Flotsam and Jetsam - High

Enviado por Hawkmoon el Mié, 29/02/2012 - 21:09
1148

1. Final Step
2. Hallucinational
3. It's on Me
4. High Noon
5. Your Hands
6. Monster
7. Lucky Day
8. Toast
9. High
10. Everything
11. Forkboy (versión de Lard)

Flotsam and Jetsam, la enérgica ex-banda del ex-Metallica Jason Newsted, no ha sabido jugar bien sus cartas.

Eso, mala suerte por un tubo y una mala alineación de los astros, sumado a una indiferencia bestial por parte de la parroquia (que ya ha olvidado aquella gema preciosa, "No Place For Disgrace", su jodida cima), ha hecho de la banda, a ojos de muchos, algo más pequeño de lo que en realidad es. Unas veces se gana y otras, aunque sea una jodienda total, se pierde. Otros combos de pelaje mega-inferior a los papis de "Doomsday For the Deceiver" venden mucho más y tienen mejor suerte. Nadie dijo que el reino del Heavy Metal fuese justo. Es un mundo duro, cruel. Y que no siempre premia a los más grandes. Eso lo sabemos todos.

Pero no lloremos por el triste destino de los ex-compis del Newkid y dispongámonos a disfrutar de una movida como "High".

Metal modernote (almenos en 1997), con su poso groovielón, alternativete, que se acordará de lo añejo (dale la vuelta al cd, y flipa con la tipografia de los títulos de los tracks...puro homenaje, puro recuerdo a los maestros de la banda), pero que no le hará ascos al avance musical, a la fusión, a suavizar la onda. Las facturas llegan mes a mes y, joder, hay que pagarlas. Ya nadie (o casi nadie) quiere escuchar Thrash revienta-culos, forjado en los montes de la Bay Area. La comunidad del Metalillo ya pasa de greñas, de lucirse a lo Aragorn. Ahora lo cool, lo molón, es darle cera a la maquinilla de afeitar, dejarse una perilla lustrosa, andar con bermuditas (Anthrax y su concepto vanguardista en cuanto al concepto vestidura de combate metálico) y sonar a híbrido entre Nirvana, Metallica y los putos Red Hot Chili Peppers. Una década antes, en 1987, las bandas de Metal sangraban por el género, no se casaban con nadie, eran un círculo en el que nada entraba. Y del que nada salía. Ahora, olvidando promesas true, la banda, como muchos otros ya han hecho antes (y grandes nombres del feudo Thrash, ¿eh?), van a azucararse, a venderse como guays, a intentarle molar al quinceañero de turno que flipa con Flea. Lícito, claro está. Yo no soy ningún juez. Mientras me acabe molando, joder, como si le dan a La Rumba metalo-popera.

"Final Step", el inicio a la onda de los Flotsam, recurre a unas acústicas bailongas y misteriosotas que saben mantenerte en vilo, pues la movida huele a antesala al riffeo cañero. El bajo y la batería, compactísimos, más unidos que el puto Romeo a Julieta, se encargan de construir unos buenos cimientos para que los dos hachas, Carlson y Gilbert, ejecuten con presteza el encargo de sacudir nuestros cabezones. Influencia, y notable, de los Anthrax de Bush. Y, de repaso, cierto amor, cierto rescate de esencias ochenteras, sobretodo a nivel vocal. La verdad, los mendas irán de modernotes, se olvidan de clavarnos por el culo una buena estaca de Thrash asesino, pero no se les dá nada mal la movidilla. La banda, parece ser, apuesta por su propia versión del "Sound of the White Noise". Claro que para superar el disco de Ian y colegas, joder, hay que ser un puto amo. Y, releches, sintiéndolo mucho, Flotsam molan un cojón...pero no son amos.

Turno de "Hallucinational", "It's On Me", "High Noon" y "Your Hands", que pese a intentar separarse musicalmente las unas de las otras, de clamar por tener su propia personalidad, la verdad es que Overkill no me paran de venir a la mente. Una nueva versión del genuíno combazo de D.D Verni, eso sí...versión apta para todos los públicos. Con la ayuda de una producción que le sabe sacar punta a cada instrumento, que hace sonar a los Flotsam con nivel, los temas nos van entrando solos. Nos mola la velocidad, nos mola la pegada y disfrutamos, depende del dia, con ondas modernillas. Pero aquí canta, y mogollón, que una más que notable influencia de cara a lanzarse con "High" ha sido la de Overkill. En su faceta groovielona, claro. Anda que al igual van a poder intentar solapar el sonido de los neoyorquinos dándole cera al Thrash carnívoro de los primeros tiempos. Si te molan los Overkill post-1994, podrás encontrarle chicha al disquete. ¿Thrash infantil? No sé, pero tiene encanto. Te pega, te quiere arañar, pero no te llega ni al cipote. Aunque disfrutas de la demostración, de la intensidad de la intención.

"Monster", mi track predilecto del trabajo, sabe atrapar. Hora de vestir bermudas naranjas, gafas de colores y sombreros de Slash. A hacer el ridículo, joder. Pero a hacerlo con un par, entregados. Imagina el "Bored" de Death Angel, pero filtrado a través de ondas Funk, bajo-vibrantes y con mogollón de encanto. Me encanta como suena la garganta de Eric. Se nota que fuma lo que no está escrito y que bebe lo suyo. Pero la movida le queda cojonuda. Híbrido entre la caña y el buen rollete.

"Lucky Day" (garra made in Bushthrax, con un interludio gafapastas, jazzie, que sirve para que el vehículo tome carrerilla. Track ecléctico-molón), "Toast" (Sacred Reich viviendo en los setenta), "High" (otro tributito a la criatura de Ellsworth y Verni), "Everything" (con exceso de minutaje, aunque con fragmentos ideales) y una versión de Lard, "Forkboy", ponen el punto final. Enérgicos, simpaticotes y con fuelle. Menos da una piedra, oye. Yo no lo he pasado mal (aunque también es cierto que no he flipado).

3 cuernos (bajos) para "High". Un buen rato te dará. Tampoco busques un nuevo "No Place For Disgrace" aquí, colega.

Trabajo nacido al amparo de grandes clásicos como el "Vulgar Display Of Power", "I Heard Black" o "Sound of the White Noise", pero que luce menor, pequeñín. Sobretodo al lado de los discos a los que trata de emular. Pero puede funcionarte como ente aislado. Olvida a los maestros previos y lánzate ante "High".

Pse, pse. Metal cañerete, del que no te pondrá cipotonete, pero que tampoco habrá que tirar al retrete.

Muchos amos del Alternative Metal lo hacen mucho peor y el pelo les luce mejor. Es cuestión de suerte.

Eric A.K.: Voz
Edward Carlson: Guitarra
Michael Gilbert: Guitarra
Jason Ward: Bajo
Kelly David Smith: Batería

Sello
Metal Blade