Steve Vai - Fire Garden

Enviado por Rob Jalford el Lun, 28/06/2010 - 21:30
488

FASE UNO

1.There's a Fire in the House 5:26
2.The Crying Machine 4:50
3.Dyin' Day 4:29
4.Whookam 0:29
5.Blowfish 4:03
6.The Mysterious Murder of Christian Tiera's Love 1:02
7.Hand on Heart 5:25
8.Bangkok 2:46
9.Fire Garden Suite:"Bull Whip"/"Pusa Road"/"Angel Food"/"Taurus Bulba" 9:56

FASE DOS

10.Deepness 0:47
11.Little Alligator 6:12
12.All About Eve 4:37
13.Aching Hunger 4:45
14.Brother 5:04
15.Damn You 4:31
16.When I Was a Little Boy 1:18
17.Genocide 4:11
18.Warm Regards 4:06

Después del gran éxito que supuso "Alien Love Secrets" con la obtención de premios y reconocimiento mundial, Steve Vai grabaría un año después en 1996 este variado e interesante "Fire Garden".

El disco que os traigo es de los mas arriesgados que ha compuesto el americano, un disco de casi ochenta minutos, con 18 temas donde Vai se exhibe tanto compositivamente como técnicamente. Dividido en dos fases, una instrumental y otra cantada, el disco no te deja indiferente y moviéndose en los parámetros del genio influenciado claramente por Zappa, muestra una variedad y calidad impresionantes, mostrando un talento fuera de duda.

En la fase uno, instrumental toda ella, encontramos temas cañeros y rápidos (There’s a Fire in the House (acojonante, los teclados son muy After the War de Gary Moore, mucho ojo a los punteos), Blowfish (adictivo riff principal con un sonido de guitarra muy original), otras con gran melodía y belleza (The Crying Machine (de las mejores de su carrera), Dyin’ Day (mayor predominio de acústicas, co-escrita con Ozzy Osbourne) o Hand on Heart (intimista, aquí nos regala un trozo de su alma, como bien sabemos las canciones que ocupan el número siete en el disco suelen ser baladas),también en esta fase uno encontramos Bangkok con su aluvión de moscas y su aura mística de raíces arabes dan paso a la excepcional suite titulada Fire Garden Suite dividida en cuatro partes, de gran complejidad compositiva, que con un toque oriental exótico mas que evidente, muestra algo que ya sabíamos que Steve Vai aparte de estar como una cabra, toca de puta madre. El tema, que dura casi diez minutos, es verdaderamente apasionante, mostrando el lado progresivo del artista, incluyendo instrumentos novedosos y piano, intuyo también alguna raíz andaluza en ciertos momentos. Hay que prestar mucha atención a la parte intermedia que nos regala un guitarrazo brutal (al estilo Dream Theater cañero) y un solo de guitarra antológico, para escuchar con detalle y babear. En la suite me recuerda en ocasiones al estilo de Mike Oldfield, magos de la composición y que tocan varios instrumentos, no hay muchos por desgracia.

También en este lote hay alguna muy breve como Whookam ¿cantada? Por Devin Townsend, digo cantada con interrogante porque son sonidos guturales como el hablar de un marciano con dos cubatas de mas o The Mysterious Murder of Christian Tiera’s Love que es un punteo de algo mas de un minuto, con algún destello de primera.

Muchos de los que critican al guitarrista de hacer tonterías y componer poca música deben escuchar bien esta primera parte del disco, que puede estar a la misma altura que lo grabado ya en “Passion and Warfare” o en “Alien Love Secrets”. Música con mayúsculas, al margen de estilos o modas, de un genio de las siete cuerdas.

Deepness es una breve intro a la fase dos, poblada por nueve temas en donde Vai canta en ocho y nos demuestra que no tiene muy buena voz que digamos, sin ser desagradable, una voz discreta. Le pasa lo mismo que a Joe Satriani, Paul Gilbert o Andy Timmons, no todo lo pueden hacer de matrícula, ¿no?.

Los temas se mueven en un ambiente rockero y con cierto aire a lo Hendrix, sobre todo en Little Alligator que contiene uno de los mejores solos del maestro, hay que oir como destripa el trémolo y que tappings mete. En parecida línea encontramos Damn You pero menos contundente y lograda que el pequeño lagarto.

La balada All About Eve nos muestra el lado sensible del artista, bien arropado por coros femeninos, no es una balada al uso, es marca de la casa, incluye un punteo notable. De nuevo la influencia Zappa es palpable en la siguiente Aching Hunger y es que etiquetar la música de este hombre, en ocasiones es verdaderamente difícil, el motivo principal mola bastante, aunque la canción no es de las mejores pese al buen solo, en mi opinión.

Brothers es una balada algo aburridita, donde Steve canta con mucho sentimiento, pero que ni el solo logra remontar. Correcta, sin mas, por desgracia estos son los temas que me hacen no darle la máxima nota al disco y es que es cierto que aunque soy fan total de Vai, muchos discos del americano pecan de algo irregulares, pasando de la boca abierta por soprendente y bestial, a abierta por bostezo.

Dentro de las excentricidades breves pero rayantes está When I Was a Little Boy con vocecilla y sonidos extraños, algún pedo, alguna bocina…en fin, el universo Vai en un minuto. La portada aprovecho para decir que va en esa onda, mostrando su mundo febril y estrafalario, pero único. Me parece que los que dicen que los grandes genios estan medio locos con este hombre al igual que con Dalí, es cierto.

De nuevo coros femeninos acompañan a Vai en Genocide con un estribillo pegadizo y comercial, la guitarra parece que cobra vida, con la expresividad tan característica en este creador y experimentador. El tema es aceptable, sin mas.

Se cierra la obra con la balada instrumental Warm Regards, muy bonita y relajante,perfectamente arropada en una atmósfera de teclados, esta vez si es para quitarse de nuevo el sombrero, un temazo que da rienda suelta al mejor Vai, quien logra emocionarnos gracias al potencial que saca de sus Ibanez. Esta cierra un disco arriesgado y que contiene mas luces que sombras.

Para mi en conjunto es un buen disco de Steve Vai, con temas excelentes en la fase uno y que decae bastante en la fase dos, sobre todo por su discreta voz, pero que aún así se lleva cuatro cuernos sin problemas, 8 Jalfords.

There's a fire in the house

Blowfish

The Crying machine

Hand on heart

Little Alligator

Fire garden suite

Steve Vai - voz y guitarras
Mike Keneally: teclados, guitarra y voces
Philip Bynoe: bajo y voces
Mike Mangini: batería.

Sello
Epic