Immortal - At the Heart of the Winter

Enviado por Hawkmoon el Mié, 24/11/2010 - 23:31
1215

1. Withstand the Fall of Time
2. Solarfall
3. Tragedies Blows At Horizon
4. Where Dark And Light Don't Differ
5. At the Heart of the Winter
6. Years Of Silent Sorrow

Las hordas noruegas del Black Metal no descansan jamás. Desde que a mediados-finales de los 80 las tropas escandinavas, con Mayhem a la cabeza del movimiento, se hicieron con las semillas plantadas por Venom, Bathory, Slayer, Mercyful Fate o Celtic Frost, nuestra escena ha visto pulular formaciones de lo más diverso (Emperor, Enslaved, Satyricon, Carpathian Forest o los ultracriticados y supuestamente "vendidos" Dimmu Borgir), todas ellas con sus propios mensajes y sonido diferenciador. Entre la multitud siempre destacaron Immortal, y más por sus líricas (dedicadas al clima, al frio, al hielo o a las sensaciones que produce el invierno), que por el sonido, aún por madurar, del combo Blacker.

Los años son una escuela perfecta para todo, y como no, el tiempo y el bagaje que dan los tours, los conciertos, el tiempo en un estudio y la propia práctica, además del consabido talento nato, se ocuparon de que Immortal ganasen, paulatinamente, un peso en el panorama musical más extremo. Trabajos como "Diabolical Fullmoon Mysticism","Pure Holocaust", "Battles in the North" (para muchos, su obra maestra) o "Blizzard Beasts" (altamente influenciado por el Death Metal de Morbid Angel) pulieron del todo las taras de los músicos y los prepararon de cara, a lo que debía ser, el disco que les catapultase a un mayor nivel. Emperor, Satyricon o Mayhem ya gozaban de los placeres del éxito crítico y un masivo seguimiento, y ahora, le tocaba a Abbath, máximo mandatario del sonido de Immortal, mover ficha e ir a por todas.

El destino, es cruel en más de una ocasión, y una lesión irreversible (una especie de tendinitis de lo más jodida) en las manos de Demonaz, privaba a la formación de una de las mayores bazas en su sonido, su guitarra. Pero Abbath, en una muestra total de compañerismo y confraternidad, "elevó" a Demonaz al nível de compositor lírico (algo que los fans siempre hemos visto como un acierto) y él, a partir de ahora, se iba a hacer cargo, además, de grabar las guitarras. En el pasado, Abbath, había grabado sus lineas de bajo, de batería y de voz, y ahora, salvo la batería (que quedaba en manos del tremendo fichaje que es Horgh), el nuevo trabajo iba a ser un puro derroche de "energia Abbath". Prácticamente lo que siempre fue Immortal, sólo que ahora, todo se iba a hacer más obvio y palpable. Immortal siempre fue el "coche" de Abbath. Ahora, nos ibamos a enterar todos.

"At the Heart of the Winter" no sólo iba a ser el quinto disco en la carrera de Immortal. El disco de 1999 era "un nuevo comienzo" con todas las de la ley.

Grabado en los Abyss Studios de Peter Tägtgren, el disco posee (en dura pugna con "All Shall Fall") una portada bellísima, trabajada y que nos muestra, en todo su esplendor, el fictício reino de Blashyrkh. Sin duda alguna, se agradecen portadas así en la banda, pues tanta portada con los músicos como carátula, además de no definir para nada, a priori, un trabajo, era una idea de lo más manida. Un acierto total de ilustración, que muestra la fuerza helada de la banda con solo una mirada. Una vez ya conoces el disco y lo degustas a menudo (como es mi caso), la verdad es que notas como se complementa el dibujo de marras con lo que oyes. Así da gusto, eso si, una vez editaron más discos, volvieron al rollete de ponerse en las fotos (es toda una cutrada que un discazo como "Damned in Black" tenga una de las portadas más lamentables que recuerdo, junto a la del "Into Glory Ride" de Manowar). Bueno, venga, sin más rollos. Viajemos todos juntos a Blashyrkh y a ver que nos cuentan.

"Withstand the Fall of Time" nos sorprende, de primeras, con un sonido francamente demoledor en las guitarras y en la batería. Se nota que Tägtgren domina los elementos de un estudio tanto como las seis cuerdas de una guitarra (tal y como demuestra con sus poderosísimos Hypocrisy). Los anteriores trabajos del combo contenían unas composiciones de calidad fuera de toda duda y con una gran nivel y fuerza en la tesitura de muchos temas, pero Immortal nunca han sonado igual de bien producidos, fuertes y cohesionados. Parece que alguien ha quitado las telarañas que opacaban el cortante y rudo sonido de los noruegos y los ha convertido, por fín, en un "iceberg de acero". La voz de Abbath, también ha experimentado una sustancial mejora frente al pasado, tanto a nivel de producción, como de madurez en sus cuerdas vocales. "Withstand the Fall of Time" juega una baza fundamental en éste disco, y no solo a nivel "apertura de disco gloriosa". El tema navega a sus anchas por el pasado musical de la banda, con su mismo tono y épica natural de siempre, pero con una energía Thrash y malsana que hace que ya no veas a Immortal como a los "hermanos pequeños" de los demás paladines del movimiento. Demoledora, preciosa e intensa primera pieza a degustar. Menudo cambio se han pegado Immortal, antes eran semidioses, pero ahora ya, fuera de toda duda, los ponemos en su trono.

Con un aire, en esencia, a los fieros mundos ultrarítmicos y de poderosa pegada de "Blizzard Beasts", nos llega "Solarfall", con unos dejes Kreator, anclados en las cuerdas de Abbath (tanto en la del bajo como en la de su guitarra) y un blast beat francamente demoledor (cortesía de ese Horg, que ya se ha ganado el puesto de "immortal" batería de la banda). Las pausas, para la creación de melodias alternas y de baja intensidad, pero altamente preparatorias para lo que va a acontecer, hacen ganar ampulosidad a la canción. Demonaz siempre fue un tremendo guitarra, pero nos bastan dos temas para comprender que con Abbath a la voz y a la guitarra (y al bajo), Immortal han ganado en afilamiento.

"Tragedies Blows At Horizon" arranca con furia Blackmetalera de primer nivel para ir, poco a poco, descomponiéndose, cuál Puzzle de acertijos, e ir desmenuzando todo tipo de reminiscencias ochenteras (a Bathory o a Venom) a través de una explosiva combinación de riffs salvajes, cólera y una composición más que trabajada. Los mágicos bajos que Abbath hace cabalgar a solas (junto a la pegada de su buen amigo Horgh) fluyen como una misma luz y entregan otra joya de madurez y entrega musical. Es encomiable, como sólo dos años después de su "Blizzard Beasts" la banda parece atesorar el conocimiento sonoro" equiparable a diez años, y no a dos.Llama también la atención, la duración de los temas. Pues Immortal, eran de dar cera a temas de tres minutos de duración, pero se salen ahora con unos temazos de una media de duración de 8 minutos. Algo que puede ser un arma de doble filo si no eres un gran compositor, pues corres el peligro de aburrir a las moscas (si la cosa pierde sentido al durar tanto). Pero no es éste el caso. Immortal te hacen viajar, a través de diversas fases emocionales en todos sus temas. La agresión sonora es siempre una máxima, en eso no hay problema, pero ahora la recubren con multitud de ingredientes que no esconden una mayor ansía compositiva, que pueda abarcar más espectro musical que el obvio que vigilan un grueso enorme de bandas de Black Metal, encorsetadas en un mismo barrio musical, sin una leve acotación que los diferencie de otros. Immortal "se desmarcan" de los demás, pero con la calidad de siempre. Eso siempre alegra.

Immortal siempre serán una banda de Black Metal, y eso lo vamos a notar con "Where Dark and Light Don't Differ", donde los conocimientos del pasado tienen un espacio para el tributo. Con un sónido menos pulcro, éste temazo podría pertenecer a "Battles in the North", pues se siente ése mismo filo helado y cortante en cada eco de la voz de Abbath, en cada rascada a sus pastillas y en cada ataque al doble bombo de Horgh. Brutalidad extrema, extremadamente onírica y directa. Cuatro temas, cuatro joyas. Como para quejarse...

Unas cuerdas leves y graciles nos anuncian la llegada del invierno. Vamos a hundirnos en breve en su corazón, y de paso en el tema-título de ésta pedazo de obra maestra. Llega el turno de "At The Heart of the Winter", que con un teclado de aura preciosista y tranquila, nos sumerge en una marea helada de riffs ochenteros (la escuela Thrashmetalera se une ahora a la más clásica, atravesando esa nube negra, que crea la conjunción de Abbath y Horgh en un estudio o en un escenario). Cambios de rítmo candentes, tempos rítmicos frenéticos y una emoción indescriptíble se apodera ahora de nosotros. La soltura con la que la banda afronta y vive la canción se transmite y nos parece haber oido el tema en más de una ocasión. Tema que bebe de tiempos pretéritos pero que busca su propio sello, y doy fé, de que lo consigue. Impagable parte final, con esos riffs que parecen pesar toneladas. Sin duda alguna, un tema que ya anticipa el devenir de futuros discos como "Damned in Black". El poder de el Heavy clásico no se puede desdeñar, y Abbath lo incluye en el menú haciendo la movida doblemente apetitosa. Si amas a Manowar y a Emperor, es dificil que te resistas a "At The Heart of The Winter".

El invierno siempre se acaba y el sol, todo un cabronazo, acaba saliendo y deshaciendo el hielo. Antes de que eso pase, Immortal nos obsequían con la última pasada del trabajo y nos dejan a merced de "Years of Silent Sorrow", una maravillosa e híbrida "criatura" que podrían haber firmado Kreator si no fuese por esa voz de Abbath que lo delata. El Thrash germano es una influencia tan obvia en Immortal, que el entrañable frontman ni se molesta en negarla, simplemente, disfruta tocando en una especie de realidad alternativa y oscura, donde Kreator nacieron en Noruega y escuchaban más Black Metal que Thrash. Una técnica más que soberbia, desconocida hasta el momento en el grupo, empapa "Years of Silent Sorrow" desde principio a fin, pero sin olvidar dejes que harían que Quorthon esbozase una sonrisa. Immortal, son Bathory, Manowar y Kreator, todo en uno, pero eso si, no hablamos de una banda que clona sonidos y los toca como si de un androide se tratase, no, Immortal elevan a niveles místicos, de extraños tempos y atmósferas, la influencia de esa triada de bandas que dignificaron un género (el Metal) y han alimentado a millares de bandas, Immortal entre ellas. Eso si, que todos los que se alimentan de influencias, supìesen digerirlas y cagarlas como éstos diablos del estilo.

"At the Heart of the Winter" fusiona la mística y la energía de un disco como "Battles in the North", y le suma la pegada, la fuerza y los cojones (con ínfulas Deathers) de "Blizzard Beasts", con lo que nos hacemos una idea, de que éste trabajo es más que soberbio. Es grandioso.

5 cuernos bajos, ya que, para mí, "All Shall Fall" es la cúspide de su sonido, y éste "sólo" una antesala a lo que estaba por llegar. Pero bueno, 5 cuernos son 5 cuernos...bajos, medios o altos, poco le importa a Abbath. Alegra esa cara tio, que no siempre hace frio en el corazón de los fans.

Indispensable trabajo (tanto si eres Deather, Thrasher, Heavy o Blacker). Si amas la buena música, amarás "At The Heart of the Winter".

Abbath : Voz, Guitarra, Bajo y Teclados
Horgh : Batería

Sello
Osmose