Iced Earth - Tribute to the Gods

Enviado por Hawkmoon el Mié, 02/02/2011 - 00:39
719

1. Creatures of the Night (Kiss)
2. The Number of the Beast (Iron Maiden)
3. Highway to Hell (AC/DC)
4. Burnin' for You (Blue Öyster Cult)
5. God of Thunder (Kiss)
6. Screaming for Vengeance (Judas Priest)
7. Dead Babies (Alice Cooper)
8. Cities on Fire (Blue Öyster Cult)
9. Long Way to the Top (AC/DC)
10. Black Sabbath (Black Sabbath)
11. Hallowed Be Thy Name (Iron Maiden)

Iced Earth vivían una era de lo más exitosa, molona y fructífera, justo a principios del nuevo milenio. El éxito de "Horror Show" y "Something Wicked This Way Comes", y el aura de trabajos de culto que tienen obras como "The Dark Saga" o "Night of the Stormrider", habían posicionado a la banda como una de las predilectas de la parroquia clásica, y la figura de Jon Schaffer, mandamás del territorio helado, era tan reverenciada, en algunos circulos, como la de grandes líderes musicales. Todo les iba de cara a los americanos (ya les tocaba) y se iban a tomar unas merecidísimas vacaciones, después de girar y girar, casi ininterrumpidamente, desde el año 97. La bandaza de Schaffer recogía sus frutos, y lo hacía en forma de ventas molonas y mucho amor de sus fans. Entiendo que al no-fan de Iced Earth, la cosa le dé igual, pero el seguidor de la banda, y más en ese periodo, parecía que tenía a unos nuevos Iron Maiden entre manos. "Horror Show" cerraba un ciclo de oro en la historia del grupo, y antes de irse a la playa, Schaffer nos dejaba un regalito: "Tribute to the Gods".

Iced Earth es una amalgama de mil bandas, pero sobretodo, de mucho nombre metalero, y sobretodo, ochentero y setentero. Iron Maiden, Judas Priest, Savatage, Kiss, Metallica, King Diamond, Savatage, Vicious Rumors, Blind Guardian, Rage, Blue Öyster Cult o Black Sabbath, conviven, y sin ningún tipo de problemas, en el vecindario Iced Earth, y ahora, el maestro del riff y la cara de pocos amigos (poseedor también del cuello más cafre, en dura pugna con el de George Fisher de Cannibal Corpse), Jon Schaffer, les iba a rendir un tributo a sus dioses de siempre. Tocaba darle las gracias a los ancestros. ¿Y qué mejor que hacerlo en disco?

Una portada genial, con su Eddie particular, y en varias encarnaciones (Angus o Gene Simmons aparecen por el lugar), nos deja caer que aquí hay esmero. El dibujo, nacido en parte de "Dark Genesis" (la caja recopilatoria que se pegó el combo, un año atrás) es un collage majete. Ésto no huele a disco de covers al uso, no, ésto huele a nueva entrega de Iced Earth, eso sí, con el material de otros. Vamos a ver como se salen, nuestros Iced, montándoselo en plan Priest o Maiden.

"Creatures of the Night", de los celebérrimos Kiss, se antoja como el primer beso, y la verdad, el tema me gusta más que el original. Y mucho más. Iced suenan con unos huevos de campeonato, y Barlow, uffff, se sale. Se nota que Stanley, ha sido alta referencia para el pelirrojo vocalista de la tierra helada. Menuda versión. Fiel, Heavy, y con feeling, y del bien molón. Vaya por delante que no soy muy fan de Kiss (aunque sí de éste tema en particular, entre otros) y soy megafan de los de Schaffer. La objetividad se me descontrola, jejeje. Trallazo genial.

Llega el turno del máximo maestro de Jon Schaffer, de la razón por la que se dedica a la música: Iron Maiden. "The Number of the Beast" (que topicazo) nos cae ahora encima y, también, con mucho aplomo y nivel. Eso sí, contra el tema de 1982, poco puede. Barlow es una pasada, pero no es Bruce Dickinson. Iced se lo curran, pero claro, intentar superar a Maiden, y en su era máxima, es una soberana gilipollez.

"Highway To Hell" (no hace falta decir de quién) resulta una puta fiesta (igual que el original), pero le pasa como con la anterior, y es que para superar a una leyenda, hay que ser una leyenda, y Iced, pese a joderme, no es una leyenda. Aún.

"Burnin' For You", de los magos oscurotes Blue Öyster Cult, sorprende, y sinceramente, pese a encantarme el original, veo en éste temita algo que no sé descrifrar, pero que me encanta. Magnífico trabajo en las guitarras, y magnífico Barlow, que demuestra que no se queda en el tono del típico "aguditos". Vacile genial.

Otro tema de Kiss (Barlow es un pirrado de la banda, por lo que se intuye), y ahora nos llueve un "God of Thunder" de lo más oscurote, riffero y, casi, "groovelín", que hace renacer la garganta más ígnea de Schaffer (como en el mítico "Night of the Stormrider") y pone más carne en el asador. La versión, de nuevo, me mola mucho más que la de Kiss. De hecho, cuando le doy cera al tema de Kiss, pienso "mira, el tema de Iced", jejeje.

Iced Earth es una puta banda de Metal, ni más ni menos. Vale que se mueven por varios terrenos, pero siempre, y digo siempre, con la bandera del más candente material. Todo Heavy. Y de cojones. Una banda así, por narices, tiene que amar al epítome del movimiento, y como sí que lo hacen, para que nos enteremos, nos escupen en la cara la tremebunda "Screaming For Vengeance", y joder, la cosa toma un asunto de lo más serio, y por dos motivos. Primero, el tema les queda, a Iced, de puto vicio (aunque no nos engañemos, no superan la cancionaza de 1982), y segundo, porque, por circunstancias del destino (o sus tristes alas), la unión Priest-Iced Earth no va a quedar ahí. Dos años después de la edición de "Tribute to the Gods", los de Schafer se hacían con la voz de los sacerdotes: Tim "Ripper" Owens. Todo son ciclos, todo se destruye, todo se transforma... en Metal.

"Dead Babies", otra sorpresilla genial, nos vende la moto, que ya nos vendió Alice Cooper, pero con un tono (tanto en esencia, como en sonidos) que me hacen creer, más bien, que son Paradise Lost o Metallica, los que están haciendo el cover de marras. No obstante, el tema me encanta.

"Cities on Fire" (de nuevo, un regreso al culto setentero, y que me parece genial, aunque no conozco el original), "Long Way to the Top" (de nuevo, armatoste australiano, encantandor, pero sin poder derribar al hermano añejo) y "Black Sabbath" (una de mis predilectas de todo el trabajo) nos hacen disfrutar, y de paso, además de analizar lo bien, mal o igual que nace la versión, nos muestra las raices musicales de Iced Earth, y eso, para el fan, es un caramelo.

Se nos acaba el discazo, y si antes, el encuentro con Iron Maiden no ha sido muy afortunado, ahora sí que lo será, y "Hallowed be Thy Name" dará buena cuenta de ello. Sonidazo, entrega, toda la banda al máximo, y una versión perfecta. Ahora estamos contentos. No podía ser, que Iced Earth, los más grandes fans de Iron Maiden, nos dejasen a medias. Eso nunca.

Disco simpático, con muy buenas maneras, que si bien no añade nada nuevo, si que almenos, no perjudica. Los temas podían haber sido algo más rebuscados, pero bueno, covers de calidad no se oyen todos los dias.

Entrega maja, que nos hizo más corta la espera, entre el mundo Barlow y el mundo "Ripper".

4 cuernos (bajos) para el tributazo de la tierra helada.

Matthew Barlow: Voz
Jon Schaffer: Guitarra y voz
Larry Tarnowski: Guitarra
James MacDonough: Bajo
Richard Christy: Batería

Sello
Century Media