More - Blood and Thunder

Enviado por el richard de … el Mar, 16/07/2019 - 15:42
4330

1. Killer on the Prowl
2. Blood and Thunder
3. I Just Can't Believe It
4. I've Been Waiting
5. Traitor's Gate
6. Rock and Roll
7. I Wanna Take You
8. Go Home
9. The Eye
10. Nightmare

Disco Completo

Cada movimiento tiene sus titanes. El thrash metal de la Bay Area tenía a Metallica y a Exodus, el rock duro de los 70s tenía a Led Zeppelin, Black Sabbath y Deep Purple, y la NWOBHM tenía a Iron Maiden y Saxon. Pero está claro que el heavy que se precie pronto irá en busca de más, y a causa de ello nacieron las escenas underground, en las que se podrían encontrar discos similares en calidad a los de los grandes pero que habían tenido mucho menos reconocimiento. En el caso de la NWOBHM en esta categoría podríamos encontrar a Angel Witch, Diamond Head o Raven. Sin embargo, hoy nos encontramos con un caso especial, con un disco que pese a mostrar una gran calidad siquiera consiguió alcanzar a los círculos underground, quedando perdido en las arenas del tiempo para el resto de la eternidad.

More practican un estilo de sobras conocido para cualquier amante del género, creando una serie de riffs cercanos al hard rock pero aumentando su potencia y velocidad, como ya habían hecho antes los míticos Saxon. Sin embargo, en ciertas canciones se permiten sonar más melódicos, incluso algo épicos a ratos. A mí personalmente en este sentido me recuerdan a Quartz, otro grupazo que aún no ser muy conocido coció un clásico de nombre Stand Up and Fight, que debería ser de obligada escucha para cualquier fan del movimiento.

Lo primero que pensamos al tener el disco en las manos está claro, y es que creo que es inevitable pasar por alto semejante despropósito de portada. En ella podemos ver a Kenny Cox sosteniendo su guitarra de la forma menos épica posible, con el pelo estufado, sudor reflejándose en su cara y la típica cara de desgana que pones en la foto número 200 de la comida familiar. La madre que los parió, ¿en qué estarían pensando? La verdad es que cuando uno ve semejante despropósito de imagen puede llegar a comprender porque esta gente no llegó a nada más, porque es que tenía que dar vergüenza tener esa imagen en tu estantería al lado de Killers, Filth Hounds of Hades o On Through The Night. Narices, tenía que dar vergüenza hasta a ir al dependiente a decirle que el que te llevabas era ese.

Por suerte, una vez el disco arranca con “Killer on the Prowl” se nos pasa el disgusto. Los riffs son afilados, muy hard rockeros, pero con muchísima potencia, y la voz de Mick Stratton (quien hacía su debut en la banda) suena perfecta para su estilo. Es probable que a muchos este tipo de voz más desgarrada no les termine de convencer, y aunque es cierto que no es ningún prodigio vocal a mí me parece que encaja perfectamente, y es que al fin y al cabo, More tampoco es que sean ninguna clase de prodigio.

“Blood and Thunder” (que nada tiene que ver con el celebérrimo tema de Mastodon) tiene un riff asesino, de los mejores del disco, aunque ese mini-solo de batería que aparece hacia mitad del tema me sobra completamente, y me parece que frena el ritmo frenético de la canción. “I Just Can’t Believe It” se muestra más melódica hasta la explosión de ese estribillo 100% hard rockero, mientras que “I’ve Been Waiting” se erige como uno de los mejores cortes del disco gracias a su gran riff principal y ese fantástico interludio, más en la vena épica que os comentaba antes (con una actuación acojonante de Mick).

La primera cara termina con “Traitor’s Gate”, un excelente tema que de nuevo me recuerda a sus hermanos mayores Saxon. Y en lo que respecta a la cara B nos encontramos más de lo mismo, pero algo menos inspirado y falto de fuerza, lo que hace que el nivel general del disco baje un poco. Quizás valga la pena mentar la final “Nightmare”, en la que Kenny Cox da rienda suelta a toda su creatividad, con secciones acústicas muy logradas y una larga parte solista que, si bien no llega a la altura de los grandes de las seis cuerdas, sí que hará disfrutar mucho a cualquier adepto de nuestro ruido favorito.

Este Blood and Thunder y su predecesor Warhead no van a cambiar tu vida para nada. Son discos con cosas que ya se habían hecho antes y mejor, con altibajos y con algunas carencias en sus músicos. Sin embargo, algo tienen que hace que los rescate cada unos cuantos meses, y es que en esta época parece que hasta los músicos de segunda fila conseguían hacer discos más que dignos. ¿Qué será lo que comerían? Tres cuernos para Blood and Thunder (-3 para su portada), sobre un 6.5/10.

Mick Stratton: Voz
Kenny Cox: Guitarra
Brian Day: Bajo
Andy John Burton: Batería

Sello
Atlantic Records