Smoulder - Dream Quest Ends

Enviado por Kaleidoscope el Dom, 19/04/2020 - 07:13
4332

1. Dream Quest Ends
2. Warrior Witch of Hell
3. Cage of Mirrors (Manilla Road Cover)
4. Sword Woman (Demo)
5. Voyage of the Sunchaser (Demo)
6. The Queen is Gone (Demo)

Full EP

El Heavy épico en los últimos años ha sufrido un pequeño renacer con el éxito de bandas como Visigoth, Eternal Champion y los noveles Smoulder, grupos que, sin inventar nada nuevo, traen a la actualidad con soplos de aire fresco un estilo que ha sido un poco olvidado con los años, trayendo de vuelta el espíritu solemne y glorioso de grupos como Manilla Road, Cirith Ungol (re-ingresados a la batalla este año también), Brocas Helm o los primeros Manowar. Del conjunto mi apuesta va, seguro, a los canadienses Smoulder, quien en mi opinión han demostrado mayor potencial que Visigoth o Eternal Champion.

Luego de un debut que recibió mucha atención y que sacudió a la escena por sorpresa la llegada de un próximo lanzamiento era muy esperada, en gran parte por contar con la presentadora de Banger TV, Sarah Ann, como vocalista, sin embargo, dicha atención no fue puro ruido puesto a que la calidad de la propuesta retuvo a la mayoría que le echó oídos al tremendo “Times of Obsecene Evil and Wild Daring”. Este 2020 nos regalan material que, aunque no se trata de un larga duración, deja entrever el enorme potencial que tienen: se trata de un EP titulado “Dream Quest Ends”.

Lo primero que llama la atención es evidentemente esa PORTADAZA de Michael Whelan, que los vuelve a ilustrar con un arte incluso mejor que el de “Times of Obscene Evil and Wild Daring”, que es mucho decir. Esa poderosa guerrera parada en el risco de una gélida montaña, al frente de un imponente castillo que se deja ver en la lejanía...y es que la imagen es absurdamente mágica y envolvente (me atrevería a decir que es una de las mejores obras de Whelan), se te queda grabada en la mente y nada más por ella valdría la pena tener este EP en vinilo. Lo otro, ya yendo a la música en sí, es que el grupo vuelve a contar con la labor de Arthur Rizk en la mezcla y la producción, esta vez con un trabajo incluso mejor que el disco debut, bajándole a los kilos de reverb que tenía Sarah Ann y otorgando un sonido más orgánico al grupo que es de agradecer.

Comienza la odisea con “Dream Quest Ends” donde la banda entrega más de lo mismo, pero con una notable curva de mejora y madurez que da gusto oír. La mayor mejoría posiblemente sea el performance de Sarah Ann, la cual se muestra más precisa con sus líneas vocales, más potente y más evocadora, además de contar, como dije anteriormente, con un sonido más natural que realza su carismática voz. En lo instrumental nos regalan puro y duro Heavy épico fantasioso del que te transporta inmediatamente a mundos imaginarios; las guitarras suenan solemnes con un uso impecable de la melodía y los riffs, esos PUTOS RIFFS...simplemente se te quedan grabados en el coco y casi que te hacen agarrar la escoba por espada un balde como caso para luchar con enemigos irreales, pero es que no solo destacan las guitarras, sino que la parte rítmica es impecable, estando ante una formación perfectamente compenetrada que no viene a innovar ni traer nada mínimamente nuevo sobre la mesa, sino a reivindicar esta puta música como muy pocos grupos: la cadencia de Solstice, la épica palpable de los Manilla Road y la grandilocuencia de Manowar y Cirith Ungol ¿Qué puede fallar? Smoulder van a caballo ganador, pero lo hacen porque saben muy bien por dónde se meten. “Dream Quest Ends” no solo es un temazo, sino que posiblemente sea la mejor composición del grupo hasta la fecha, inclusive superando a aquella grandiosa “Voyager of the Sunchaser”.

“Warrior of the Witch Hell” sigue sin titubear por la misma línea con unas formas sólidas como el acero. Riff robustos y majestuosos, una voz femenina espectacular, todo envuelto en un aura heroico-legendaria brutal con maneras narrativas que dan la sensación de estar escuchando los relatos y hazañas de una mítica guerrera amazónica.

“Warrior of the Witch Hell”, sin llegar a las cuotas de grandiosidad del track homónimo, sigue siendo otro temazo digno que alardea el talento de los canadienses, no obstante, el otro plato fuerte viene nada más y nada menos que con un cover de Manilla Road ¿Un cover? Pues sí, y normalmente no soy muy amigo de los covers, siendo en su mayoría obvio relleno, pero en este caso Smoulder hacen una auténtica maravilla rescatando uno de los mejores temas del simpático, pero irregular y tosco segundo disco de Shelton y compañía, “Metal”, haciéndolo sonar como si fuese una composición propia, siendo uno de esos contados casos en donde prefiero el cover que la original y viniendo de un fanático perdido de Manilla Road como yo significa que hicieron un impresionante trabajo versionándolo. Smoulder escogen un temazo como “Cage of Mirrors” que siempre sentí que estaba desaprovechado por una tosca ejecución y producción y lo elevan por todo lo alto, siendo 100% fieles a la esencia de la composición original, pero también imprimiéndole 100% su sello propio, punto medio que es muy difícil de lograr y les aplaudo por haber salido victoriosos con creces.

El resto del EP está conformado por la demo “The Sword Woman”, la cual contaba con un pepinazo inédito como lo es “The Queen is Gone” la cual, sin entender yo el por qué, no fue incluida en su disco debut y es una pena que no aprovecharan esta oportunidad para aunque sea regrabarla porque meter la demo así como así en este lanzamiento huele claramente a relleno ¿Que la demo es muy buena? Nadie dice que no, pero era completamente innecesario incluirla en este EP cuando con dos canciones tan buenas y cover inmaculado era más que suficiente y al final lo único que hace es restar enteros al acabado de la obra, dejando un regusto algo agridulce (más dulce que agrío, las cosas como son) y con ganas de más, mucho más.

Habrá que estar atento al segundo disco, que si suena tan bien como las canciones inéditas de este “Dream Quest Ends” posiblemente se venga un discazo superior a su debut. Ojalá y no decepcionen.

Ponderar este EP es difícil para mí, si solo se tienen en cuenta los tres primeros temas le daría unos cuatro cuernos bien erguidos, lo sensato sería darle tres cuernos por el material que sobra, pero, aunque suene estúpido, la magnífica portada termina de redondear a los cuatro cuernos raspadísimos. No suelo meter carátulas en la valoración de discos, pero esta me gusta tanto que voy a hacer una excepción, y también porque el material refrito no deja de ser muy bueno con todo y todo.

Puntuación: 8.0

K. Hester: Batería
C. Wolf: Guitarras
S. Vincent: Guitarras
Sarah Ann: Voz
A. Blake: Bajo

Sello
Cruz del Sur Music