Setherial - Nord

Enviado por stalker213 el Lun, 26/12/2011 - 21:06
2294

Salir a buscar setas al monte tiene sus riesgos, todos los sabemos. Existen cientos de miles de especies e incluso algunas de ellas, a pesar de su vistosa naturaleza, son indigestas cuando no venenosas. Por tanto, la ecuación es fácil: Mal asunto el ir a buscarlas cuando uno no sabe de qué va el asunto. No obstante, los años te dan la experiencia aunque no tanto como el hecho de haberte intoxicado alguna que otra vez con una de ellas, y al hilo de la metáfora de la que estaba echando mano, lo mismo se circunscribe entorno a la ardua y espinosa cuestión del Black Metal, ya que aunque no sea yo el mayor alentador de sus gestas, sin duda no pestañeo un solo instante cuando ante la zanahoria me colocan una arrebatadora gema del calibre que gasta este increíblemente atmosférico y engullidor ‘Nord’ por cuenta de los entonces jovencitos SETHERIAL.

Amparados bajo el sello austríaco Napalm Records, los suecos se descolgaron en 1995 con el presente volumen que sin más nos subimos a la mesa de operaciones, y es que transcurridos ya algunos añitos desde que a mediados de aquella década tuviera mi primer contacto con la escena, puedo afirmar hoy día como raramente he tenido el tormentoso placer de encararme a pocos discos de Black Metal tan absolutamente brillantes, complejos y ricos en matices como con éste con el que se estrenaron los de Sundsvall. De toda su obra posterior, la verdad, poco o nada puedo decir ya que en ese punto lo mismo confluye el poco interés que entonces me suscitó como la poca chance que al punto le presté; No en vano, es fácil advertir el porqué de la cuestión, ya que incluso si sometiéramos la cuestión a juicio ante el más acérrimo de sus seguidores, éste asentiría con aquiescencia al reconocer como este arrollador ‘Nord’ barre de un plumazo a cualquiera de sus otros cuatro hermanos, cuando no a todos juntos.

Así pues, como intentaba decir antes, algunas especies de hongo a menudo no responden en modo exactamente proporcional al investigador cuando éste confronta a su áspero o incluso vulgar aspecto ante la sublimación de su sabor o la excelencia de su textura, y es que si uno coge entre sus manos a este valioso CD y no os cuento ya si empieza a ojearlo y lee alguna de las sandeces que contiene en su interior, pudiera salir despavorido. Ahora bien, cuando despojas -sin tapujos- al susodicho, de sus impurezas y lo cocinas a fuego lento, aquí lo que cuece no es otra cosa que un atronador holocausto decibélico donde las orquestaciones de los suecos alcanzan por momentos cuotas de belleza y majestuosidad que ya quisieran para sí muchos de los grandes nombres de todo el movimiento a escala planetaria.

La producción, quizás demasiado brumosa y saturada para lo que uno deseara, no es posiblemente la que más o mejor hubiera convenido a un set de temas tan y tan soberbios como el que ahora nos ocupa. Sin embargo -a pesar de las dichosas limitaciones técnicas- ni por un solo segundo el hecho ensombrece ni a la fastuosa talla musical de estos entonces pillastres o al masivo y tremebundo arsenal de cautivadoras armonías con las que ‘Nord’ envuelve al oyente. Incluso las dos piezas por encima de los diez minutos a las que SETHERIAL somete a su audiencia, transcurren sin el menor síntoma o amago de relleno, ya que aquí todo lo que tenemos es cochinillo y del bueno; La grasa se la echaron al perro, parece.

Los blastbeats están incrustados dónde y cómo deben estar. Los medios tiempos cabalgan con denuedo, orgullosos y serenos mirando con temple el frente en medio de la salvaje borrasca, y como procede con toda buena banda que se precie de serlo, los pasajes acústicos no son más que los necesarios, además de encontrarse brillantemente inseridos en el conjunto, no afectando en lo más mínimo a la pasmosa fluidez con la que brota cada uno de los seis cortes.

Destacar tan solo a uno o dos de entre todo el grueso resulta cuando menos dificultoso, ya que tanto el talento como el oficio de los suecos es palmario. No obstante, es de cajón el cómo la pieza de apertura, ‘In the Still of A Northen Fullmoon’ como la gélida y neblinosa ‘Fur Dem Mitt Blod’ (orgásmica sección en 03:12) son de lo mejor del pack. Otros momentazos dignos de mención los encontramos embutidos por ejemplo en la arrolladora y extenuante epopeya ‘Over Der Blodtackta Nord’ y sus múltiples y cambiantes pasajes internos (a lo largo y ancho de casi catorce minutos) y por supuesto también en la sirena de cierre ‘I Skuggore Dunkla Sken’ y de modo particular en el demoledor break que prende los cilindros en (03:31) y que desemboca en un delirante castillo de artificios donde las guitarras se funden una con otra conformando una cegadora espiral de hermosos colores absolutamente imposible de sospechar cuando uno atiende a las jodidas caras de bobo que me llevan los mendas en las fotos de la contraportada o se troncha con los nombrecitos de marras.

‘Nord’ no se acerca ni por asomo a lo primero de MAYHEM, DARKTHONE o BURZUM en cuanto a pedigrí o ADN puro dentro del género respecta (no os digo ya BATHORY). No en vano, su fórmula exuda ciertos elementos que no casan del todo con las consignas primigenias adscritas al código civil Euronymousenco, estribando principalmente en la cuestión del uso constante de las melodías, pero que nadie lo dude ni un solo segundo: De Suecia no han salido, en lo que a mí respecta, más de veinticinco discos de Black Metal mejores que éste del que os he estado hablando.

Obra de referencia forzosa para cualquier seguidor medio serio dentro del género.

Valoración: 9.1

Kraath: Voz
Alastor Mysteriis: Guitarra
Devothan: Guitarra
Thorn: Bajo
Zathanel: Precusiones

Sello
Napalm