Helloween - High Live

Enviado por Hawkmoon el Vie, 29/04/2011 - 17:28
116

Disco 1

1. We Burn
2. Wake Up The Mountain
3. Soul Survivor
4. The Chance
5. Why?
6. Eagle Fly Free
7. The Time of The Oath
8. Future World
9. Dr. Stein

Disco 2

1. Before the War
2. Mr. Ego (Take Me Down)
3. Power
4. Where The Rain Grows
5. In a Middle of a Heartbeat
6. Perfect Gentleman
7. Steel Tormentor

Los Helloween de 1996, es decir, los de "The Time of the Oath", lo tenían, de nuevo, todo ganado ante la comunidad metálica europea y japonesa (los dos grandes reinos de la calabaza). El disco del 96, mejor dicho, discazo, causó un furor total, que le demostró a muchos que la banda, aún, tenía fuelle dar, tomar y regalar.

Andi Deris se salió con unas interpretaciones desgarradoras, muy Heavys, con mucha fuerza, y el resto de la banda, comandada por el infalible Michael Weikath ("Weiki" para los colegas) entregó una continuación, a "Master of The Rings", realmente potente, épica, oscura y riffera. Helloween volvían a sonar como el acero, con sus melodias impagables, y, de nuevo, con la fuerza de que parecían haber perdido desde que Hansen y Kiske se largaron de "Villacalabaza".

Toda resurrección, de magia y garra, en una banda, es un acto de celebración para los fans, y como todo el mundo andaba la mar de contento (y flipado) con el épico trabajo dedicado al visionario Nostradamus (que creo, deben de haber, ya, unos 10.000 discos dedicados a las movidas del bueno de "Nostrie") nuestros queridos Helloween se iban a encargar de dejar constancia de su proeza. Había que estampar el poder y la fuerza de la formación, ahora que muchos otros nombres, y surgidos post-Helloween, se alimentaban de las movidas "calabaceras".

Al César lo que es del César, joder. Si la banda creó el "sonido Helloween" (sonidazo del que se ha alimentado todo Cristo, desde Hammerfall a Edguy, y 5.000 nombres más, que ahora no recuerdo, pero que suelen empezar por la palabra Metal, Dragon o Steel) y nunca lo pudo plasmar tal y como era deseable (pues el anterior directo del combo, "Live in the U.K", grabado en 1989, en pleno tour del "Keeper 2 ", y con Kiske cantando, ni tiene un set-list de acojone, ni es la joya que muchos habríamos querido, pese a ser un disco con cierto carisma), ahora llegaba el momento de hacerlo. Y por varios motivos.

Pero el más importante, la razón de "escupir" el "High Live" de marras, era la de asentar a Deris como "gargantita" en Helloween, y demostrarles a muchos que con el ex-Pink Cream 69 nunca se intentó suplir a Michael Kiske (sinó, supongo yo, habrían pillado a alguien como André Matos o Ralph Scheepers. "Eunucos Heavylones", vaya). Deris es un vocalista ultracapaz, con sus recursos, con un timbre muy personal y con un espírityu Heavy que quita el sentido (como ya demostró en los previos "Master of the Rings" o el citado "Time of the Oath", donde su labor es de lo mejor del material). Nadie podía poner en duda su compromiso con el combo de "Weiki". Desde su entrada en la banda hasta nuestros dias, el bueno de Andi ha tenido que aguantar un buen chaparrón de mierda, por boca del 75 % de los fans de la banda que no pueden concebir el invento sin la voz de Kiske. Da igual todo lo que se esmera por el combo, da igual su nivelón de frontman, da igual que el tio ya sea, a dia de hoy, el motor total en la formación, nada. Todo es mierda comparado con los "Keeper". Haga lo que haga, el ex-Pink Cream 69 siempre chocará contra un muro enorme, en el que hay escrito "Michael come back, please". Le pasó a "Ripper" en Judas Priest y en Iced Earth, a Bayley en Iron Maiden, a John Bush en Anthrax...y seguirá pasando por toda la eternidad metálica. Nadie supera a los iconos. Y menos, en el Heavy Metal.

Deris no es, a nivel técnico, alguien tan "inhumano" como lo era Kiske en 1987, pero no es, ni por asomo, la mierda que muchos nos han querido vender. La razón primordial de editar "High Live" era la de decirle a todos los fans: "Que os jodan. Michael es historia. El cabrón quiso más dinero y le dimos la patada. Así es la vida. Ahora, con nosotros, canta Andi. Y es una máquina de feeling, un tipo muy dotado, un gran vocalista. ¿Que no os gusta? ¿Que vuelva Michael Kiske? Ja. Que os jodan. Andi es nuestra voz. Si no te gusta la idea ve a darle caña a Gamma Ray, Stratovarius, Hammerfall o Angra, que hacen "Keepers de rebajas" bien majos. Nosotros no sonaremos más como en esa era. Ahora, en pleno 96, seguiremos la onda "The Time of the Oath". Somos Helloween 96. Bienvenido a nuestro mundo. Y disfruta, cabrón. Te vamos a enseñar que valemos tanto, o más, que en 1987". Ese es el mensaje, de Weikath, a todos los seguidores. Y por eso se parió el disco.

Esperemos que, después de dos discos tan molones junto a Andi, la cosa, en vivo, suene que alimente. Yo viví el tour de "The Time of the Oath" (y con Bruce Dickinson de telonero) y salí alucinadete, sudadote y con una sonrisa de oreja a oreja. Espero que el disco consiga transmitir lo que fue ese tour. Y, así, por fín, puedan cerrar bocas.

Una portada normalita, muy de "Live", con la banda tocando en el escenario, y fotos de los cinco "calabazas", en la parte superior, luciendo sus mejores galas, y "posando" muy molones, ya nos abre las puertas del show y nos planta en primera fila. Tocan Skin, toca el gran Bruce (que por cierto, se sale con un pedazo de versión de "Tears of the Dragon") y, de repente, se apagan las luces, sale el "humillo tocajones", empiezan los silbidos, que mutan a berridos, alguien grita "Kiskeeeee", dos capulletes se rien, y la intro ya asoma la cabeza. Agárrate bien a la barra, hermano. Helloween, hoy, no vienen a caernos bien. Vienen a matar. Graban en vivo y tienen que demostrar mucha movida. Huele a muerte riffera. Comienza la "reconquista" del reino.

"We Burn" inícia la fiesta metalera, y por todo lo alto. Intro leve, a base de estruendo, técnica y guitarrazos, y, en nada, la carne solista se dispara solemne y powermetalera como el infierno. Deris cumple al nivel del disco, y la batería de Kusch se sale. Desde luego, el bueno de Ingo era todo un "crack" en el arte de la batería, pero Kusch es un tio de puro nivelón. Kai Hansen se fue a Gamma Ray, y, como venganza, Weikath le "robó" a Kusch. Ojo por ojo.

"Wake up the Mountain" (con el trabajo de Weikath y Grapow, simplemente, para enmarcar), "Sole Survivor" (una de las mejores piezas de su "Master of the Rings", y que suena poderosa como un trueno), "The Chance" (bellísimo recuerdo al inicio de los noventa) y "Why?" (con más derroche de garra y feeling de Hellowen al completo) nos dan de lleno en nuestra alma metalera. Sonido bien majo, orgánico, festivo y metálico. Deris puntúa, las guitarras suenan eufóricas, y tanto Markus como Uli se compenetran a la perfección. En vivo, Hellowen jamás sonaron mejor.

Llega la hora de encarar un "Hit Kiskeniano", y Deris se apreta los cojones e intenta suplir a Mr. "Pulmones de oro", pero en vano. El registro de los dos es ultradiferente, y Deris cae en el error de no querer hacer suyo el tema (como sí hace con otros temas de la misma era, y con mejor fortuna). La banda suena perfecta, pero el mítico "Eagle Fly Free" queda algo deslucido. Eso sí, el ambiente de público logra subir el nivel. Se palpa la energía que se vive en el directo de los germanos. Energía molona, sin duda.

"The Time of the Oath", clásico total, y desde el momento de su nacimiento, que eran pocos meses, suelta una de las mejores interpretaciones de todo el disco. Fuerza, oscuridad, tempos geniales, atmósfera maligna, headbanging por un tubo. Temazo, señores, y con sonidazo.

Las esperadas, por muchos, "Future World" y "Dr. Stein", suenan algo mejor, a nivel voz de Andi. Mucho mejor que el anterior periplo "Kiskeniano", aunque aún lejos de ser algo que pueda opacar la forma de cantar, esos temas, de Kiske. Deris se machaca y quiere alcanzar notas que no se diseñaron para ser cantadas por él. El tio sabe reconducir el tema por donde le conviene, como buen showman, y tio listo. No puede con muchas notas, pero las reconvierte y, si te olvidas de como sonaban antes, el tema cumple. Deris atruena con su propio material, de eso no hay duda. Eso sí, lo tiene, aún, jodido con el material 87-88. Se nota que el tio quiere, pero no llega. Es como ver a Blaze Bayley en 1995, cuando estaba en Maiden, cantando temas como "The Trooper" o "The Evil That Men Do". Sufrías con él, no pudiendo evitar, de vez en cuando, la mueca de dolor al sonar, "algo", no demasiado parecido a lo que esperabas. Se agradece el esfuerzo, Andi. Con el tema de los clásicos es donde se entiende el motivo de la ira de muchos contra Deris. Menos mal que no le dió por cantar el "I Want Out", sinó, hasta yo, un tio al que le mola mucho el rollete de Deris (con su material), habría hecho la mueca esa que cito. Años después, eso sí, Deris empezó a mutar la forma de cantar los clásicos y los hizo más suyos. En "High Live" lo pillamos adecuándose al registro de Kiske, cosa que, creo, no es moco de pavo.

Vamos con el segundo CD...

"Before The War" (otro premio para Uli), "Mr. Ego", "Power" (otro pedazo de tema, que en vivo, mejora y cunde mucho) y "Where the Rain Grows" nos van acercando al final de show, y visto lo visto, o sea, que el material "Kiskeniano" no queda muy molón, los "calabazas" defienden lo que mejor pueden defender: la era Deris. Ahí, sí, que la cosa tira para adelante y el buen ritmo vuelve a cabalgar al lado de los alemanes.

"In a Middle of a Heartbeat", con un Deris calzándose la acústica y atreviéndose con todo, crea uno de los momentos más majos del concierto. Prefiero, y mil veces, la versión en estudio (ya que es un tema que me fascina, me conozco al milímetro y lo venero a muerte) pero el tema, ante sus fans, y con Deris entregadote y con mucho sentimiento, hace que el disco, gracias al corte, suba de nivel.

"Perfect Gentleman" y "Steel Tormentor" (puro y duro Heavy Metal, y uno de los mejores temas que la banda parió en los noventa) ponen el punto y final a "High Live" con un buen punto de sal y pimienta, haciéndolo todo, en la parte de los bises, más ardiente y metalero. Buen aporte final, sin duda.

"High Live" es un directo que demuestra que Andi Deris no es, para nada, el mejor reemplazo al icónico Kiske. Pero, a la vez, "High Live" es un directo la mar de disfrutable, con muchos temas cañón, y mega-bien paridos, y que deja claro que Deris es un frontman con los huevos bien puestos, y que defiende SU material como nadie.

Es como tú. Entre tu hijo y el niño al que cuidas no hay color. Deris piensa lo mismo.

4 cuernos (medios) para "High Live". Directo bien molón. Mejorable, sobretodo en tres tracks, pero con carisma. Como punto bajo, además se le suma el hecho de estar hecho de retales de show, pero bueno, salvo algún parón entre tracks, la cosa se disimula bien y suena homogénea. Ideal para "Derisianos". Disco a quemar por los "Kiskeadiactos". Majete si te molan las dos eras.

Andi Deris - Voz
Michael Weikath - Guitarra
Roland Grapow - Guitarra
Markus Grosskopf - Bajo
Uli Kusch - Batería

Sello
Raw Power