Platero Y Tú - Muy Deficiente

Enviado por Stoned el Mié, 05/06/2013 - 13:48
1837

1. El Roce De Tu Cuerpo
2. Rompe Los Cristales
3. Esa Chica Tan Cara
4. Estás Solo
5. Sin Solución
6. No Hierve Tu Sangre
7. Contaminamos
8. Meando En La Pared
9. Desertor
10. Cantalojas

Hablar de Platero y Tú es hacerlo sobre uno de los grupos históricos del rock en castellano. Aunque enmarcados siempre dentro de la etiqueta de rock urbano, quizá por compartir espacio temporal con ciertas bandas de la época y por la sonada amistad con Extremoduro, al igual que la misma escena –Viñarocks varios y festivales de semejante pelaje-, para mí fueron sólo una gran banda de puro rock n’ roll. No en vano, aquellos riffs de la vieja escuela de los 70’ (podría nombrar “Somos Los Platero”, “Hay Poco Rock N’ Roll”, “Esa Chica Tan Cara”, “Rock N’ Roll” o “Como Has Perdido Tú”, entre otros muchos temas) fueron para mí en su momento la puerta de entrada a las grandes bandas de antaño: Led Zeppelin, Stones, CCR y un largo etcétera sin los que hoy no concibo la vida misma.

Aunque los Platero fueron perdiendo importancia para mí en detrimento de bandas como las anteriormente citadas, de vez en cuando los recupero, como este gran disco, “Muy Deficiente” (1992). Aunque se trata de su tercer trabajo discográfico, las malas condiciones tanto técnicas como contractuales de sus dos anteriores intentonas en el estudio, la banda considera este “Muy Deficiente” como su primer disco de verdad. Disco que, pasados unos meses o años recuperas, colocas en tu equipo, le das al play e inmediatamente piensas “Eh, joder, qué buenos eran”.

Iñaki Uoho, guitarra, productor en posteriores trabajos de la banda y con el tiempo de otras tantas, se ha terminado convirtiendo en la segunda cabeza visible de Extremoduro, por detrás de Robe Iniesta. Su trabajo con la banda del extremeño es notable en cuanto a texturas y arreglos, pero con Platero está en su salsa, para mí el mejor Iñaki. Esas quintas rockeras, esos licks con sabor clásico eran una de las señas de identidad de la banda.

La compenetración con Fito Cabrales (enorme guitarrista y rockero de vocación y a jornada completa, aunque a día de hoy se haya ganado la enemistad de unos cuantos con un sonido más amable, conquistando radio fórmulas y arenas de todo el país) es el otro gran ingrediente del sonido de Platero que, con el añadido de Juantxo Olano al bajo y Jesús García a la batería se convirtieron en una banda poderosa en el directo y solvente en el estudio.

La producción del disco no es la mejor, en la misma onda que otros discos grabados en España en la época, aunque son los temas los que lo hacen brillar. Himnos del rock español como “El Roce De Tu Cuerpo” o “Rompe Los Cristales” se encargan de abrir el disco como quien abre una puerta de una patada. Ya se sabe: estribillos coreables, base rítmica atronadora, guitarras rockeando y la peculiar voz de Fito. Una fórmula ganadora.
“Esa Chica Tan Cara” es una canción de amor, sí, pero no a una mujer si no a una guitarra. Un riff cadente y musculoso sostiene la canción, con aroma a los clásicos del rock. El nivel baja un poco con “Estás Solo”, un tema acelerado y medio punki que arremete contra la casta política. Bajón que se recupera de inmediato con el boggie “Sin Solución”, al más puro estilo Status Quo y que cuenta con la colaboración de uno de los grandes del rock español: Rosendo Mercado.

El siguiente corte es otro de los hits de la banda, “No Hierve Tu Sangre”, que tira con bala contra los rockeros de plástico, para seguir con otro, para mi gusto, bajón en el disco. “Contaminamos” es un tema vagamente ecologista cuya intro fue calcada unos años después en uno de los más infames éxitos del rock urbano. “Meando En La Pared” no remonta el disco, con una letra poco acertada y uno de los temas más olvidables de los Platero en todo su cancionero.

El rock épico de “Desertor” nos devuelve de nuevo la energía, con duelo de guitarras incluido que se terminan fundiendo en una, dando lugar al célebre twin guitar sound que tantas bandas estilaron en la edad dorada del rock. El blues lento y cadente de “Cantalojas” se encarga de cerrar el disco con la colaboración del recientemente fallecido Maestro Reverendo, que tantos hammonds grabó para bandas como Siniestro Total, Rosendo y un largo etc.

No nos hallamos ante un disco redondo, pero sí quizá uno de los más recordados por generaciones de rockeros españoles. El espíritu rockero, el talento, la frescura y el descaro juvenil que impregna el disco deberían colocarlo en un lugar destacado de la historia del rock nacional.

Fito Cabrales: voz, guitarra
Iñaki Uoho: guitarra
Juatxu Olano: bajo
Jesús García: batería

Sello
DRO