Ofermod - Mystérion Tés Anomias

Enviado por MeFuMo el Vie, 22/04/2016 - 21:31
3812

1. Mystérion Tés Anomias
2. Chained to Redemption

Que en el circo Price en el que se ha convertido el Black Metal moderno, y donde algunos son elegantes trapecistas y otros el payaso Margarito, se haya tenido que acuñar un término como "Orthodox Black Metal" dice bastante del tema. Una de las ideas primigenias de la escena creada en Noruega era el cálido y fraternal amor a Satán. Varias bandas de la segunda y decisiva ola de Black noruego como Mayhem, Emperor o Gorgoroth loaban al caído en inmortales composiciones y sonrojantes entrevistas. El satanismo, fuera por escandalizar o porque realmente se creían el asunto, fue uno de los pilares del estilo desde su misma concepción.

Pero los años pasan, los discos se venden y al final las múltiples ramificaciones del Black hicieron perder al estilo su macarronismo inicial para aportar mil y un matices e influencias que han convertido la escena en una cosa así como muy ecléctica. No en el caso de la banda que nos ocupa aquí, los suecos Ofermod, que no sólo se sacaron popularmente el término "Orthodox" de la manga sino que además son la militancia hecha carne.

Ofermod es la visión del señor Mika Hakola, que responde al nombre artístico de Michayah Belfagor y se reparte en otro grupo de larguísimo recorrido como Nefandus, y que está como un sonajero, por decirlo finamente. Tanto Nefandus como Ofermod han desarrollado discografías más bien cortas para la calidad que ambos grupos atesoran, principalmente por el gusto de Hakola de cometer todo tipo de delitos penales y ser encarcelado durante grandes temporadas por ello. Durante esas temporadas en la cárcel, el amigo Mika tuvo tiempo para convertirse del Satanismo más rancio a la idea de la dualidad de Dios contenida en la cábala judía. Para abreviar mucho, la cabala judía es el perfecto ejemplo de cuánto puede complicar cualquier cosa el ser humano con el tiempo libre suficiente, y lo de la dualidad de Dios viene a ser el tema Dios-Lucifer pero en lugar de haber un Dios y un Lucifer las dos cosas (el bien y el mal) son en realidad dos partes contenidas en Dios. Si Dios es omnisciente, todo viene de él, incluído el mal, y ese equilibrio es lo que nos permite a nosotros el libre albedrío. Es bastante más complicado, pero más o menos va por ahí.

Esta filosofía (que incluso provocó que el grupo llegara a suspender su actividad musical para centrarse en el estudio demonológico) está plena y completamente inyectada en cada una de las notas que componen la corta pero intensa discografía de Ofermod. Y esta demo debut, Mystérion Tés Anomias, rezuma maldad, destila trvismo y es uno de esos trabajos relativamente poco recordados pero que han ejercido una influencia apreciable en otras bandas del palo y vino a empujar la cosa en la un tanto acartonada escena Black sueca de la época.

Empezando por el extracto de una composición clásica del zumbado ruso Alfred Schnittke, la crudeza y agresividad de los dos temas que componen esta primera demo de Ofermod, limitada a quinientas copias en su momento y luego reeditada en 2005 con mejor sonido junto al EP Netivah Ha-Chokmah, no son óbice para un tratamiento excelente de su música. A mayor gloria de Satán y con múltiples referencias al ocultismo más onanista, Hakola y sus amigos nos ofrecen dos temas de guitarras intrincadas, cabreo latente y profundidad apreciable. Todo aderezado con un chorro vocal de odio y loa al primero de los caídos. Mystérion Tés Anomias quiere escupir ese sentimiento de maldad condensada en esas dos canciones, la primera homónima algo más cacharrera que la segunda. Pero como decía, es la habilidad compositiva de los suecos la que sitúa esta demo en formato 7" un escalón por encima de lo que cualquier hijo de vecino estaba tocando en la época.

Sin apartarse para nada de lo que sería la escuela sueca del Black, cosas como los primeros Dark Funeral y tal, el vaivén al que se ve sometido el oyente durante la laberíntica construcción de la inicial "Mystérion Tés Anomias" es casi hipnótico. Y es que por suerte, además de zumbado fetén, el señor Hakola es un ejemplar desollador de guitarras. Si bien este trabajo de carnicero con bisturí de precisión se vería con más claridad en los siguientes largos de la banda, e incluso ese EP Netivah Ha-Chokmah donde los escandinavos deciden ponerse a hacer Death Metal, el alma Black de Ofermod es la del macho cabrío lamiendo la bilis chorreante de la aterrada víctima del sacrificio con una lengua llena de espinas. La de la maldad suprema estilo trve Mayhem de los antiguos tiempos. Tanto "Mystérion Tés Anomias" como "Chained to Redemption" son temas apabullantes, llenos de giros y recovecos oscuros, compactos y muy bien estructurados, que se benefician de una producción más que digna para lo que nos ronda por aquí. Sin concesiones ambientales ni peras en vinagre. Con una sección de percusión llena de detalles y un brillante uso de platos y breaks que atraviesa la torre de babel al rojo vivo que es el trabajo de guitarra.

Y es que aunque las revoluciones se doman un poco en "Chained to Redemption", sólo hay que oir su afilada línea vocal, berreada en ambos temas por otro clásico de la escena trve swedish como Leviathan (Malign), para quedarse gilipuertas. Incluso la apariencia de tomarse un respiro en su parte central es totalmente engañosa. No hay tregua en ninguna parte ni sitio donde esconderse de la cortina de fuego infernal, de principio a fin.

Ofermod representa admirablemente la fuerza, mala leche e hijoputez inherente a la vieja escuela de Black sin sonar a cuatro amigos en un cuarto de baño. Y hay que ser muy bueno para eso. Cuatro afiladísimos cuernos para este debut del averno, cuyos chorreantes tentáculos han arropado muy convenientemente a otras bandas de más fama que han querido hacer lo mismo sin tanta clase, pero a la larga con bastante más popularidad. ¡O tempora o mores!

Michayah Belfagor: Guitarras, bajo, batería
Leviathan: Voz

Sello
Pounding Metal