Megadeth - The World Needs a Hero

Enviado por Hawkmoon el Lun, 06/12/2010 - 07:41
351

1. Disconnect
2. The world needs a Hero
3. Moto Psycho
4. 1000 Times Goodbye
5. Burning Bridges
6. Promises
7. Recipe for Hate... Warhorse
8. Losing My Senses
9. Dread and his fugitive mind
10. Silent Scorn
11. Return to Hangar
12. When

Septiembre, año 2000. Megadeth abandona Capitol Records después de 15 años de alianza, y trás el estrepitoso fracaso de "Risk", o lo que es lo mismo, la intentona fallida (onda Load) de Dave de ponerse al nivel de sus ex-compañeros de viaje, Metallica. Además, la espantada del icónico hacha de la banda, Marty Friedman (sustituído en pleno tour por Al Pitrelli, ex-Savatage y ex-Alice Cooper, un año después de la expulsión de, su también icónico batería, Nick Menza) le hizo su daño a la formación. Capitol es un sello enorme y el Metal no es una prioridad en dicho lugar. Dave quiere pertenecer a un sello discográfico, que además de infraestructura , tengan el Metal como lema y finalidad. Prefería ser el rey en una escudería más pequeña y no uno más en el reino enorme de Capitol. Megadeth cambiaron de discográfica a Sanctuary- Metal-Is, la disquera auspiciada en parte por Rod Smallwood, el mánager (y mandamás) de Iron Maiden, que llevaba por aquel entonces los carrerones de gente como Gamma Ray o Halford.

Así pues, ese mismo mes, se edita "Capitol Punishment" (en clara referencia al Castigo Capital y la relación con la casa de discos) un recopilatorio con lo mejor y más granado de la banda desde 1986 a 1999, con la excepción de dos temas de nuevo cuño (la poderosamente rítmica y vacilona "Kill The King" (el mejor tema que ha grabado Megadeth en el nuevo milenio)y "Dread and the Fugitive Mind).

Un disco, que pese a ser un recopilatorio, vendió bastante más de lo esperado. Dave, en su afán por liberarse de ataduras , también lo hace de Bud Prager (el mánager que les convirtió en superventas). El líder de Megadeth volvía a limpiar de un plumazo todo. Cuando Dave reinventa...lo hace de veras. El fin de año nos trajo la versión del "Never Say Die" de Black Sabbath (para la segunda parte del recopilatorio Nativity in Black), como aperitivo al nuevo disco, y un show en Anchorage , Alaska , para agradecer a los fans todo su apoyo. Pitrelli y Degrasso ya eran miembros de pleno derecho y respetados. La huída del tándem Menza-Friedman nunca ha sido una herida curada, pero las ansias de los fans, en pleno 2001, por notar de nuevo a Megadeth, en plan "Heavys", molaba mucho. La calma trás la tormenta, pero en éste caso, la tormenta nos iba a llegar después de esa calma arriesgada que fue "Risk". Dave, que no es tonto, notó el descontento del fandom ante su espíritu vanguardista, y decidió de una vez, y para siempre, ser el héroe que el Metal necesítaba.

Mayo, 2001. Se edita "The World needs a Hero" (el mundo necesita a un héroe) a través del sello Sanctuary Music-Metal-Is, producido por Dave Mustaine y Bill Kennedy. La portada, obra de Hugh Syme, el artista de las ilustraciones para "Countdown to Extinction" o "Youthanasia", nos muestra a un Vic Rattlehead furioso saliendo del pecho de un moribundo Mustaine, en plan "Alien", vaya. Además, para la ocasión, volvemos a encontrarnos con el logo de toda la vida, que perdimos durante la intentona comercialoide del pasado. Una metáfora de lo más evidente...Vic volvía con toda su fuerza a las portadas (de las que fue alejado en 1992) y Mustaine, dejaba salir de nuevo el sonido metalero del combo, y su espíritu dañíno y salvaje. O eso creemos.

"Disconnect", el primer tema, un "Angry Again" de diferente cadencia, pero de similar región, enseña que la banda vuelve por sus fueros pre-"Cryptic Writings", con una buena amalgama de sonido denso y melodia, y con una banda muy cohesionada. El sonido del disco nos retrotrae a las eras de "Rust in Peace" o "Countdown to Extinction", bañado en un lago, donde fluyen las aguas del pasado y las corrientes de la producción de 2001. Una espécie de entrada a un pasado futuro, o a un futuro pasado.¿Quién sabe?.Lo que sí sabemos, es que Megadeth suenan fuertes, suenan a Megadeth, y aunque Nick o Marty no están en el combo, el aura del tema nos tranquiliza, Megadeth vuelven a la armada metalera. Se acabaron los riesgos innecesarios. La voz de Dave, muy bien producida, sigue siendo un referente, y el tema demuestra que hay vida después de morir...o muerte. Megamuerte. Megacojonudo primer impacto. Ya habían ganas de mover el cuello con éstos.

El tema-título, "The World Needs a Hero", actúa a modo de himno revolucionario, arropado por el sonido rítmico de Mustaine y los suyos. Un tema con gancho, que parece mixturizar en un track las eras "Youthanasia", "Countdown" y "Rust", es decir, comercialidad explícita en cada riff y línea vocal, pero impolutamente ejecutada, mientras que "Moto Psycho", de la que se rodó incluso un moloncete y típico clip, se establece como la más comercial y típica de los Megadeth metaleros de mediados de los 90. LLevamos tres temas y no sabemos ni hemos puesto el nuevo disco o, por el contrario, nos hemos equivocado y nos hemos metido, el "Rust in Peace" en la cadena.

Una intro amenazante como un tiburón, martillleante hasta decir basta, actúa de intro a la pegadiza "1000 Times Goodbye", tema en torno a las despedidas trás una relación. Momento oscuro y ganchero, con toques de producción futurista, mucho baile entre voz y guitarra, y los típicos crescendos melódicos y rifferos made in 90's. Pitrelli y Mustaine no poseen la magia de los duelos pasados con Friedman, pero el ex-Savatage está curtido y tampoco se queda atrás.

"Burning Bridges" es todo un homenaje al Thrash lisérgico de los primeros tiempos, con un trazado veloz y rítmico, muy en onda material del "Peace Sells", pero sin la magia urbana y directa de la obra seminal de 1986.

"Promises" es una balada típica, pero adornada con el sello Megadeth, y uno de los temas más redondos y trabajados del disco. Llama la atención la multitud de nuevos arreglos orquestales del tema, y la sensibilidad que emana de la composición. Un punto de vista diferente, sobre el que ya indagaron en "A Tout Le Monde", pero a otro nivel, mucho más épico, aunque quizás más rimbonbante, y sin el efecto devastador del tema de 1994. No obstante, es una pieza con una exquisitez elegante, y nada privada de alma Metal. Una sorpresa, pero la mar de agradable. Está visto que si Dave ya tuvo su "The Unforgiven" con "A Tout le Monde", también iba a tener su "Nothing Else Matters", faltaría más. El lado más comercial de Megadeth, pero también el más bello.

"Recipe for Hate" (con gran trabajo de DeGrasso), "Warhorse" y "Losing My Senses", confirman el regreso del grupo al norte metálico. Suenan como antes pero con la fuerza del hoy. "Dread and the Fugitive Mind" (tema extraído del recopilatorio "Capitol Punishment", o sea, un corta y pega ), es sin duda de lo mejorcito del álbum (aunque está beneficiada, almenos a priori, por ese olorcillo a "Sweating Bullets"), y que sirve de inicio a "Silent Scorn", un instrumental tan calmado como bucólico. Insustancial, pero no carente de gracia y carisma. Un momento para meditar.

Segundas partes nunca fueron buenas, o eso dicen, pero se confirma con "Return to the Hangar", nueva entrega de su himno "Hangar 18", que pese a navegar por las esencias del tema de 1990, se hunde en comparación...tiene el mundillo técnico que hace rico a Megadeth, pero no explota como el anterior viaje al Hangar de las huestes de Mustaine. Está visto que Dave, busca el reecuentro con el pasado, volver a tener acceso a tocar y sentir determinado estilo de Metal, como es el agresivo, pero se intuye que ya no es nato en él. Simplemente calca, desde un presente digno, un pasado glorioso. Mucho ruido y pocas nueces, que podríamos decir. "When" cierra el disco, con un comienzo oscuro y bucólico se adentra en ondas más directas y metaleras. Un buen fin de fiesta, con buen riffeo y mejor ejecución, pues de si algo no se puede acusar a éstos tios, es no saber tocar sus instrumentos. Maestros en cada riff, en cada línea de bajo, en cada pegada de batería.

Por un lado, me enorgullezco de la facilidad con la que Dave se ha sobrepuesto del momento "Risk", y de ver como es capaz de seguir entregando ira musical metalera de la que nos mola a sus fans de toda la vida, pero por otro lado, dudo de su eficacia ya como el músico vanguardista, osado, desvergonzado, nihilista, cabrón e innovador que era. Todo me sabe a ya escuchado. Genial, pero nada que no pudiese estar en anteriores trabajos de la banda. No se trata de una evolución de un sónido, no, se trata de un calco en toda regla, pero almenos de propio material, que algunos hay, que encima, calcan de los demás. Dave no reinventa Megadeth en el nuevo milenio, no, la hace sonar como todos los fans, o su mayoría pedían, como en la era 1990-1994. Autoplagio o regalo a los fans. Una de dos. O ambas. Tú, contento, y él más.

Es innegable que nunca estaremos contentos. Si un músico innova, nos lo comemos. Si un músico se repite, es un dinosaurio, lo sé, la cuestión es quejarme, pero adoro a una banda como Megadeth, de hecho, amo su material 1986-1994 a rabiar, pero no me gustan los discos que no considero sinceros.

"The World Needs a Hero" no es el disco que Megadeth habrían editado en 2001, es el álbum que los fans le pedimos que editaran. Genial material, sin duda, pero nada que la propia banda haya hecho antes, y mejor.

3 Cuernos (altotes) por no ser auténtico, pero sí por ser tremendo. Aunque mejorable, éste disco ganaría enteros si "Kill The King" hubiese formado parte de él.

Dave Mustaine : Voz y guitarra
Al Pitrelli : Guitarra
David Ellefson : Bajo
Jimmy DeGrasso : Batería

Sello
Metal Is/Sanctuary