Godsmack - Godsmack

Enviado por hetfieldharris… el Sáb, 09/10/2010 - 19:41
1761

1. Moon Baby
2. Whatever
3. Keep Away
4. Time Bomb
5. Bad Religion
6. Immune
7. Someone In London
8. Get Up, Get Out!
9. Now Or Never
10. Stress
11. Situation
12. Voodoo (track oculto: Witch Hunt)

Sully Erna se dedicó a la batería por casi veinticinco años antes de decidirse a iniciar un nuevo grupo, en febrero de 1995. Esa pequeña banda (en sus orígenes integrada por un desconocido de nombre Lee Richards como guitarrista, Robbie Merrill en el bajo, Tommy Stewart en la batería, y el propio Erna como vocalista), cuya trascendencia aquellos días no parecía capaz de exceder a la ciudad que lo vio nacer, Lawrence, Massachusetts, se transformó en una de las figuras más reconocibles de la propuesta alternativa/nu metal de fines de los noventa y principios del nuevo milenio: Godsmack.

El origen del nombre es contradictorio, puesto que, mientras que Merrill afirma en un DVD del grupo que es tomado de la canción homónima de Alice In Chains, Erna cuenta que se trataba de una 'reprimenda divina' por contraer herpes en el labio un día después de burlarse de alguien con esa misma condición. En cualquier caso, el nombre es hoy referente de la vena mainstream de nuestro rollo que es tan vapuleada; y tengo que decir, muy a mi pesar (pues es que me cuesta infiernos ser crítico con algo que de primeras me va gustando), que no les quito demasiada razón en este caso particular.

El debut, primeramente llamado All Wound Up, fue lanzado originalmente en 1997 bajo EK Records y reeditado por Universal/Republic, quitando el tema Goin' Down, postergándolo para el segundo álbum, e incluyendo Somewhere In London. Canciones de éste y el posterior Awake se mostrarían altamente redituables, siendo usadas como bandas sonoras de películas y comerciales varios.

Se trata sin duda de un trabajo algo cuadrado, cargado de varias ideas buenas pero condenadamente monótono pasado su ecuador. En primer lugar, sin dudar de la calidad de los riffs machacones de Tony Rombola, y los estribillos tan sombríos y a la vez pegajosos, la abundancia de los mismos se vuelve totalmente pesada (en el sentido peyorativo, que no hablo del jévi que tanto gusta) y pasadas las escuchas le quita vida útil al álbum. Un sonido potente y que puede gustar a seguidores del estilo tanto como a iniciados e ignorantes del mismo (mi caso) pero que se demuestra uniforme o con pocas variaciones.
Segundo, y tal vez más importante para los detractores de Godsmack en general y no puntualmente de este debut homónimo: las influencias. Sería ridículo negar que existen artistas clásicos por los cuales hay una admiración plasmada en forma de semejanza en el sonido de sus "alumnos" (hablo de músicos actuales y no tanto).
Pero como siempre entre esos alumnos fanáticos, encontramos algunos cuya obsesión los conduce a, digamos, escribir a mansalva procurando copiar la caligrafía del maestro, y terminan derramando la tinta. Estos tipos no son la excepción, porque salvo casos contados con los dedos, cada segundo, fraseo, idea musical que han sacado apesta fuertemente a sus ídolos, a saber (o a oír): Alice In Chains.
Personalmente no me cuesta mucho disfrutar la voz de Erna, pero cada sílaba que sale de su boca me hace pensar invariablemente en una especie de clon del fallecido Layne Staley que en sus ataques vocales más agresivos imita o parodia a James Hetfield, salvando las distancias que merecen ambos. Así pues, creo que toda chance de carácter propio está perdida para este muchacho. ¡Y eso no es todo! No faltan las armonías vocales siniestras al más puro estilo del Tripod de AIC, y las atmósferas creadas por las canciones también reflejan los oscuros paisajes pintados por la poderosa guitarra de Jerry Cantrell, aunque impregnándolos de una rítmica muy Nu que les mata algo el feeling.

Moon Baby representa muy bien lo que vamos a encontrar a lo largo del álbum, guitarras entrecortadas y Erna desgarrando la voz (a la vez que dejando escapar un cómico 'aaa' al finalizar algunas frases, tengo que insistir en que aquí hay mucho Hetfield) y comandando un estribillo muy melódico. El interludio incluye una melodía simple con wah-wah y más de ese riff muy al uso. Pasa la prueba.

Whatever es un tema de bajo prominente, o de guitarra poco atractiva, Sully se curra unos coros nasales y alterna con un gruñón 'go away!'; el tema es por su parte muy similar al siguiente track, Keep Away (aunque éste consta de un gran y efectivo estribillo, y contiene el primer solo del disco, muy en plan 'más es menos'), que a su vez se parece a Bad Religion.. bueno, ya me entienden. De la última salvo de la quema el interludio.

Unos efectos sintetizados nos dan la bienvenida en el corte Time Bomb, y se intercalan con distorsión y muchos alaridos. Lo mejor: como todo parece estar yéndose al demonio al final, inspirándose tal vez en la bomba del título.

La intro de Immune me recuerda a un tema que escribí con mi banda, así que le tengo una especie de absurda rivalidad. Separando mis emociones encontradas, se hace muy interesante el uso de wah-wah durante la estrofa, que permite distinguir el tema con mayor facilidad que los demás. A lo mejor soy demasiado duro con el planeamiento lineal del disco, pero sigamos...

Ah, un instrumental, veamos por aquí... Someone In London es un sencillo interludio que no tiene mucho para decir musicalmente, pero lo que muestra vale la pena, se trata de un riff casi doom que sirve para diluir un poco el ambiente creado. Enlaza a un Get Up, Get Out! con los coros tan predecibles de 'Gotta get up, gotta get out, you gotta get up, yeah, you gotta go away"... La inspiración de la/s letra/s es apabullante, pero se han dicho mayores banalidades, así que lo dejo pasar. Además el tipo entona con bastante convicción, como si tuviera algún significado subyacente, que yo por lerdo no podré entender.

Nuevamente el bajo toma protagonismo en los primeros compases de Now Or Never, un tema más en una línea melódica . Stress consta de varios momentos donde las guitarras frenan en seco para simular calma y regresan con gritos brutales, recurso que nos devuelve a la onda Time Bomb; Situation es un medio tiempo denso y opresivo donde destaca otro solo (¿el segundo acaso?) y unos gritos gangosos de Erna que hacen pensar un poco en un Phil Anselmo venido a menos, con harta repetición de la sílaba 'uation' al final.

Voodoo es un tema de unos cinco minutos bastante innovador y pacífico, en el que las percusiones dan un ambiente casi tribal a la vez que Erna se acerca más que nunca a sonar como sí mismo. Un silencio largo da pie a un track oculto Witch Hunt, que simplemente vuelve a apoyarse en timbales sin acompañamiento de otro instrumento... exacto, una gran nada sonora.

Con todo su éxito, y su capacidad como intérpretes que en mi opinión, está fuera de discusión, a Godsmack les faltó creatividad y vuelo propio desde un principio; discos posteriores lo confirman, aunque cada vez intenten distanciarse más de sus maestros con declaraciones contrapuestas e hipócritas como negar cualquier indicio de los grandísimos Alice en su propia música. Músicos buenos, compositores reguleros que giran alrededor del plagio (con o sin mala intención) o la repetición de sus propios esquemas.

Marchen 3 cuernos justos.

Sully Erna: voz, guitarra, batería, teclados
Tony Rombola: guitarra
Robbie Merrill: bajo

Sello
Universal/Republic