Nazareth - Snakes 'n' Ladders

Enviado por ChrisJiménez el Mar, 08/09/2020 - 02:19
Nazareth

1. "Animals" - 4:04
2. "Lady Luck" - 4:10
3. "Hang On to a Dream" - 4:37
4. "Piece of my Heart" - 4:29
5. "Trouble" - 4:58
6. "The Key" - 3:19
7. "Back to School" - 4:52
8. "Girls" - 3:43
9. "Donna, Get off that Crack!" - 4:23
10. "See You, See Me" - 4:59
11. "Helpless" - 4:57

(12. "Winner on the Night" - 4:11
13. "Heatwave" - 2:35
14. "Sunshine of your Love" - 4:42
temas adicionales
)

[Full album]

¡Qué poco le quedaban a los '80 para dar carpetazo y tente tieso! Una década memorable, en opinión del que escribe, pero todo lo bueno se acaba, por desgracia, y una nueva época estaba a punto de asomarse, donde todo cambiaría desde la raíz, reinando la seriedad, el pesimismo y la oscuridad. Ya habíamos visto de todo.
A bandas alcanzar el estrellato, a otras hundirse, a Brian Johnson sustituyendo con éxito a Bon Scott, a los KISS sin maquillaje, a Rick Allen con un brazo menos, a David Lee Roth diciendo adiós a los Van Halen, a Deep Purple unidos de nuevo, a Phil Lynott despidiéndose para siempre, al igual que la voz de Ian Anderson...

El mismo año en que Alice Cooper, Mötley Crüe, L.A. Guns, The Cult, WASP o los recién estrenados Skid Row, WARRANT, XYZ o Badlands llegaban a lo más alto, ¿se acordaría alguien en aquellas fechas de un humilde cuarteto escocés que comenzó a dar sus primeros pasos en el negocio musical dos décadas atrás llamado Nazareth?...apuesto a que no. De hecho tres años antes resurgirían un poco de la oscuridad gracias al delicioso "CINEMA", pero las discográficas americanas rechazaron apoyar al LP y al grupo declarando que ya "no eran más que dinosaurios", siendo en vano todo el empeño puesto por el manager Doug Banker.
Sin embargo, en un giro extraño de acontecimientos, los señores de Vertigo Records presionaron a McCafferty, Charlton, Sweet y Agnew para un nuevo trabajo. Delicada decisión pues parecían darse serios problemas en el seno de la banda debido al control excesivo y exigencias del guitarrista y productor. La situación había cambiado mucho para los de Dunfermline: si seguían grabando discos, como le sucedía a otros de su generación, era por pura cuestión monetaria; pero incluso en estas condiciones, unos "rockeros" de la vieja escuela como ellos, con su consabida sabiduría y experiencia, lo daban absolutamente todo.

De esta forma comienzan las sesiones en unos estudios de Lingfield junto a Joey Balin (productor del mítico "TRIUMPH AND AGONY"), quien sigue las órdenes de la discográfica y Charlton a la hora de producir y mezclar el álbum sin tener muy en cuenta la opinión de los demás músicos. Ese problema se deja ver fácilmente a lo largo y ancho de "SNAKES 'N' LADDERS", iniciado con "Animals", tema genuinamente "nazarethiano", de un "feeling" "rockero" tremendo y entrañables dejes blues, con particularidades como la rabiosa voz de McCafferty, la furia de Sweet a las baquetas o un protagonismo mayor de Charlton, quien llega a facturar unos punteos y solo afilados y vigorosos.
El grupo parece endurecer su estilo con respecto a los anteriores trabajos, tanto que casi rozan los poros del heavy metal, y ello lo corroboran "Trouble" o "See You, See Me", de letras ácidas y críticas; piezas musculosas y épicas guiadas por la fuerza de la sección rítmica y la intensidad de los "riffs" (en especial la segunda, destacando esos agudos y atípicos chillidos que se marca el cantante en cada puente), o pildorazos en la mejor tradición "hardrockera" como esa "Donna, Get off that Crack!" y "Girls", veloz y divertida oda a las mujeres de todas las clases muy en la onda de los primeros Whitesnake y AC/DC (McCafferty casi suena a Brian Johnson). No obstante las licencias tomadas durante las grabaciones provocan una producción demasiado "sofisticada".

En ella sobresale un considerable uso de los sintetizadores, secuenciadores, ritmos electrónicos y demás modernas tecnologías; mientras tanto Charlton se divierte como una niña con zapatos nuevos probando efectos ("flange", "phaser", "reverb" y otras chulerías) que no hacen sino tapar con demasiados matices el sonido, pudiendo ser en un principio mucho más crudo. El tema principal y "Lady Luck", que derrochan esa elegancia y clasicismo del blues único de los lejanos '70 por los cuatro costados, mejorarían si fuesen despojados de tanto juego con los susodichos efectitos. De por medio no faltan los cortes de gancho comercial y esencia ochentera como "The Key", con su repetitiva sección y adictivo estribillo "popero", la muy funky "Back to School" o la versión de Tim Hardin de "Hang On to a Dream".
Éste, un atmósferico y evocador medio-tiempo de delineaciones AOR, muy apropiado para MAGNUM, los RUSH de "HOLD YOUR FIRE" o los Genesis de Phil Collins, es el paradigma de las tendencias que decidieron seguir Nazareth en aquella década; mejoran esta visión otras dos "covers", las cuales no se veían desde hacía algún tiempo en un álbum suyo: el clásico de Erma Franklin "Piece of my Heart", donde McCafferty deja entrever una vez más la importancia de sus influencias soul, y "Helpless", original de Neil Young convertida aquí en una intensa y ensoñadora balada, interpretada con tal sentimiento que hasta puede uno visualizar el onírico paisaje descrito en ella, demostrando Nazareth que en eso siempre lo clavan.

Como dato de interés, en ciertas reediciones y versiones de coleccionista hallamos algunos jugosos "bonus tracks": "Winner on the Night", cortesía del vocalista, se lanzó como "single" en Europa y nueva confirmación del gran dominio del grupo para las "power ballads" (ésta en concreto, con su conmovedora melodía y precioso estribillo, es una imprescindible de su discografía). Y dos cortes que no pasaron del estudio y deberían haberlo hecho: la animada y pegadiza "Heatwave" y una versión muy decente de la mítica "Sunshine of your Love", retornando así la banda a sus raíces "rockeras" más directas.
Con este trabajo publicado a comienzos de año (del que los integrantes llegarían a renegar un poco), además de finalizar los '80, muy convulsos, para el cuarteto, también lo hizo su unión, la cual había aguantado sólida contra viento y marea la friolera de dos décadas (¿dónde se ha visto eso?). Pero así fue: Charlton se largó y comenzaría una carrera en solitario, formando incluso un grupo llamado Manny Charlton's Nazareth...lo que desató muy malos rollos entre él y sus antiguos compañeros.

Por otro lado una nueva época, redentora y revitalizadora, iba a comenzar para los escoceses, a cuyos brazos volvería su anterior guitarrista Bill Rankin: los '90.

Canción favorita: "See You, See Me"

Dan McCafferty: Voz
Manny Charlton: Guitarra/teclados/secuenciadores/programación
Pete Agnew: Bajo
Darrell Sweet: Batería

Dzal Martin: Guitarra
Phil Spalding: Bajo
Manny Elias: Batería
Danny Cummings: Percusión
("Trouble")
Mark Feltham: Armónica
("Lady Luck")

Sello
Vertigo