Nazareth - The Catch

Enviado por ChrisJiménez el Mar, 15/06/2021 - 23:11
Nazareth

1. "Party Down" - 6:24
2. "Ruby Tuesday" - 3:29
3. "Last Exit Brooklyn" - 4:01
4. "Moondance" - 4:45
5. "Love of Freedom" - 4:27
6. "This Month's Messiah" - 5:16
7. "You don't Believe in Us" - 6:34
8. "Sweetheart Tree" - 3:02
9. "Road to Nowhere" - 4:01

(10. "Do you Think About It?" - 3:50
11. "S.O.S." - 4:14
temas adicionales
)

[Full album]

Un regreso no triunfal, pero quizás necesario...para desconectar de la desafortunada existencia cotidiana...

A mediados de los '80 la industria musical parece que está pegando un vuelco, y las modas imperantes del momento cambian el rumbo de muchísimas bandas, que se veían impotentes ante sus competidores más jóvenes los cuales surgían a cada segundo que pasaba en la década. Muchos grupos tradicionales intentan experimentar con nuevos sonidos y estilos.
Algunos se pegaron el castañazo, otros consiguieron gustar a las nuevas generaciones; a fuerza de trabajo, Foreigner, TRIUMPH, ZZ Top, Uriah Heep o YES sí fueron alabados por sus seguidores de toda la vida y por una legión de fans de sangre fresca que les acogieron con los brazos abiertos...pues esa no fue precisamente la situación para los escoceses Nazareth.

A partir de que A&M les presionara para repetir el éxito de "Dream On" todo fue cuesta abajo, y se dio un completo abandono de sus raíces para dedicarse en cuerpo y alma al pop rock. Tras irse el teclista John Locke, "SOUND ELIXIR", su peor esfuerzo y donde sólo se puede rescatar el primer tema ("All Night Radio") y la balada "Where Are you Now?" fue la respuesta a la gran pregunta "¿podían seguir Nazareth?"; al final cayeron, fueron relegados al estatus de dinosaurios, el guitarrista Billy Rankin se fue para probar suerte en solitario y de nuevo como cuarteto los chicos firmaron un contrato con Vertigo Records.
En aquel 1984, además de ser los años dorados del heavy metal, estaban despuntado "AGENT PROVOCATEUR", "MCMLXXXIV", "THE WORKS" o "GRACE UNDER PRESSURE", que probaban que adaptarse a las modas no parecía algo tan malo. Pero algunos no estaban hechos para tener éxito en la misma época (buen ejemplo es el de Jethro Tull y su "UNDER WRAPS"), y eso intentaron demostrar los escoceses; a finales de Septiembre salió a la venta "THE CATCH", grabado en los Castlesound Studios de Escocia y producido por John Eden. Sin duda estamos ante un trabajo enfocado en el pop del momento.

Si bien esto es lo menos "nazarethiano" que se haya escuchado, como disco de pop rock individual tampoco está tan mal...si uno procura olvidar que los tipos que abren el primer tema son los mismos que aseguraban trallazos inclementes en "EXPECT NO MERCY" o "HAIR OF THE DOG"; lo mejor es oírlo sin prejuicios, y asimilado ese gran esfuerzo hay que reconocer que el álbum posee algunas buenas canciones. También juega en otra liga que el incoherente e inofensivamente "aorero" "SOUND ELIXIR"; "THE CATCH" tiene todo su punto de mira en explotar el filón del pop americano en su máxima expresión.
Entretenida pieza para una discoteca de la época, con teclados arrojando azúcar, una batería electrónica a cargo de Darrell Sweet de lo más cuca y los dejes ásperos de un McCafferty que parece querer sonar a lo Lou Gramm, pero sucumbiendo a su cada vez más gastada garganta; seis minutos donde se mezclan potentes guitarras eléctricas con acústicas y manteniendo una sección rítmica constante; hay un solo de guitarra de Manny Charlton que resulta raro de oír entre tanto secuenciador, un estribillo muy (pero muy, muy) repetitivo y unas letras que hablan de una noche de fiesta lúdica llena de alcohol y chicas...y punto. Deléitense con el extenso "Party Down", y comprenderán la senda que toman los de Dunfermline.

Grandilocuente, comercial a más no poder, haciendo uso de las más modernas tecnologías para sonar moderno y fresco, y con retazos "rockeros" muy pronunciados si uno se fija bien, y en esta misma línea se lucen la enérgica "Last Exit Brooklyn" (con el veterano vocalista quemando su garganta cazallosa en un tema trepidante que deja claro que los muchachos, quienes se reparten las labores de composición, siguen siendo capaces de hacer buen rock, aunque sea entre teclados y sonidos edulcorados) y una dura y pesada, de intensa base rítmica "This Month's Messiah" (cuya desesperación e incertidumbre por encontrar una salida son las pautas que marcan las líricas de este corte más emparentado con el heavy metal americano, aunque también de tendencias comerciales).
Pero sorpresa, los Nazareth más acaramelados aparecen en el horizonte y nos echan encima tímidas y entrañables golosinas que sin duda resultan lo menos interesante del disco, como ese casi medio-tiempo "Moondance", que uno esperaría escuchar durante los créditos finales de cualquier película romántica de los '80 y que ejemplifica bien esas cualidades, en especial ese insistente ritmo suave; lo mismo sucede con esa ópera techno pop de más de seis minutos y desvaríos disco repetitivos en la onda de "Party Down" llamada "You don't Believe in Us" (dedicada al manager de la banda, Jim White, por razones que ya conoceremos) y la emotiva versión súper "poppy" del "Ruby Tuesday" de los Rolling Stones, que se sacó como primer "single", gozando de algún éxito en los charts.

Se agradecen por ello cortes donde los escoceses sí demuestran talento como el animado "Sweetheart Tree", la revisión del clásico de los '60 "Road to Nowhere" del matrimonio Gerry Goffin/Carol King, y que Nazareth versionean magistralmente cerrando así el plástico, donde resuena el grueso bajo de Pete Agnew más que en cualquier otro tema, y una de las más conmovedoras baladas que ellos jamás interpretaron, "Love of Freedom", pomposa pieza, densa y de espíritu épico, cuya tensión se desarrolla poco a poco entre la rasposa voz y los redobles de la batería hasta estallar en un clímax sobrecogedor. Un mágico momento.
Ya casi todas las ediciones especiales cuentan con la cara "B" del "single" de "Party Down", un adictivo "Do you Think About It?" que es otro lúdico momento, sin salirse de los parámetros que había trazado la banda (aunque ya podían haber dejado este en el LP en vez del empalagoso "Moondance"), y una rareza posteriormente editada y remasterizada, nada menos que la versión del "S.O.S." de ABBA, que abusa también de secuenciadores, teclados y baterías electrónicas, pero su esencia es distinta, más densa y oscura, y de un marcado sentimiento "rockero", acercándose a "Last Exit Brooklyn". "THE CATCH" no se presentó en EE.UU. hasta más tarde, gozó de un buen recibimiento en muchos países de Europa y como es obvio tuvo una nula repercusión.

Una obra que sirve para mostrar el lado más oscuro de la carrera del grupo, tanto a nivel creativo como a nivel profesional, pues su manager (del que hablamos antes) reeditaba y distribuía ilegalmente muchos de sus discos desde su propia compañía, Sahara Records, que fueron quitados de enmedio en cuanto los anteriores fueron a juicio y ganaron el caso.
Tras esta racha de baches infinitos reorganizaron sus ideas y junto a su ingeniero de sonido, Calum Malcolm, y Doug Banker, buen amigo de A&R, hicieron lo imposible para uno de sus mejores esfuerzos en años ("CINEMA"), aunque lo de intentar renovarse para calar en el panorama moderno les llevó a fracasar estrepitosamente.

Canción favorita: "This Month's Messiah"

Dan McCafferty: Voz
Manny Charlton: Guitarras/teclados
Pete Agnew: Bajo
Darrell Sweet: Batería

Sello
Vertigo