Pestilence - Hadeon

Enviado por Betrayer el Mié, 07/03/2018 - 22:44
875

1. Unholy Transcript
2. Non Physical Existent
3. Multi Dimensional
4. Oversoul
5. Materialization
6. Astral Projection
7. Discarnate Entity
8. Subvisions (Instrumental)
9. Manifestations
10. Timeless
11. Ultra Demons
12. Layers of Reality
13. Electro Magnetic

Hace unas semanas, en la reseña del nuevo trabajo de Cradle of Filth, indagaba en el hecho de cómo algunas bandas que fueron muy grandes en su momento, sufren de un desgaste y abandono de la inspiración compositiva con el paso de los años, y desgraciadamente (para ellos y para sus fans), Pestilence entrarían dentro de este peculiar club sin lugar a dudas. Vale que entre medio tuvieron un parón de catorce años (que se dice pronto), pero una vez de vuelta, han sido incapaces de ni tan solo acercarse a las cuatro joyas que fabricaron entre 1988 y 1993, erigiéndose por aquel entonces como una de las mejores bandas de Death Metal del continente europeo.

El punto de inflexión fue posiblemente el arriesgado e innovador “Spheres”, disco alabado por muchos y criticados por otros tantos. En él los holandeses daban definitivamente rienda suelta a su versión más experimental y fabricaron un muy buen trabajo, pero que ya poco tenía que ver con el crudo Death Metal de sus primeros dos discos. Entre medio, para un servidor, la joya de la corona, el equilibrio perfecto, “Testimony of the Ancients”, donde refinaban su putrefacta propuesta para ofrecer un disco que, de no ser por lo deudor en ciertos momentos de los americanos Death y Obituary, podría calificarse como un 10/10 sin lugar a dudas.

Vuelvo al hilo que me invade la nostalgia recordando viejos tiempos y me voy por las ramas. Lo habíamos dejado en la pérdida de inspiración de los “nuevos” Pestilence, que dicho sea de paso, no viene dada por ningún viraje estilístico descabellado ni nada por el estilo. La banda sigue practicando su particular Death Metal rebosante de técnica, pero las cosas no salen. Es Patrick Mameli, como único miembro original de la banda, quien decide sacar del modo hibernación a la criatura que el mismo ayudo a crear. Publica varios discos que vienen acompañados por constantes cambios de formación. Pasan por allí nombres tan ilustres como el de Tony Choy (quien ya fuera bajista en el mencionado “Testimony of the Ancients”, los baterías Peter Wildoer (Darkane, James LaBrie, ex Arch Enemy), Tim Yeung (ex Morbid Angel, ex Hate Eternal, ex Divine Heresy), el bajista Jeroen Paul Thesseling (ex Obscura), y algún que otro músico de menor renombre, pero el resultado final no es el esperado. Discos con producción acorde al siglo XXI pero faltos de gancho y carisma.

¿Conocéis el dicho de “tanto va el cántaro a la fuente que al final se rompe?, pues “voilà”, para alegría de todos (menos del cántaro), al final Mameli ha conseguido romper la clásica pieza de cerámica y nos ha regalado un muy buen disco de Death Metal old school, que pone el listón a una altura considerable en este 2018 que justo comienza, para el resto de bandas practicantes de una de las ramas más sucias y contundentes que existen dentro del universo del Metal.

Ya de buenas a primeras, las primeras (valga la redundancia) impresiones eran bastante esperanzadoras, con una portada que pareciese ser la versión 2.0 del “Testimony of the Ancients”, con la característica esfera de acero (que diseñó el reputado Dan Sea Grave para el disco del 91), mandando en el centro del dibujo, y una especie de monstruos alienígenas rodeándola en perspectiva. Estaba por ver si lo que había dentro de este interesante diseño estaba a la altura o no.

Fuera dudas, no me ando por las ramas que tampoco quiero hacer una reseña eterna, “Hadeon” al fin cumple las expectativas. Death Metal de la vieja guardia, pútrido y directo, del que no hace prisioneros y te engancha a las primeras de cambio. Sencillo dentro de la complejidad, técnico pero sin abusar, con retazos a su etapa más progresiva pero mandando en un ochenta por ciento la vena más deather. Con producción impecable, sonando añejo pero no por eso cutre o mal producido. Yo diría incluso que consigue una mezcla en el global más que interesante, creando un sonido afín con la crudeza de sus primeros discos, pero a la vez con ese toque cósmico-robótico-futurista del “Spheres”.

El disco en cuestión viene a ser una mezcla entre el “Consuming Impulse” y el “Testimony of the Ancients”, con algún retazo del “Spheres”. Puestos a pedir lo único que me falta son esos riffs y solos melódicos de puro sentimiento, que encontrábamos en temas como “Twisted Truth”, la magia “made in Death” de “Land of Tears”, o la delicia “Maidenesca” de “Stigmatized”. Como contrapunto, Mameli nos regala la versión moderna de “Soulless”, reflejada en el nuevo tema “Subvisions”.

Trece temas en menos de cuarenta minutos, lo cual nos indica que Mameli tiene ganas de cara a barraca, y que ha sufrido una especie de recesión musical (cómo lo demuestra su última gira basada íntegramente en repertorio old school). Temas muy directos con el único objetivo de crujir cervicales, castañazos sin piedad como “Timeless” (me encanta el estribillo), o “Non Physical Existent (menudo trallazo para arrancar), mezclados con otros momentos más afines a la pausa, como la machacona y existencialista “Oversoul”, o la muy técnica “Manifestations”. Paranoia alienígena y voces robóticas en “Astral Projection”…

En definitiva, un disco variado que vuelve a colocar a Pestilence en primera línea. Su principal virtud quizás sea que se puede escuchar del tirón sin pestañear aparentando una relativa sencillez, pero si después te da por escarbar descubres que los temas, aunque breves, son muy complejos y ricos técnicamente hablando. Le ha costado un buen montón de ensayos al bueno de Mameli volver a regalarnos un disco a la altura, y realmente no sé si habrá los nuevos compañeros de batalla habrán tenido algo que ver o no, pero lo que sí os puedo decir es que es un muy buen trabajo. Así que si en su día disfrutaste con la triada “Consuming Impulse”-“Testimony of the Ancients” y “Spheres”, este es un disco que no puedes dejar escapar, palabra de Betrayer.

PD: No hay muchos temas colgados en Youtube, así que he enlazado el disco completo en el primer corte, disculpen las molestias.

Patrick Mameli: Bass, Guitars, Vocals
Septimiu Hărşan: Drums
Tilen Hudrap: Bass
Santiago Dobles: Guitars (lead)

Sello
Hammerheart Records