Hatebreed - The Rise of Brutality

Enviado por Javis el Mié, 27/10/2010 - 16:24
1785

1. Tear It Down – 1:47
2. Straight to Your Face – 2:17
3. Facing What Consumes You – 3:29
4. Live for This – 2:50
5. Doomsayer – 3:23
6. Another Day, Another Vendetta – 3:05
7. A Lesson Lived is a Lesson Learned – 2:03
8. Beholder of Justice – 2:44
9. This is Now – 3:36
10. Voice of Contention – 2:27
11. Choose or Be Chosen – 1:39
12. Confide in No One – 2:38

Para un melómano promedio del buen Metal quizás la palabra "Metalcore" pueda tirar para atrás pues quizás lo primero que nos puede venir a la mente es un grupo de jóvenes de aspecto “emo”, con una irritante ( y artificial) mezcla de gruñidos hardcore y melodias Pop destinadas a quinceañeras desesperadas de cariño o para algún iniciado en materia de sonidos agresivos, competentes como músicos (notables incluso se podría decir) pero con unos skills francamente vergonzosos en materia de originalidad, pues toman prestado de varios géneros ( Groove, Melo-Death, incluso Nu Metal) para mezclarlos de manera artificial cual guacamole express, en resumidas cuentas podríamos decir que tienen la frescura de un queso parmesano así que no hay mucho que decir al respecto, es la penosa realidad y no pretendo negar que quizás esa puede ser la generalidad pero como todo en la vida hay excepciones que merecen ser rescatadas y de eso me encargare de hablar, Hatebreed es una de ellas.

“Hatebreed” es una banda de "Metalcore/Hardcore Punk" originaria de New Haven, Connectitud, USA, que originalmente iniciaron tocando un "Hardcore Punk"de bastante buena manufactura allá por finales de los 90’s cortesía del “Satisfaction Is the Death of Desire”, un puñetazo directo al rostro que no puede faltar en la estantería de quien se considere un buen fan del "Hardcore Punk", finalmente llegaría el nuevo milenio y con ello el surgimiento de la escena Metalcoreta, que como repito hay bastante morralla inmunda pero para una banda con autenticas raíces en el “Hardcore Punk” como "Hatebreed" significó la oportunidad de evolucionar y encontrar el sonido marca de la casa.

Muchas veces las propuestas musicales se forman en el camino, compartiendo escenario con bandas de las mas diversas orientaciones musicales y con "Hatebreed" no fue la excepción pues compartir cartel con bandas del calibre de “Slayer”, “Entombed” y “Napalm Death” termino por embrutecer la propuesta original de los oriundos de New Haven, lo cual se vería reflejado en las dos siguientes entregas de la banda: “Perseverance” (2002) y el álbum que me presto a reseñar: “The Rise of Brutality” (2003).

Una autentica inyección de adrenalina directo al corazón es la manera mas adecuada para expresar las sensaciones que me provoca el escuchar este álbum, pues esta bola de fuego no tiene ningún tipo de miramientos ni concesiones a formulas facilonas tan frecuentes en el Metalcore, esto es básicamente “Hardcore Punk” de toda la vida, machacon, persistente, con ligeras variaciones en los acordes pero intenso hasta decir basta y si a eso le añadimos la brutalidad mas hiriente del Metal Extremo tenemos un platillo digno de ser degustado, lo mejor de dos mundos en una sola propuesta.

Imposible abordar el análisis tema por tema pues lo que tenemos ante nosotros en un autentico bloque de cemento, por lo compacto que suena el álbum reseñado, créanme que no hay fisura alguna, no le sobra ni le falta nada, y como buen álbum de “Hardcore Punk” tiene el merito adicional de que se va en un suspiro (poco mas de 30 minutos).

Eso si me permitiría recomendar ampliamente cuatro pelotazos realmente incontestables y que pintan para futuros clásicos del Hardcore mas extremo: “Tear it Down”, “Straight to Your Face”, “Beholder of Justice” y “This is Now”.

Tomando en consideración que el álbum reseñado es básicamente Hardcore Punk, eso si revestido con una noble aleación Metallica, no lo juzgare con criterios Neo-Clásicos, así que no me parece una infamia darle 5 merecidos cuernos (repito con un criterio mas cercano al Hardcore Punk que al Metal).

Jamey Jasta - vocales
Sean Martin - Guitarra
Chris Beattie - Bajo
Matt Byrne - Bateria

Sello
Universal