Pig Destroyer - Phantom Limb

Enviado por xJhellfire7x el Sáb, 03/05/2014 - 04:09
2832

1. Rotten Yellow (01:40)
2. Jupiter's Eye (01:29)
3. Deathripper (01:04)
4. Thought Crime Spree (02:17)
5. Cemetery Road (00:50)
6. Lesser Animal (01:12)
7. Phantom Limb (01:38)
8. Loathsome (04:04)
9. Heathen Temple (03:30)
10. Fourth Degree Burns (01:28)
11. Alexandria (03:03)
12. Girl in the Slayer Jacket (03:26)
13. Waist Deep in Ash (02:36)
14. The Machete Twins (03:02)

El punto de inflexión en una banda siempre llega tarde o temprano, o al menos para los simples mortales que nos agracian con su música disco tras disco, pero siempre hay ese punto en donde se necesita replantear la dirección de las cosas, y con Pig Destroyer tuvo que ser así pasado su excelente y tercer disco "Terrifyer", porque no era posible el hecho de que cada vez que entraban al estudio parieran joyas inconcebibles, una de ellas se convirtió en uno de los ejemplos más avasallantes de su estilo (siempre con el permiso de los clásicos), pero fue en "Phantom Limb" en donde la banda bajo de sexta a quinta para parar la racha por un momento y seguir en safe sin cometer un estrepitoso error y manchar tan inalcanzable racha que no veía descanso desde 1998, aunque no ha que equivocarse -demasiado- ya que "Phantom Limb" no es un disco que represente un estrepitoso tropiezo o una cagada monumental, pero si que supuso un bajón en su momento.

¡Ah! Recuerdo como si fuera ayer cuando alguien (que espero esté bien donde quiera que esté) me compartió el vídeoclip de la banda sobre la canción "Loathsome", y para ese momento alucinaba colores con lo extrema que resultaba esa música, pero al mismo tiempo cautivante, con unos grooves y riffs potentes y una energía que no podía dejar pasar por alto. Sin duda fue el momento en que decidí adentrarme en la discografía de esta banda, pero irónicamente no sería sino hasta mucho después que me escucharía el disco que tenía el tema de ese vídeo ya que había quedado atrapado en el tiempo pinchando una y otra y otra y otra vez su magnifica obra "Prowler in the Yard" y por supuesto con "Terrfyer" (¡pero que excelentes son "Restraining Order Blues" y "Carrion Fairy"!) y claro, después de tan celestiales estacazos vendría la amarga desimpresión al saborear su cuarta obra de estudio y constatar el como las revoluciones habían bajado bastante, más aún en aquel momento en donde mis oídos eran rehenes de la velocidad y la violencia sonora vulgar y extrema. El tiempo ha pasado por supuesto y mi juicio del disco no ha cambiado demasiado, pero si son muchas cosas que puedo desgranar de el con la mente totalmente aclarada, cosa que por supuesto me dispondré a hacer en los siguientes párrafos.

Ciertamente, al hablar de "Phantom Limb" estamos hablando de un disco que a primeras impresiones puede parecer un disco más que correcto, más de una banda desearía tener un disco así en su catalogo, pero cuando nos ponemos a analizar quienes son los músicos que firman este grato trabajo la cosa empieza a tornarse no muy favorable que digamos, empezando por Brian Harvey, ¿Quien no se quedo totalmente impactado al escuchar ese cyber-octópodo marcarse unos patrones deslumbrantes y unas improvisaciones exquisitas en "Prowler in the Yard"? ¿O quien no quedaría estripado como una mosca en la pared al medirse con ese rayo nuclear de energía que desprende su batería en "Terryfier"? Difícil, sinceramente difícil creer que ese es el mismo sujeto que toca la batería en "Phantom Limb", porque honestamente se escucha cansado, muy dependiente del medio tiempo y de patrones que se repiten una y otra vez de manera lineal y nada sorprendente. Porque joder, el sujeto toca muy bien, pero no EXCELENTE así como en anteriores entregas, aunque admito que el amigo aún la sigue destrozando en los ritmos más lentos y con groove (no el sub-género, ostia), sobretodo en la recta final de "Phantom Limb" en donde esos ritmos aderezados con toneladas de Sludge salen a relucir de nuevo.

Hull es como siempre fantástico, aunque sus riffs están muy contenidos si lo comparamos con ocasiones anteriores, pero no puedo evitar alucinar con el tono de las guitarras, sin embargo hay algo en lo que peca, y peca porque es algo que sinceramente no puedo soportar y eso vendría siendo la manera de cortar el riff como por ejemplo en "Lesser Animal" y "Phantom Limb", lo de esto último un sacrilegio capital pues el resto de los riffs estaban excelentes ¿Entonces por qué hacer esos arreglos clavados al Deathcore? Totalmente inncesario, porque no solo es molesto, sino que le quita la fluidez al tema, el ambiente, ¡la emoción!. Honestamente, es un estilo de tocar la guitarra que no comparto en lo absoluto y que en Pig Destroyer sirve tanto como unos guturales en un disco de Van Halen o feedback de guitarra en Dream Theater ¿Lo captas? Totalmente inútil y uno de los puntos que menos favorecen al disco.

Las composiciones del mismo son regulares para los estándares de la banda, sobretodo con una influencia más a Death Metal (moderno, claro) en donde se deja un poco más de lado el salvaje Grindcore por el que se hicieron grandes, y es de verdad una pena. Pig Destroyer trabajando a media maquina, sin la mitad de toneladas que oprimían al oyente y lo hacían alucinar hasta decir basta, aunque si que tiene varias cosillas del "Terrifyer", inclusive se podría definir a este álbum como un "Terrifyer" a media maquina. Por supuesto que el disco tiene sus momentos disfrutables, claro que los tiene, sobretodo por la labor de Scott Hull en varios riffs que te hacen levantar la ceja por momentos, tales son los casos de "Alexandria, "Deathripper" y "Girl in the Slayer Jacket", aunque estas no le llegan por los talones a las canciones menos buenas de los discos anteriores (si es que tal cosa existe), pero al final del día es mejor que nada.

Un disco bastante regular de una banda que pudo dar mucho más de si, pero que lamentablemente no estaba pasando por su mejor momento y así lo atestigua la retirada de Brian Harvey, dejando a la banda huérfana y sin alguien que fuera capaz de sustituir su enrevesada forma de tocar la batería, y así fue por 5 años hasta que encontraron a la aporreadora delux 3000 Adam Harvis, reviviendo a la banda de su silencio con más fuerza que nunca.

"Phantom Limb" fue sin duda un momento curioso en la historia de la banda, pero quizás un momento que no deba ser revivido de nuevo. Demás está decir que este disco es en mi humilde opinión el más débil de la banda, aunque el mismo supone el punto de entrada más accesible al mundo de Pig Destroyer si es que tus oídos no pueden aguantar a megalodones como "Prowler in the Yard", "Painter of Dead Girls" y "Terrifyer". Recomendado para los no-muy-amantes de la caña burra.

Puntuación final: 7/10

Black Harrison: Grabaciones, ambiente
Brian Harvey: Batería
J.R. Hayes: Voz, letras
Scott Hull: Guitarra

Sello
Relapse Records