Marilyn Manson - WE ARE CHAOS

Enviado por Phil Patton el Dom, 13/09/2020 - 20:50
348

1. RED BLACK AND BLUE - 5:04
2. WE ARE CHAOS - 4:00
3. DON'T CHASE THE DEAD - 4:17
4. PAINT YOU WITH MY LOVE - 4:29
5. HALF-WAY & ONE STEP FORWARD - 3:17
6. INFINITE DARKNESS - 4:16
7. PERFUME - 3:33
8. KEEP MY HEAD TOGETHER - 3:49
9. SOLVE COAGULA - 4:22
10. BROKEN NEEDLE - 5:24

Este 2020 está siendo un año caótico en el sentido más amplio de la palabra. Estamos inmersos en una pandemia mundial que ha trastocado de manera radical la vida de millones de personas en todo el mundo y que ha sometido a las sociedades actuales a una situación completamente nueva que en términos maximalistas podríamos catalogar como apocalíptica. Parece pues, un buen año para recibir con los brazos abiertos una nueva obra de uno de los artistas más irreverentes y polémicos de los últimos tiempos. Marilyn Manson ha vuelto tras tres años de silencio con nuevo disco de profético nombre: WE ARE CHAOS.

Esta vez el Reverendo ya no cuenta con el buen hacer del productor Tyler Bates y ha apostado como nuevo compañero de viaje por el compositor Shooter Jennings. Había incertidumbre por ver cuál sería el resultado de esta nueva dupla. El contraste del shock rock industrial de Manson con la esencia country de un artista como Jennings es sin duda una combinación curiosa que, sin embargo, no llega a pillar por sorpresa si analizamos sus últimos trabajos. Ya en The High End of Low hizo sus primeros tanteos con el country en temas como 'Four Rusted Horses' y The Pale Emperor se puede considerar prácticamente un disco de blues industrial.

El lanzamiento del single 'WE ARE CHAOS', un tema esencialmente pop que sorprendió por su musicalidad brillante y melodiosa, hizo presagiar que efectivamente este nuevo trabajo iba a ser una apuesta arriesgada de Manson, abrazando sin complejos tesituras más acústicas y moviéndose por estilos como el country y la americana, pero manteniendo una esencia gótica marca de la casa. Una vez escuchas el disco entero llegas a la conclusión de que, si bien 'WE ARE CHAOS' es una buena muestra de lo que escucharás a lo largo del LP, no representa ni mucho menos todo lo que esconde. Porque efectivamente hay canciones que navegan por estilos y sonidos por los cuales apenas se había sumergido antes, pero también encontramos algunos ejemplos que representan al Manson más clásico, es decir, el que prioriza la distorsión, la agresividad y el "shock value" por encima de la melodía.

Una buena muestra de esto último es la inicial 'RED BLACK AND BLUE', que empieza con una larga introducción hablada que nos retrotrae a los tiempos de Portrait of an American Family. Es una de las canciones más agresivas del plástico y también una de las menos arriesgadas, ya que hace gala de muchos patrones ya escuchados en Heaven Upside Down e incluso en Born Villain. No es un mal tema, pero como carta de presentación despista más que introduce. Por el contrario, 'DON'T CHASE THE DEAD' toma prestado un sonido ochentero que bebe tanto de Joy Division como del David Bowie de la etapa de Berlín. Puro sonido New Wave que nos muestra a un Marilyn Manson liberado de su corsé estilístico y que no teme sumergirse de lleno en todas aquellas influencias que siempre habían formado parte de su sonido (el aroma a Mechanical Animals se intuye en todo el disco) pero que nunca habían sido plasmadas de manera tan explícita.

'PAINT YOU WITH MY LOVE' es en mi opinión una de las joyas de la corona (la otra sería 'BROKEN NEEDLE'). Un corte romántico cargado de bellas melodías donde Manson nos seduce con un registro absolutamente inédito en todo su catálogo. El desarrollo es de lo más interesante, estructurando la canción en dos partes claramente diferenciadas. La primera, más cristalina y pop; la segunda, atmosférica, tétrica y espacial. 'HALF-WAY & ONE STEP FORWARD' no resulta tan sorprendente a pesar de su efectiva línea de piano cíclica y su aproximación sutil a terrenos más modernos dentro del pop actual, pero tiene la suficiente personalidad propia y es un digno final de la primera cara del LP.

A partir de aquí el disco se estanca en cuanto a su capacidad por explorar distintos géneros y tonalidades, escuchando a un Manson más predecible y comodón. 'INFINITE DARKNESS' y 'PERFUME' no aportan nada que sea destacable y navegan en aguas que ya hemos explorado infinidad de veces en anteriores discos. La primera es un pobre intento de recobrar la suciedad e inmediatez de los tiempos de Antichrist Superstar, mientras que la segunda solo puede despertar cierto interés por su caminar con el clásico swing 'á la Manson' que ya es marca registrada del artista, pero que aquí sencillamente suena a piloto automático y escasez de ideas. En cambio, 'KEEP MY HEAD TOGETHER' sí que supone un punto fuerte en el álbum. Corte dinámico con cierto groove alternativo y producido con un gusto exquisito. Además, posee uno de los pocos solos de guitarra de todo el plástico, el cual le aporta carácter y fuerza.

Las dos últimas canciones destacan por su oscuridad y probablemente sean las que líricamente posean una carga más emotiva y personal. 'SOLVE COAGULA' es la más atmosférica y lúgubre, con unos teclados muy al estilo de grupos como Bauhaus o The Cure y una pegadiza melodía de guitarra. Por otro lado, la conclusiva 'BROKEN NEEDLE' es, a opinión de un servidor, la guinda de WE ARE CHAOS y el mejor ejemplo de por dónde debería haber ido la dirección sonora de todo el disco. Aquí volvemos a escuchar las guitarras acústicas y esa esencia country-gótica-baladística de temas como 'WE ARE CHAOS' o 'PAINT YOU WITH MY LOVE'. Instrumentalmente posee infinidad de detalles pero me gustaría destacar ese piano que se eleva justo antes de la última parte de la canción y que dibuja una melodía casi atonal con tintes jazzísticos que me recuerda a esos arreglos de piano que podíamos escuchar en el Aladdin Sane de Bowie.

A la hora de hacer una valoración global, no puedo evitar sentir cierta sensación agridulce. La influencia de Jennings en el sonido de WE ARE CHAOS es palpable a lo largo de todo el plástico, pero no de manera homogénea. Quizás en este sentido Manson debería haber sido más intuitivo y apostar completamente por ese nuevo registro. Temas como 'WE ARE CHAOS', 'DON'T CHASE THE DEAD' o 'BROKEN NEEDLE' (los más sólidos del álbum) nos demuestran que Manson es capaz de desligarse musicalmente del peso de su personaje. Pero por otro lado, ya sea por incapacidad o falta de valentía, se siguen apreciando ciertos tics y viejas prácticas que a estas alturas de su carrera deberían estar más que superados.

The Pale Emperor (su obra más madura y sólida de los últimos años) supuso un punto de inflexión que abrió una nueva etapa después de una serie de trabajos muy flojos. La honestidad que pudimos apreciar en ese disco se diluyó lastimosamente en Heaven Upside Down, el cual obtuvo cierto éxito comercial, pero artísticamente suponía un paso atrás y nos mostraba a un Manson más preocupado por mantener viva la llama de su personaje que en querer explorar la línea trazada en The Pale Emperor.

Dentro de esta última etapa, WE ARE CHAOS se distancia claramente de su predecesor y se erige como uno de sus álbumes más personales y musicalmente más eclécticos (podemos afirmar que nunca antes Manson había plasmado de manera tan descarada su amor por David Bowie). Pero, por desgracia, carece de la coherencia y buen hacer de The Pale Emperor. Además, 'INFINITE DARKNESS' y 'PERFUME' son dos manchas demasiado notorias en un álbum de escasos 40 minutos. Dicho esto, la labor de Shooter Jennings como productor y mano derecha de Manson ha sido más que satisfactoria, a pesar de que la sombra de Tyler Bates sea demasiado alargada. Por suerte, WE ARE CHAOS sigue bebiendo en gran parte de la impronta que dejó Bates y, en este sentido, a nivel de sonido y producción, posee todos los puntos fuertes que tenían los dos trabajos anteriores.

La separación del artista respecto del personaje va a ser para Marilyn Manson una eterna lucha con la cual parece que tendrá que lidiar hasta el final de su carrera. Pero en esta dicotomía nada sencilla lo que debería ser evidente es que el paso del tiempo es inmisericorde y no entiende de dilemas artísticos. Llegará un día en que la persona ya no podrá encarnar al personaje y será en ese momento cuando podremos vislumbrar en su más cruda esencia la verdadera naturaleza de un individuo cuyo máximo pecado fue creer que él podía ser su propia obra.

Marilyn Manson – Composición, vocales, producción, guitarras
Shooter Jennings – Composición, guitarras, piano, producción
Juan Alderete – Bajo
Jamie Douglass – Batería
Ted Russell Kamp – Bajo
Brandon Pertzborn – Batería
Mark Rains – Ingeniero de sonido
Aubrey Richmond – Violín
John Schreffler – Guitarras, pedal steel
David Spreng – Ingeniero de sonido
Paul Wiley – Guitarras

Sello
Loma Vista