Reverend - World Won't Miss You

Enviado por Witchfyre el Mié, 29/05/2019 - 19:30
2998

1. Remission (04:29)
2. Another Form of Greed (04:05)
3. Scattered Wits (04:58)
4. Desperate (05:04)
5. Leader of Fools (03:44)
6. World Won't Miss You (04:53)
7. Rude Awakening (04:44)
8. Gunpoint (04:23)
9. Killing Time (04:31)
10. 11th Hour (03:49)

Siempre he sentido una simpatía especial por un tío como David Wayne. Sin ninguna pretensión, Metal Church y él sentaron las bases, allá por 1984, de un sonido puramente yankee, a medio camino entre el heavy y el thrash, que se vino llamando power metal y que es una de mis mayores debilidades. Dos años después, con una propuesta aún más agresiva, pulverizaban a la mayoría de sus contendientes, maestros de marionetas incluidos, en un año tan relevante para el thrash metal como fue 1986. Pero, como muchas historias de amor intensas, la relación terminó pronto y, tras aquel majestuoso The Dark, fue sustituido al frente de la “iglesia del metal” por una versión más atractiva y joven, Mike Howe. Quiso el destino que el bueno de David, cual amante despechado, buscase consuelo en los heréticos ex-compañeros de su sustituto y decidiese seguir predicando la fe metálica al frente de su nueva creación, Reverend.

Partiendo de las bases establecidas por los propios Metal Church, Reverend aprietan aún más los dientes y se adentran en territorios transitados por las bandas de thrash que en aquel entonces cortaban el bacalao, Big Four aparte. Son, de hecho, dos discos editados sólo un año antes los que me parecen las piedras de toque para este World Won’t Miss You, Practice What You Preach y The Years of Decay. Unos pocos segundos de la inicial Remission lo dejan bastante claro. Las mismas guitarras pesadas, un bajo mucho más presente de lo que era habitual en los 80, una batería más marcada y, en general, un ritmo más machacón que busca la contundencia, frente a las velocidades de vértigo que dominaban el estilo sólo unos años antes. Hay ciertos espacios para el desmelene, la misma World Won’t Miss You y Gunpoint son, además de las más destacadas, dos buenos ejemplos, pero lo que domina aquí son medios tiempos contundentes, muy del gusto de aquel thrash de principios de los 90 previo a la revolución “panterina”.

Hacer un recorrido pormenorizado me parece tarea fútil, teniendo en cuenta la uniformidad general de los cortes. Hay, sin embargo, algunos momentos que se desmarcan de la tónica general. Scattered Wits combina las acústicas y eléctricas en un intento de replicar aquel concepto de thrash power ballad que tan bien resultó en la clásica Watch the Children Play de los Church, vídeo clip mediante, pero le falta el carisma y la emotividad de esta para conmover de la misma manera. Leader of Fools es una pieza enteramente desenchufada que, sin estar del todo mal, se acaba haciendo demasiado larga en su vocación de sosegado interludio. Pero, será en Rude Awakening, donde esa hábil utilización de las acústicas que Korban y Fuji ya habían demostrado en Heretic, obviamente inspirada por su padrino Kurdt Vanderhoof, cobre verdadera dimensión, aunque termine haciéndose un poco repetitiva por lo insistente de su riffeo.

Se dejan lo mejor casi para el final con Killing Time, poseedora de un genial estribillo que habrían firmado los mejores Metal Church de aquellos dos primeros álbumes. Sin embargo, esta es seguida por una 11th Hour que cierra el LP de forma un poco anodina y deja un sabor final de trabajo un tanto irregular.

Tengo la sensación de que este álbum sin David Wayne no molaría tanto. Cierto es que su voz aquí parece algo más cascada que en los tiempos de Metal Church y muestra una versión aún más abrasiva que en The Dark pero, efectivamente, tenía un magnetismo que elevaba el nivel general de las composiciones, a pesar de la monotonía que presentan algunas. De todas formas, en la particular contienda que representa esta saga, creo que este World Won’t Miss You se queda por detrás de las dos joyas de Wayne con los Church, del Breaking Point de Heretic e, incluso, no resiste la comparación inmediata con Blessing in Disguise. Pero, si disfrutas con todos ellos y no le haces ascos a una pequeña vuelta de tuerca en clave thrash, estoy seguro de que vas a pasar un buen rato con las prédicas del reverendo David Wayne en esta ocasión.

Una vez editado un segundo LP, David Wayne, como la gran mayoría de sus coetáneos, se perdió en el purgatorio de los años 90 para resurgir al frente de la renacida “iglesia del metal” al final de esa misma década, pero el idilio de nuevo fue efímero. Inmediatamente después resucitó brevemente a estos Reverend y también editó un álbum llamado Metal Church bajo el nombre de Wayne con su antiguo correligionario Craig Wells. Como muchos sabréis, David falleció en 2005 debido a complicaciones derivadas de un accidente de tráfico pero, increiblemente, Reverend han vuelto a la actividad en este 2019 no sólo sin él al frente, si no que no presentan siquiera a uno de los miembros que grabaron sus tres trabajos a principios de los 90. Cosas del oportunismo, supongo, como si el nombre de Reverend fuese a tener algún tirón. En fin… Es posible que el mundo no te eche de menos David, incluido alguno de tus anónimos ex-compañeros de banda, pero nosotros sí que lo hacemos. Tres cuernos muy altos levantamos desde este portal dedicados a ti.

- David Wayne: voces
- Stuart Fuji: guitarras
- Brian Korban: guitarras
- Dennis O'Hara: bajo
- Rick Basha: batería

Sello
Charisma Records