Forgotten Silence - The Nameless Forever... the Last Remembrance

Enviado por MetalPriest el Jue, 25/10/2018 - 15:41
4217

1. The Broken Sleep / Waiting For...
2. Diamonds of the Night
3. The Crystalline Hearts (Marble Halls II)
4. ...From the Flame
5. The Vision
6. The Hills of Senyaan Pt. 1
7. Neverending Journey
8. On Shore of Arges
9. Untitled
10. Hear the Silence...

De la unión de varios miembros de las bandas de Sax y Remembrance en la República Checa, allá por 1993, apareció una de las bandas de death metal más extrañas, intrigantes y experimentales que uno pudiera encontrar en la década de los noventas. Estas criaturas son Forgotten Silence, y hoy, vengo a hablar obra y milagros de ellos, y más concretamente de su debut The Nameless Forever… que si bien en algunos lugares aparece descrito como “demo” por el hecho de haber salido de manera independiente, sin sello, muchos años más tarde ( en 2005) sería re-lanzado bajo Epidemie Records, re-masterizado y con portada nueva. Y para mí, este trabajo merece cada letra de la palabra “Álbum”, porque el nivel de elaboración, la cantidad de horas de composición, arreglos y originalidad que esconde su portada es simple y llanamente indescriptible. Escribiré en base a la versión re-masterizada, que es la más fácil de encontrar.

Forgotten Silence es de esos proyectos de los que uno no suele oír hablar, y si sucediese, sería como un susurro entre el viento, algo casi imperceptible y fútil cuan castillo de arena a la orilla del mar. De modo que… al menos yo, tengo la creencia de que para llegar hasta los reinos de Forgotten Silence, primero hay que perderse; buscar sin saber lo que se busca ni mucho menos saber darle nombre a ese “algo”. Sencillamente, con el paso del tiempo, es una propuesta que se encuentra si se camina en la dirección correcta, y que además, no todos están dispuestos a explorar una vez hallada.

Pero ¿Qué es Forgotten Silence? ¿Qué pueden tener que resulte de interés para el melómano avezado al death metal que busque algo diferente? Pues… precisamente eso. Que suenan diferentes. NADIE suena como los checos. Lo más parecido a ellos quizá sean los holandeses Phlebotomized, aunque la comparación no termina de ser justa, sí que hay similitud entre el Immense Intense Suspense y este The Nameless Forever… (ambos de 1994 por cierto). Aquí se mezcla ese death metal ortodoxo, pesado y polvoriento con teclados, estructuras extrañas y demás idas de olla para conseguir un conjunto de lo más extraordinario. De estas palabras, se deduce que no estamos ante una banda de death progresivo al uso ¿no? Pues en efecto. Aquí hay efectivamente death metal y progresivo, pero ningún loco mezclaría a estos perros verdes con Death, Cynic, Atheist o Pestilence. Básicamente porque lo que hay de “prog” en su propuesta (en su mayoría), pegaría más con el rock progresivo de los setenta. Y he aquí buena parte del “secreto”, de la magia de Forgotten Silence, que son capaces de mezclar el death metal más espeso y crudo con referentes como lo podrían ser Yes, Camel o Gentle Giant, pero sin que el resultado final parezca un collage asqueroso. Y ojo, porque sólo estoy hablando de los Forgotten Silence de los noventas, y sobre todo de su debut y Thots, ya que posteriormente irían añadiendo elementos jazz y folk elegantones en detrimento del death, aunque casi siempre con un gusto exquisito.

Anyway, como venía diciendo y a pesar de todo, hoy venimos a tratar de The Nameless Forever… The Last Remembrance, un álbum que quedó sepultado bajo las arenas (o tierras) del tiempo y que pocos llegan a rescatar y respetar como es debido. Basta con escuchar los primeros nueve minutos de álbum para darse cuenta de que estamos ante algo muy grande, descomunal. Al escuchar de manera continuada la intro (The Broken Sleep / Waiting For…) seguida de Diamonds of the Night, uno descubre a la primera de cambio que está ante algo grande. Un ídolo mágico ante el cual es justo o legítimo postrarse y mostrar reverendo respeto. Para los escépticos, yo añadiría como testimonio también ...From the Flame, canción de más de ocho minutos que hechiza por su tacto, solemnidad y sentimiento. En casi todo momento las solistas despiden etéreas melodías que conjuntan con los atmosféricos teclados formando un contrapunto a las toscas rítmicas de guitarra.

Otro de mis pasajes favoritos (no estoy siguiendo exactamente el tracklist ni tampoco voy a hablar de todas las canciones), es Nevernding Journey; por su acertadísimo homenaje a Wojciech Kilar y su banda sonora de la película Bram Stoker's Dracula. Si bien la canción es impagable, de cara al desenlace, Forgotten Silence versionan Vampire Hunters de dicho soundtrack haciendo que la canción quede más completa, oscura y tenga un desenlace más marcial. Pero vaya, que cualquier momento de Neverending Journey tiene su miga. Es una canción cargada de progresiones, con fragmentos melódicos, otros pesados, otros cuasi-acústicos y pausados… re-arranques… incluso un hermoso y primaveral solo de teclado. Como curiosidad, el 'outro' Hear the Silence… también es un guiño a Drácula por cierto, ya que también es el 'outro' del soundtrack de la película (Ascension). Continuando con el álbum, también merece su mención la canción sin título (el noveno track), por su riqueza desmedida: que por momentos suena atmosférica, en otros a metal progresivo, en algún pasaje incluso hace guiño a los Nocturnus del The Key y además llega a sonar a prog rock clásico (estilo King Crimson o similares).

Las pegas o… más bien dificultades de este The Nameless Forever… The Last Remembrance, radican en que este es un álbum no carente de extravagancias o experimentaciones. Porque una cosa es hacer homenajes a un soundtrack (cosa que ya hicieron Atrocity y muchísimos más), y otra es por ejemplo lo que se hace en The Crystalline Hearts (Marble Halls II); donde Forgotten Silence se tiran cuatro minutos y medio narrando con un gutural inteligible y teclados intrigantes de fondo. Este capítulo del álbum es… difícilmente disfrutable sin el libreto o las letras traducidas delante, aunque animo a mirar la narración traducida, es muy buena y poética. Después de todo, estos checos no añaden algo a su música si no hay una razón de peso detrás. También están tanto la atmosférica e instrumental The Vision (que casi podría calificarse de drone metal) como el interludio On Shore of Arges, que claramente quiere transportarnos a una costa desierta, nublada, fría y con oleaje. Muy adecuada para dejarnos taciturnos y relajados para el gran final. Todos estos detalles hacen del artefacto este un material de pesada digestión, pero no es menos cierto que con un mínimo de predisposición y atención en lo que suena, en dos pasadas uno comprende perfectamente lo grande y majestuoso que es The Nameless Forever… y lo injusto que resulta que no se hable de él más asiduamente.

Por otro lado, me gustaría añadir que en posteriores trabajos Forgotten Silence perfilaron su obra haciéndola mucho más disfrutable y asequible. Y los mejores ejemplos son Thots (que viene a ser como el debut pero con mejor sonido y mayor madurez) y Seenyan, del '98. Aunque yo desde luego no le haría ascos a ninguno de los demás discos. Todos tienen su qué y su enfoque especial.

En conclusión: pienso que The Nameless Forever… The Last Remembrance es uno de los mejores trabajos del death metal menos ortodoxo jamás paridos en los noventas. Una rareza que sencillamente hay que explorar, estudiar y comprender para entender nuestra música… o así lo veo yo, vaya. Cinco cuernos: 9,5.

Krusty: voz y bajo.
Medvěd: guitarra y coros.
Prochin: guitarra.
Straton: batería.
Baňa: teclado y coros.

Sello
Independiente