal Tendencies - Join the Army

Enviado por Kaleidoscope el Jue, 06/09/2018 - 03:56
813

1. Suicidal Maniac (02:57)
2. Join the Army (03:38)
3. You Got, I Want (02:55)
4. A Little Each Day (04:09)
5. The Prisoner (02:54)
6. War Inside My Head (03:51)
7. I Feel Your Pain (03:27)
8. Human Guinea Pig (02:06)
9. Possessed to Skate (02:34)
10. No Name, No Words (02:35)
11. Cyco (02:13)
12. Two Wrongs Don't Make a Right (02:50)
13. Looking in Your Eyes (02:50)

Disco completo

Suicidal Tendencies es, sin duda, un grupo especial. Con su seminal obra magna, “Suicidal Tendencies”, tuvieron un significante éxito comercial gracias a canciones como “Institutionalized” poniendo la escena Punk aún más visible en el mapa, pero no es solo su éxito que los hace grandes, sino que también fueron uno de los primeros en tocar esa exquisita mezcla entre el Thrash y el Hardcore: el Crossover. Suicidal Tendencies no solo son una banda que combinó lo mejor de dos mundos, sino que también unió a todo tipo de personas: punketos, metaleros, negros, blancos...todo ello por la naturaleza de la banda y sobre todo por la carismática e icónica personalidad y forma de pensar del mítico Mike Muir.

Luego de lo que supuso el disco homónimo la banda tenía difícil siquiera mantener el nivel descomunal de energía, potencia y actitud que mostraron en 1983. Pasó un trecho largo de cuatro años para que sacaran su segunda placa y a pesar de no haber ni siquiera igualado la calidad y frescura del disco debut para nada estamos hablando de un disco decepcionante o algún bajón notable. “Join the Army” se titulaba su segundo álbum, un título y portada sugerente nos dejan claro una vez más la forma de pensar de Muir y compañía. Empezamos bien.

“Join the Army” marcó un antes y un después en la discografía del grupo, acá se incorporan más elementos thrashers con la salida de Jon Nelson (quien a su vez había reemplazado a Grant Estes) y la entrada del guitarrista Rocky George, todo ello sin dejar a un lado el espíritu Punk, dando como resultado una peculiar y energética devastadora mezcla. La inclusión de R.J Herrera también dio una nueva dimensión a la banda gracias al uso del doble pedal, el cual daba un sonido más metalizado y thrasher. La voz de Mike Muir se encuentra más “amaestrada” que antes, aunque bastante más versátil, ya no saltan tantos “gallitos” y gritos, pero decir que es bajón es un error, simplemente estamos ante un cambio bastante acertado con respecto a la variación de estilo aquí presente.

El disco arranca sin florituras ni adorno, va directo a la yugular con un clásico como lo es “Suicidal Maniac”. El cambio es obvio, la música se ha metalizado más, Mike Muir escupe ácido sin parar y los riffs ARDEN. La canción demuestra el cómo se debe hacer música intensa, directa y vigorosa, de esa que te pone las pilas en un milisegundo, que te pone a brincar y a seguir las letras eufóricamente. Un tema que se marca a fuego, un himno.

Con semejante arranca lo normal sería un bajón ¿No? Pues no, porque lo que se viene es otro himno. “Join the Army” es un tema de 10, su apartado rítmico se acopla perfectamente con la cruda voz de Mike Muir, los ritmos son extremadamente contagiosos, pero la cuestión brilla con todo su esplendor cuando se acelera el tempo: unas líneas de bajo espectaculares y una guitarra “groovie” dan paso a los supersónicos downpicking thrashers Rocky George. Si no te rompes la cervical con aquel subidón de adrenalina magistral entonces no sé qué está mal contigo. “Join the Army” es otro de esos himnos de una generación junto con “Institutionalized” o “You Can´t Bring Me Down”, un soplido del brío de la juventud, la libertad y la vida callejera.

“You Got, I Want” contiene una sección rítmica en sintonía, una vez más las guitarras, la batería, la voz y el bajo van de la mano excelentemente, creando una máquina engrasada lista para la batalla donde nadie queda en segundo plano ni relegado y cuando todos los músicos destacan se sabe que estamos ante una gran banda. Como dije anteriormente, ningún apartado se roba el show, pero personalmente las líneas de bajo me parecen tremendas y el protagonista oculto de esta canción. Sin embargo, a pesar de ser un muy buen track, aquí ya se empieza a notar un bajón con respecto a los cañonazos del inicio, mas es algo normal, puesto a que si “Join the Army” hubiese mantenido el mismo nivel de calidad en todo momento estaríamos hablando de un álbum tan bueno como su disco debut.

“Join the Army” es un disco de momentos excelsos e inolvidables y otros que no lo son tanto. Jamás llega a tener resbalones considerables ni nada que podamos calsificar como malo, pero se nota que es un disco de transición, puesto que sus mejores obras estarían antes y después con discos como "How Will I Laugh Tomorrow When I Can't Even Smile Today", "Suicidal Tendencies" o "Lights...Camera...Revolution", aún así estamos hablando de un disco cuyos contras son superados y aplastados por sus pros y es bastante impresionante el nivel mostrado acá para ser un álbum transitorio.

"A Little Each Day" es una canción bastante similar a la homónima: ritmos contagiosos, bien aclopados y un Mike Muir que parte y reparte líneas como churros. A diferencia de "Join the Army", "A Little Each Day" es más reposada, con un trabajo vocal casi susurrado que, personalmente, me encanta. El solo de guitarra suelta chispas, siendo junto con la voz de Mike y el bajo, lo más destacable de la canción.

"The Prisoner" abre con un comienzo más Thrasher, con guitarras y voces múltiples que se acentúan mutuamente, haciendo un juego entre el micrófono y los instrumentos brutal. Suicidal Tendencies, a pesar de haber cambiado de estilo, demuestran que no han perdido ni un ápice de su personalidad y sello inconfundible, características que no todas las bandas se pueden jactar. El único pero a esta canción es que hay ciertos momentos donde la voz de Mike suena algo apagado, pudiendo ser algo más agresiva para terminar de dar el disparo de energía completo.

"War Inside My Head" es otro himno más que nos regala "Join the Army" ¿Otro? Pues sí. El estribillo intermitente y constante de "War Inside My Head" con aura Punk es inolvidable, es inevitable estar, al cabo de unos segundos, cantando a todo pulmón "WAR INSIDE MY HEAD!". La mayor baza de la canción es saber ser absurdamente pegajosa y divertida. Suicidal Tendencies siempre nos dan un buen rato y aquello de tan solo un buen rato puede sonar a poca cosa, pero ya quisieran miles de grupos hacer pasar un TAN buen rato como lo hacen nuestros locos suicidas.

"I Feel Your Pain" es como un disparo directo en la cien. No pasa ni un microsegundo y ya las cuerdas de las guitarras están echando fuego con notas que salen como balas de una ametralladora, tal vez la canción más trashera del álbum y un momento catártico. Rocky George es una absoluta bestia en lo suyo, demostrando que en el metal también hay gente de color con muchísimo talento; una pasada verlo con su afro marcándose solos de órdago en los vídeos musicales del grupo, todo un orgullo.

"Human Guinea Pig" es un tema que no está incluido en la versión original del álbum, pero si en todas las reediciones. Asalto de 2 minutos con lo mejor del Punk y el Thrash, no hay más, tampoco se necesita más. Directo y al grano, como debe ser.

Otro himno cae sobre la mesa ¿Ooootro? ¡Sí, otro más! "Possesed to Skate" es el single del disco y posiblemente el tema más icónica del mismo. Tanto el vídeo como musical como la canción en sí son clásicos totales. Toda una referencia para la creciente ola de la cultura del "skateboard". Recuerdo que cuando era pequeño escuchaba esta canción mientras jugaba Tony Hawk y quería ser patinetero, impagables aquellos tiempos en los cuales uno solamente se preocupaba en montarse una tabla y romperse las rodillas.

Llegados a este punto no veo la gracia de seguir con el "track by track", el resto de canciones sigue con la misma tónica efectivamente, destaco especialmente la brutal "Cyco", canción ideal para hacer una de las actividades más hermosas, revitalizantes y divertidas que se puede hacer: moshear. El que no haya estado en un mosh pit o pogo puede que no entienda la gracia de estar empujándose sudorosos con un puñado de gente en un concierto, pero el que sí ha vivido la experiencia sabe cuán valioso es este momento.
En síntesis, "Join the Army" es un disco donde la banda estaba en búsqueda de su identidad, aún puliendo su futuro sonido, pero repleto de un buen conjunto de clásicos que hace que valga la pena visitar con frecuencia este larga duración. No es su mejor disco, pero tampoco te lo puedes perder.
Suicidal Tendencies son un banda en mayúsculas, aunque muchos les olviden. Un grupo diverso con un público diverso, aquí no importa el bando, aquí todos cabeceamos, sudamos y pogueamos juntos.

Sin ser, ni de cerca, su mejor esfuerzo se llevan un enorme 8.5. Recomendado para todo el mundo.

Mike Muir: Voz
Rocky George: Guitarras
Louiche Mayorga: Bajo
R. J. Herrera: Batería

Sello
Caroline Records