Gamma Ray - Insanity And Genius

Enviado por hetfieldharris… el Lun, 03/01/2011 - 20:13
717

1. Tribute to the Past
2. No Return
3. Last Before the Storm
4. The Cave Principle
5. Future Madhouse
6. Gamma Ray (Birth Control cover)
7. Insanity & Genius
8. 18 Years
9. Your Tørn Is Over
10. Heal Me
11. Brothers

Tercera entrega de los alemanes Gamma Ray, la última en que Ralf Scheepers carga con la labor vocal. En términos de formación, permanece desde el disco anterior Dirk Schlächter en guitarras (aunque posteriormente se convertiría en bajista y en ese puesto permanece hasta el día de hoy) y Thomas Nack reemplaza a Uli Kusch (quien posteriormente trabajaría en Helloween y Masterplan) en la batería.

En continuo desarrollo durante la primera mitad de los noventa, en éste disco los Ray de Scheepers continúan en su estilo Power Metal con algunas pinceladas bastante oscuras de Heavy, un carácter que establecería su predecesor Sigh No More. Las voces de Ralf son de las mejores que haya grabado jamás y las guitarras de Hansen y Schlächter dan cátedra a todo momento. La base rítmica sin duda cumple bien pero prefiero a Schläcter en bajo y Nack está lejos del virtuoso Kusch, es inevitable imaginar cómo ganaría la batería del disco con Uli o incluso con el actual Dan Zimmerman en baquetas.

Después de dos buenos pero no espectaculares temas como son Tribute To The Past y No Return, aparece la primera gran joya del trabajo, Last Before The Storm. Nadie me negará que cuando Kai tiene un buen día (y lo extiendo a día de hoy, aunque algunos no concuerden) se puede sacar de la manga obras maestras atemporables: Este tercer track abre con un riff memorable en la carrera del grupo, hijo bastardo del downpicking frenético de James Hetfield -hay que ver como se acentúa el ‘todo para abajo’ en directos de la época, donde el tema se acelera a tempos algo esquizofrénicos-, y se desenvuelve con maestría, agresividad y melodía. Scheepers dobla sus voces, se eleva al cielo con agudos cristalinos, grita ásperamente, todo con clase y nivel, interrumpido por solos y cambios de tempo muy adecuados y precisos.
Basta escuchar el puente sobre el que Ralf susurra: “Mephisto… we comin’ down”, y la contundencia magistral del tercer y último “down!”, para darse cuenta de la relevancia del tema.

The Cave Principle, raro pero disfrutable. De andar lento y pesado con guitarras que se ven pausadas en los versos y ganan potencia a medida que se acerca el final, es como un “Monsters Of Rock” en pequeña escala. Seguido inmediatamente por Future Madhouse, la cual a pesar de las melodías extravagantes que tejen las guitarras de la intro, se convierte rápidamente en un track más ‘normalito’, poseedor además de un interludio molón y rockero, repleto de guitarras chillonas a fuerza de palanca.

El siguiente es un cover de la banda de krautrock Birth Control que lleva el nombre de la banda de Hansen. No conozco el grupo en cuestión ni mucho menos la versión original, pero hablando independientemente del cover me parece potente y desenfrenado, aunque se llegan a notar arreglos excéntricos que asumo corresponden a la canción tal como fue hecha por sus compositores.

El tema título captura (cómo no) el espíritu Priest al que el grupo es tan afecto. Es en verdad una amalgama genial del “sonido Painkiller”, power y speed ochentero, lleno de guitarras oscuras y un Scheepers dejándose la piel en una interpretación brutal que demuestra por enésima vez que puede medirse con los grandes del género. El estribillo es sencillamente épico con ese teclado duplicando la melodía vocal y los demás instrumentos a todo trapo.

A continuación se presenta la balada del álbum que, como todas las de esta era, es de gran factura. Ralf y las guitarras entran dulces y etéreas, para estallar de manera muy similar al riff principal del tema que abriría el siguiente disco (el genial corte Rebellion In Dreamland) y regresar a la calma, y así sucesivamente. El final de este 18 Years es para quitarse el sombrero, los últimos gritos de Ralf se pierden entre el solo y los redobles bestiales de Nack, para silenciarse con sequedad y dejar paso a un atmosférico acorde final de teclados.

Your Torn Is Over es un pseudo-Thrash simpático que cuenta con Schläcter en la voz (con un tono curiosamente parecido al de Lemmy), basado principalmente en los esperables coros ochenteros del estribillo. Con más madera para anecdótico lado B que para formar parte íntegra del disco, pero ya se sabe que los músicos tienen caprichos…

La grandiosa Heal Me pone a Hansen delante del micrófono por vez primera después de aquellos prehistóricos lanzamientos de Helloween. Después de un baladesco comienzo se transforma en un poderoso corte de aires que podría entrar perfectamente en el siguiente disco Land Of The Free. Atención a las progresiones de acordes a eso de los tres minutos, el desgarrador alarido de Kai que corta el aire como una cuchilla, y la peculiar intervención del piano a los cinco minutos y medio. Entrañable labor de vocalista la de Hansen, que sin estar a la altura de Scheepers, le pone un sello tan personal a las canciones que canta que no lo cambio ni por el mismísimo Metal God. Lo dijo sabiamente un reseñista del Portal: ¡No se necesita un tenor lírico para patear culos!

Para este momento Scheepers debía estar pegando una siesta, pero despierta y rápidamente prepara su regreso y despedida con el cierre Brothers. Los matices de Ralf en el verso son sensacionales y la letra, firmada por el vocalista y Hansen, es toda una declaración de principios. El puente de “In the concrete jungle we play rock n' roll…” me fascina desde el primer momento en que lo escuché, y cada vez más, así como los interludios y riffs que recuperan ese tinte rockero dejado un poco de lado en la segunda mitad.

Gran finale de esta primera etapa, que embona perfectamente con los siguientes trabajos del grupo. Evidentemente el apogeo compositivo de GR llegaría más adelante, pero es imposible no disfrutar de esas tres piezas Heavies, musculosas y aguerridas que fueron producto de la estadía de Ralf. A ver si lo invitan para algunos shows que me lo paso pipa (eso sí, cada quien a lo suyo, luego lo devuelven a Primal Fear y todos felices).

Ralf Scheepers: voz
Kai Hansen: guitarra, voz en "Heal Me"
Dirk Schlächter: guitarra, teclados, voz en "Your Tørn Is Over"
Jan Rubach: bajo
Thomas Nack: batería

Sello
Noise Records