Girlschool - Screaming Blue Murder

Enviado por ChrisJiménez el Lun, 14/09/2020 - 01:38
Girlschool

1. "Screaming Blue Murder" - 3:31
2. "Live with Me" - 3:20
3. "Take It from Me" - 2:51
4. "Wild Life" - 2:49
5. "Turns your Head Around" - 3:09
6. "Don't Call it "Love"!" - 3:40
7. "Hellrazor" - 2:38
8. "When your Blood Runs Cold" - 3:24
9. "You Got Me" - 3:15
10. "Flesh & Blood" - 2:30

(11. "Don't Stop!" - 2:42
temas adicionales
)

[Full album]

Según la leyenda, la primera vez que Jeff Beck escuchó a Kelly Johnson interpretando la mítica "Race With the Devil", original de GUN, dejó pasmados a casi todos los oyentes del programa de radio Round Table tras afirmar "No es posible que sea una chica la que está tocando esa guitarra".
Con su buen talante, cuando preguntaron a las integrantes del grupo por esto, se encogieron de hombros respondiendo "Bueno, entendemos esas palabras como una especie de cumplido velado"; su buen amigo Lemmy Kilmister declararía "Las noches que estaban en plena forma, Kelly podía ser tan buena como Beck...".

De nuevo llega una banda femenina de rock, y es que adoro a las entrañables Girlschool, su carisma, honestidad y dedicación a la hora de luchar por cada pizca de respeto que se ganaron; cierto es que no fueron las primeras mujeres en abrirse camino dentro del género (léase https://www.elportaldelmetal.com/critica/birtha-birtha), pero sí fueron de las más importantes. Las antecesoras históricas pasan por ser BIRTHA y FANNY, pero sin duda quedan como herederas directas de las Runaways, quienes se unieron casi en las mismas fechas...
La diferencia es que Girlschool nunca fue una banda tan "manipulada" (las de Joan Jett debían mucho a su "controlador" Kim Fowley). Encandilan al manager de Motörhead y a sus propios miembros, naciendo una sólida y duradera amistad, y tras una antólogica colaboración con ellos aparece "HIT AND RUN", aún más duro, rápido y punk que el debut; gracias a "Come On!, Let's Go!", "Hit And Run" o la versión de "Tush", sube como la espuma hasta los primeros puestos de los "charts" y con ello su popularidad y reputación (quienes empiezan a abrir para Iron Maiden o Scorpions)...algo dañada por su afición a las fiestas salvajes y al alcohol.

Será ésta la razón de la partida de Dinah Williams (quien es abstemia), unido a las diferencias musicales con sus compañeras; así que será reemplazada por otra bajista de raíces punk, Ghislaine Weston, recomendada por Lemmy. Y llegamos al importante tercer LP, "SCREAMING BLUE MURDER"; Nigel Gray, reconocido por sus trabajos con Police y posterior colaborador de Wishbone Ash y Tank, está a cargo de la producción sustituyendo a Vic Maile (con Chris Tsangarides como ingeniero de manera eventual). Lo abre poderosa la canción-título, llena de garra y un "feeling" tremendo.
Denise Dufort pega a la batería de un modo especial, la ejecución a las guitarras es más elaborada y Johnson y McAuliffe se reparten el protagonismo vocal con mayor equidad. Este es un buen ejemplo de lo que hallaremos: la esencia del grupo, feroz y visceral, sigue estando ahí, grabada a fuego en cada acorde, no obstante quien se detenga a buscar diferencias con "HIT AND RUN" se topará en efecto con un sonido menos sucio y garage, más pulido y heavy, acorde a los tiempos, y la improvisación punk da paso a una premeditada perfección de las armonías, confirmándolo "Don't Call it "Love"!", reposado corte hecho para ser "hit", de estribillos y "riffs" pegadizos, con una pronunciada vena comercial.

El videoclip de promoción, ¡que cuenta con la aparición de Arnold Schwarzenegger!, es de esos que hay que ver para creer. Las guitarristas comparten de nuevo el micrófono, en tanto que Johnson marca ese sutil contraste en los temas melódicos y netamente "rockeros" como "Wild Life" y "You Got Me", los cuales suenan a aquellos AC/DC de la época Bon Scott; por su parte McAuliffe hace vibrar sus estridentes cuerdas vocales, como cabría esperarse, en los más crudos y directos: la versión de "Live with Me" de los Rolling Stones, esa musculosa "When your Blood Runs Cold" (cómo aporrea Dufort la batería), "Turns your Head Around", que recoge las primitivas influencias de las Runaways, y la veloz "Take It from Me", brindándonos Johnson un trepidante solo de la escuela de Eddie Clarke.
Weston hace honor a su incorporación cantando en dos temas: "Hellrazor", rápida y descarnada, en la que se trae sus raíces punk, y uno compuesto por ella que causó polémica para con el grupo, "Flesh & Blood", de ritmo ágil pero atmósferas tremendamente evocadoras, llevado por un juguetón manejo de baquetas y la interpretación de la bajista, quien habla más que canta, sonando sugerente, enigmática y hasta sensual; sin duda un corte extraño, sin solo, que sobresale entre la furia "rockera" del resto del álbum. En la cara "B" del "single" "Wild Life" tenemos "Don't Stop!", cantada por la exiliada Williams; una canción ruda, añeja y auténtica que se debería haber quedado en el lugar de la anterior.

Todo ello sale a la venta en verano del '82, presentando en la portada a unas Girlschool glamurosas y seductoras, a la moda del momento...lamentablemente se queda casi veinte puestos por debajo del anterior LP y de nada ayuda algunas de las reseñas que les brindan en las revistas especializadas, como aquella de Sounds donde John Waller, periodista cuyo desdén por el heavy metal era de sobras conocido (¡¿pero quién se encargaba allí de asignar las críticas?!), se dedicó a arremeter contra el estilo y las muchachas.
"SCREAMING BLUE MURDER" en absoluto es un disco flojo, de hecho es un paso muy acertado que dio el grupo para hacer seguir evolucionando su sonido y perfeccionando sus técnicas; sólo le resta enteros, quizás, la pulida producción de Gray (Tsangarides también se ocupó de mezclar la versión americana, que se publicaría modificando el orden del "tracklist") y la presencia del tema de marras que compuso y cantó Weston. Girlschool continuaban siendo la banda femenina con más narices del panorama "rockero/metálico" y aquí lo demuestran con creces.

Los auténticos patinazos empezarían a darse a partir del siguiente "PLAY DIRTY", donde se decide cambiar radicalmente de estilo y estética...
PD.: Me gustaría dedicarle especialmente esta crítica a Vesper, compañera reseñista y buena amiga del Portal.
Up the maidens!

Canción favorita: "Screaming Blue Murder"

Kelly Johnson: Guitarra/voz
Kim McAuliffe: Guitarra/voz
Gil Weston: Bajo/voz
Denise Dufort: Batería

Dinah "Enid" Williams: Bajo/voz
("Don't Stop!")

Sello
Bronze/Mercury