Gogmagog - I Will Be There (EP)

Enviado por HaKi Stargazer el Mié, 07/04/2021 - 08:06
4759

Paul Di’Anno siempre ha tenido fama de ser conflictivo y mantener una conducta errática durante toda su trayectoria, pero no por eso vamos a dejar de lado que algunos proyectos suyos poseen los elementos suficientes como para lograr cierta repercusión. Battlezone y Killers son algunas bandas que han ofrecido material destacable que, sin llegar a igualar lo hecho por Iron Maiden, puede ser disfrutado de vez en cuando.

Claro que ha habido otros proyectos que han pasado bastante inadvertidos, ya sea por poca calidad o nula promoción, como es el caso de los Gogmagog, una agrupación que bien podría haberse considerado como un “supergrupo”, pero que no hizo más que quedar como un malogro por la falta de interés de parte de sus integrantes y de su productor. No está de más hablar de esto a manera de curiosidad porque resulta muy interesante por la alineación que presentaba.

Gogmagog, cuyo nombre viene de un gigante mítico del folclore inglés, fue un proyecto ideado por el productor Jonathan King con el que se buscaba ofrecer un tipo de ópera rock ejecutada por músicos de alto renombre y con el apoyo de Russ Ballard en las composiciones, algo que sin duda prometía mucho. Pero si hay un aspecto que debemos de tener muy en cuenta con los supergrupos, es que estos no siempre son garantía de que todo va a salir a pedir de boca. Y eso es lo malo, porque se siente una enorme decepción cuando tanta habilidad no es aprovechada como se debe.

¿A quién no le gustaría explotar por completo el talento de gente como Neil Murray de Whitesnake o Pete Willis de Def Leppard? Además, si tienes a una máquina de hits llamada Russ Ballard con el agregado de estar juntando el pasado y el futuro de Iron Maiden representados en Paul Di’Anno, Clive Burr y Janick Gers, ¿qué podría salir mal? Pues es cuestión de preguntarle a Jonathan King, quien en esta ocasión sorprendió con una falta de interés y visión enormes, una actitud muy contraria a sus primeros años en los cuales luchó por impulsar a unos jovenzuelos Genesis para hacer sus pininos en el ámbito profesional.

El estilo que se maneja en este I Will Be There va en una dirección netamente comercial que se aleja del heavy metal que se hubiese esperado teniendo a los músicos ya mencionados (además de que es ahí en donde Di’Anno funciona mejor). Las composiciones aquí presentadas son muy simples y sin pretensiones, pero ese es el principal defecto de esto, que hay demasiada simpleza y no se aspira a mucho más. Es cierto que hay algunos toques evidentes de AOR con el objetivo de abarcar a un mayor público, sin embargo, las melodías no son lo suficientemente pegajosas como para quedar grabadas en la memoria de muchos y muchas escuchas.

De las tres canciones dentro de este EP, “I Will Be There” (retomada del álbum Into the Fire de Russ Ballard) es la que más destaca, tiene una melodía muy juguetona y un Di’Anno que se muestra muy cómodo agregando una garra necesaria para separarse de la original. A decir verdad, el tema no está mal, pero como que le faltó un buen solo de guitarra para ganar algo de intensidad y haberse convertido en un hit; por otra parte, los 2 temas elaborados por Jonathan King (“Living In A Fucking Time Warp” e “It's Illegal, It's Immoral, It's Unhealthy, But It's Fun”) se sienten mucho más simplones y repetitivos. Estos, aún contando con un mayor lucimiento de la base rítmica y un llamativo trabajo en las guitarras, terminan por aburrir demasiado rápido.

De cualquier forma, este trabajo no deja de ser un documento interesante para analizar la dirección que iba tomando la carrera de Di’Anno mientras su banda madre triunfaba junto a tal Bruce Dickinson en las voces, algo que seguramente debió pegarle mucho en el ego a ese macarra (de cariño) que nos regalara canciones tan esenciales como “Strange World” o “Murders in the Rue Morgue”.

¿Gogmagog es imprescindible para entender a Di’Anno? La verdad no. ¿Gogamagog pudo haber ofrecido mucho? Por supuesto, era una buena idea, pero su aplicación fue pésima. Tal vez con un mayor apoyo habría alcanzado a ser un proyecto más efectivo. Considero que esto hubiese tenido un desarrollo similar a lo que hiciera Tom Galley con Phenomena, aquel supergrupo que también juntaba a talentos de la talla de Glenn Hughes, Cozy Powell, Ray Gillen y muchos otros más.

Tristemente, este es otro de esos casos de algo que pudo ser y nunca fue. Sólo un pieza de coleccionista que tal vez en un futuro podría tener un valor similar al del fallido videojuego de E.T. de Atari (al menos dentro del ámbito metalero)...

Paul Di'Anno – Voz
Pete Willis – Guitarra
Janick Gers – Guitarra
Neil Murray – Bajo
Clive Burr – Batería

Sello
Food for Thought