Shy - Brave the Storm

Enviado por Witchfyre el Lun, 14/09/2020 - 00:13
Shy

1. Hold On (To Your Love) (3:39)
2. My Apollo (4:50)
3. Reflections (5:43)
4. Keep The Fires Burning (4:51)
5. The Hunter (4:35)
6. Brave The Storm (6:52)
7. Wild Wild Woman (4:53)
8. Caught In The Act (6:33)
9. Was I Wrong? (4:12)

Como toda buena banda de la NWOBHM que se precie, Shy editaron su debut en 1983 a través de Ebony Records, modesto sello de Hull, Reino Unido, que nos proporcionó una buena dosis de heavy metal británico a principios de los 80. Con una pequeña diferencia, Shy no eran una banda de heavy metal. Con una portada en dicho debut que ya delataba las “americanas" intenciones de su, entonces, bajista, Martin Bradrick, Shy se unían a Heavy Pettin', Tobruk, FM, Strangeways, Lionheart, Grand Prix, Nightwing... en ese selecto grupo que apostaba por la melodía y, hasta cierto punto, fijaba su mirada en lo que los gigantes del AOR estaban haciendo al otro lado del Atlántico.

Un pedestre primer esfuerzo, no podía ser de otra forma bajo la tutela de ese entrañable carnicero de la consola de sonido que era Darryl Johnston, parecía augurar otra de esas breves e intrascendentes carreras, pero la historia con Brave the Storm empezaría a cambiar. RCA fijaba sus multinacionales ojos en ellos y ponía a un Tony Platt, que venía de participar en grabaciones de Iron Maiden, Motörhead, Samson, Krokus, Manowar, Gary Moore o Foreigner, tras los controles esta vez. Y el resultado, sin ser tampoco para echar cohetes, se nota, aunque tampoco hacía falta mucho para mejorar el sonido del debut, no os creáis. La batería gana presencia, las guitarras suenan un poco más corpulentas y los teclados muy en sintonía con ese estilo épico-futurista que tanto se llevaba en 1985. Sin embargo, la estrella que brilla con un resplandeciente fulgor en medio de esta tormenta es la de Tony Mills, presencia que se torna enorme (y no sólo en cuestiones de tamaño, una especie de Robin Crosby en versión paliducha) en Brave the Storm. Mucho tiempo he tardado en reconocer la valía de este vocalista y no ha sido hasta ahora, una vez muerto, que he empezado a tener realmente en cuenta su trabajo. Estratosférica voz capaz de poner en jaque a las gargantas más privilegiadas en esto del heavy metal... sí, estoy pensando en tipos como Rob Halford, Geoff Tate o su tocayo y predecesor en TNT, Tony Harnell, quienes ponían a prueba la resistencia de toda buena ventana de vidrio sin errar una nota ni caer en el síndrome del inhalador de helio. ¡Tremendo!

Hold on (to Your Love) arranca bien la cara A, pero es una fantástica My Apollo firmada por esa bestia bicéfala encarnada por Steve Harris y Tony Mills, la que pega el primer puñetazo en la mesa. Mucha melodía, teclados muy delicados y la elegante guitarra de Harris, que debe mucho a Neal Schon, sirven de trasfondo para los dramáticos cánticos de Mills, expresivo como pocos, de ahí la asociación con Geoff Tate. Reflections es una delicadísima anomalía semiacústica de cierto tono futurista que, de nuevo, sirve para el lucimiento de Tony Mills y Keep The Fires Burning no es más que un discreto pasatiempo con un buen estribillo hasta la otra joya de esta primera mitad del LP, The Hunter. Otro tema de corte pausado y tonalidades vanguardistas con Tony Mills compartiendo protagonismo con un Harris brillante en los solos.

Igualmente fuerte empieza la cara B con la épica Brave the Storm que, si bien no se mueve mucho de lo ya presentado hasta ahora, se erige como lo más grande que parieron Shy en estos primeros compases de su carrera. A partir de ahí, una vieja costumbre de aquellos tiempos: “vamos a meter en medio de la cara B todo el relleno a ver si no se nota”. Pero los que tenemos la mala costumbre de escuchar los LP’s completos sí que nos damos cuenta. Wild Wild Woman y una Caught in the Act que tiene sus momentos (el estribillo es muy bueno), son lo más flojito de un LP, en general, bastante compensado en el que los más heavies echarán en falta algo de potencia y, seguro, se verán sobrepasados con la abundancia y pompa de las teclas (mi tolerancia al respecto ha aumentado mucho con el paso de los años). Afortunadamente Was I Wrong? sube un poco la intensidad para terminar el álbum al alza con un tema de AOR realmente bien trabajado y pegadizo, cuyo estribillo me recuerda vagamente al I Will Be There de nuestros Niagara.

Para algunos su mejor álbum, yo creo que quedaría ampliamente superado en un Excess All Areas mejor grabado, mejor tocado y mejor compuesto (la mano de Don Dokken, Duane Hitchings o Michael Bolton se nota en un par de canciones). Igualmente, hard/AOR melódico, sofisticado, elegante y de mucha calidad, que aún mejoraría en futuras entregas y, sobre todo, la obra seminal de dos excelentes músicos que ya no están con nosotros... como muchos otros que han ido cayendo en tiempos recientes. Vaya esta reseña como un insignificante homenaje para dos profesionales casi anónimos, trabajadores y de enorme talento que, sin duda alguna, nunca han recibido el reconocimiento que merecían en vida, Tony Mills y Steve Harris (el desconocido, no el otro). Al menos, el mío lo han recibido a título póstumo. Cuatro cuernos bajitos para este adictivo Brave the Storm que cada vez me engancha un poquito más.

7,5/10

- Tony Mills: voces (d.e.p. 2019)
- Steve Harris: guitarras (d.e.p. 2011)
- Pat McKenna: teclados
- Roy Stephen Davis: bajo
- Allan Kelly: batería

Sello
RCA