Equilibrium - Sagas

Enviado por Marcapasos el Dom, 04/08/2019 - 23:47
3830

1. Prolog auf Erden (03:39)
2 Wurzelbert (04:59)
3. Blut im Auge (04:45)
4. Unbesiegt (06:19)
5. Verrat (06:04)
6. Snüffel (05:45)
7. Heimwärts (02:33)
8. Heiderauche (02:30)
9. Die Weide und der Fluß (07:20)
10. Des Sängers Fluch (08:05)
11. Ruf in den Wind (04:53)
12. Dämmerung (05:55)
13. Mana (16:23)

Épico. Esa es la etiqueta que mejor se ajusta al Folk Metal que manejan los alemanes Equilibrium, una de las bandas que mayor auge ha vivido en los últimos años dentro de su campo. Bombástico, majestuoso, musicalmente radiante, ultra-melódico, barroco hasta límites insospechados, digno de ambientación de la más grande de las leyendas… En resumidas cuentas es eso; épico.

El éxito y la aclamación tanto por parte de público como de crítica de su álbum debut, Turis Fratyr (2005), fueron la oportunidad perfecta para que el proyecta pudiera crecer dentro del mundillo. Tras una enriquecedora gira (en la que demostraron de sobra su valía en escena), con grupos de su misma quinta como la formación de Death Metal Commander y la banda de Melodic Black Metal Sycronomica, y una consiguiente firma con una Nuclear Blast muy interesada en ellos, Equilibrium dispuso de los medios necesarios para dar el siguiente gran paso a nivel discográfico.

Una temporada, desde verano de 2007 hasta la primavera de 2008, de trabajo y de grabación en los Helios Studios de Múnich, con el propio René Berthiaume a los mandos de la producción junto con varios miembros de Crystallion en el proceso y con su nuevo batería, Manu Di Camillo, encargándose de las percusiones, dieron como resultado el segundo álbum de estudio de los alemanes: Sagas.
Básicamente y sin rodeos, lo que hizo Equilibrium con este disco fue romper por completo el baremo. Sagas no solo logró ser una obra superior a su predecesor, Turis Fratyr, sino que es, hasta el momento, el mejor álbum de toda su discografía (y muy seguramente el mejor que jamás producirán).

Épica en su máxima expresión, esa es la premisa. La banda cubre en su fórmula lo ya evidenciado en su debut y le suma el sinfín de arreglos, la orquestación hiperbólica de elementos metaleros y folclóricos y la brutal duración de 1 hora y 16 minutos de puro Epic/Folk Metal que sonará sin apenas descanso durante toda (y toda es toda) la escucha.
El viaje será largo y duro. Sin embargo, para los amantes de este tipo de música, esto será una aventura que se pasará volando y que sentará como agua de mayo. Y es que es mucho lo que ofrece este mastodóntico LP.

Ya desde el primer momento, el preludio Prolog auf Erden, la música y las melodías nos ponen las pilas, lanzando la descarga principalmente en el primer fragor, Wurzelbert, tema en el que se ven conjugados todos los elementos que definen el estilo de Equilibrium, desde el veloz Folk que destila el teclado de Berthiaume, el atronador tono Power trazado por las guitarras de Andreas Völkl y el carácter blacker subrayado en el aguerrido canto de Helge Stang con su reconocible acento (valga señalar que todas y cada una de las canciones están cantadas en su alemán natal), encontrándose todos estos factores de una forma increíblemente dinámica y que muy inteligentemente favorecen al espíritu épico y mitológico que se expone in situ.
De la misma forma, Blut im Auge continúa aportando su parte a ese Folk bombástico protagonizado especialmente por melodías de instrumentos de viento, una parte ínfima dentro del enorme conglomerado que se elabora en este fantástico tema de ritmos pegadizos y excelsa musicalidad.

Algo que Equilibrium supieron manejar totalmente a su antojo es la variedad y la diversidad aportada por cada track, sin que ninguno de estos se aleje en absoluto del planteamiento base. Prueba de ello son, por ejemplo, Unbesiegt, que ofrece, por mucho que sorprenda, un carácter sonoro caribeño, sureño y hasta bailable, que logra casar de forma sublime con el estilo de la banda; la agresiva Verrat, con su brutal enfoque al Thrash y al Death Metal; o Snüffel, con sus simpáticas orientaciones hacia el Rock setentero por parte de las guitarras solistas y rítmicas.

Con Heimwärts (puro Folk germano adrenalítico y directo) se abre la vereda a la segunda parte del tracklist, introducida por la bella y suspirante instrumental de delicadas sinfonías y de flautas Heiderauche, que nos lleva a una de las composiciones más espectaculares del compacto y, en general, de las mejores de todo el repertorio de Equilibrium: Die Weide und der Fluß, de esos temas que resultan épicos de principio a fin, sin ninguna nota que sobre o falte, valiendo señalar su majestuoso comienzo seguido de los coros, las fastuosas guitarras que enlazan con el entramado folclórico, esas melodías con sabor a fantasía y naturaleza que condecoran toda la pieza finalizando con el crescendo a base de blast beats y los solos finales… En fin, algo impresionante.
Asimismo, Des Sängers Fluch sigue ejerciendo ese poderío instrumental dentro de un sólido medio tiempo en el que se superponen toda clase de matices y excelentísimas ideas que alcanzan a aportar en la escucha.

Acercándose ya a la recta final llegan otras dos grandes bazas: Ruf in den Wind, puro Power/Folk melodioso y cabalgador a doble bombo; y Dämmerung, un medio tiempo hermoso y conmovedor como un amanecer durante los primeros albores del nacimiento de la primavera.
Ahora bien, ¿con qué nos encontramos en el desenlace? Habiendo demostrado todo lo posible y más, lo más sencillo (y lo que haría cualquier banda) sería entregar un pequeño epílogo instrumental o narrativo como cierre; sin embargo, Equilibrium son de una madera distinta. ¿Cómo finalizar un álbum que, incluso hasta este punto, ya es largo de por sí? Pues de la mano de Mana, una pieza de 16 minutos de duración que, por si fuera poco, es totalmente instrumental. Esto es un viaje sensorial por sí solo, mostrando todas las virtudes y delicias de Equilibrium, sus envolventes teclados, las danzantes guitarras al filo del viento, las flautas de pan al son de la belleza misma, incontables momentos que transmiten toda clase de emociones e impactan al instante… En sí, es toda una experiencia por sí sola y una soberbia demostración compositora de un grupo que se atreve a todo.

Sagas no es una obra para cualquier tipo de público. Para muchos llegará a ser un álbum sobresaturado, cargado hasta los topes y con una duración desmesurada. Sin embargo, es innegable que esto es material bien hecho y concienzudamente labrado, en el que cada punto, cada intervención instrumental, cada nota y cada melodía tienen una razón, un valor y un por qué en el vasto universo que legan los Equilibrium en un solo LP. En resumidas cuentas, se trata de un trabajo obligatorio para todo amante del Folk Metal y de la épica en su máxima expresión.
Rekreatur y Erdentempel continuaron exprimiendo esta forma de hacer música (especialmente el primero de los mismos). Pese a todo, jamás la banda consiguió ni tan siquiera acercarse a lo que supuso su segundo álbum.

Fantástico, asombroso, embaucador… Irrepetible. Esto es Sagas; esto es Equilibrium como jamás volverán a escucharse.
Cinco cuernos absolutos para uno de los mejores álbumes que dio el género en la primera década del siglo XXI.

Helge Stang / Voz
René Berthiaume / Guitarra, teclado
Andreas Völkl / Guitarra
Sandra Völkl / Bajo
Manu Di Camillo / Batería

* Músicos de sesión *

Toni González / Voz adicional
Kurt Angerpower / Guitarra
Ulrich Herkenhoff / Flauta de pan
Agnes Malich / Violín
Gaby Koss / Voz

Sello
Nuclear Blast