Dimmu Borgir - Devil's Path

Enviado por Hawkmoon el Jue, 28/06/2012 - 22:40
1228

1. Master of Disharmony
2. Devil's Path
3. Nocturnal Fear (Celtic Frost)
4. Nocturnal Fear (Celtically Processed)

Dimmu Borgir, antaño excelsos jinetes extremos, mendas que supieron venderse, más que bien, y en el momento adecuado, justo cuando la escena empezaba a elegir a sus deidades predilectas, a los reyes del cotarro, superaron, y con nota, la jodienda terrorífico-bélica. Su nombre, gustase o no, iba a quedar, y por siempre, en los altares del género.

Nada había que temer. Los soldados sacrílegos de Shagrath, preparadísimos, y desde su nacimiento, para hacerse con la corona del reino, ya tramaban nuevas aventuras.

"Stormblast", su segundo disco (discazo, más bien), les había situado en una situación ideal. Muchos ojos, los de la parroquia y los de la crítica (y tan feroces unos como los otros), estaban sobre ellos. El siguiente nivel, el tercer disco, no podía ser un paso en falso. Ni de puta coña, vamos. Uno no escala el puto Everest para acabar cayendo al abismo. Cuando ya se palpa la cima, cuando uno ya le huele el ojete al mismísimo Odín, o mete toda la carne en el puto asador o, joder, pierde el turno. Los dioses no siempre te observan. Cuando lo hacen, si en realidad naciste para ser rey, los cabrones te lo conceden. Pero, ojo, hay que valer. Esto no es el puto Burguer. Aquí no se regalan coronas de cartón.

"Enthroned Darkness Triumphant", posiblemente el mejor trabajo que la banda nunca haya editado (almenos así lo creo, vamos), fue una maravilla impresionante, mega-cuidada, mega-oscura, mega-riffera y, ante todo, mega-blacker. Muy sinfónica, intentando apartar de la carretera a los, por entonces, jefazos (Cradle of Filth, Emperor, Satyricon o Immortal). Mucha ira, mucho alarido demoníaco y mogollón de calidad. Abrumado queda uno después de ser sometido a la tortura noruego-paintcorpsera e indómita del 97, colega.

Los tios, desde el momento, iniciaron su meteórico ascenso al Valhalla blackmetálico (dónde, supongo, las valquírias son morenas y parecen Abbath con tetas). Ni los Cradle de Mr. Filth, los intocables de la era, les pudieron plantar cara. Dimmu Borgir iban a por todas. Alimentados por el poder de los mejores Bathory y Emperor, sus dos mayores referentes, sentaron el culo en un trono. Y bien obsidiano, como a ellos les molaba. Ahora, claro, les va más el color blanco. De vivir en una era de tinieblas, joder, a hacerlo en un anuncio de compresas. Pobretes.

Pero, bueno, no saquemos el pañuelo. No hay drama. Pillamos la máquina del tiempo y nos vamos a 1996. Un año antes de que la banda sea más conocida que el puto Elvis. Un aura maligna, realmente hechizante y malsana, envuelve a los chicos desde su nacimiento. Dos discos potentorrones y oscuros son, desde luego, una carta de presentación de putísima madre. Un EP, a modo aperitivo antes de escupirnos su "Reign in Blood", su "Master of Puppets", parece lo más correcto. Se calman, levemente, las ansias de los más acérrimos y te das un tiempo para perfilar tu masterpiece. Satánicos y con coco. Mucho coco.

No eres el primero, te alimentas de los demás, tu moto no es la más original. Pero, ala, acabas siendo el icono, el que se va a la ceremonia de los Grammy, el que se hace con la ex-mujer de Nicholas Cage (el jodido Ghost Rider, macho). Los más listillos de la puta clase. Einsteins satánicos y devora-vírgenes. Fijo que hicieron un pacto con el malote de rojo. Descarado. Y, mira, te lo traigo y todo. El testigo, sónico, de que la banda tenía tratos con el más chungo de los enemigos del de la túnica: "Devil's Path".

Uuuuuhh...qué acojone, ¿eh? Coño, macho, colabora un poco y tiembla. Qué tio más soso, releñes. Así uno no disfruta contando ná.

"Master of Disharmony", vieja conocida por los fanáticos del "Enthroned...", nace aquí de forma diferente. Muy a lo peli de Conan. Sintetizador astral-épico, danza rítmica de sensaciones, para, cuando te crees que sabes qué sonará, te sorprendes. El temita, que teníamos muy controlado ya, suena diferente, muy crudo, caníbal y cabrón. Obviamente, la producción, que aún no la pagan los amos de Nuclear Blast, tiene la culpa. Una movida mucho más Emperor de lo que acabó siendo en su estampa final. Shagrath, convertido ahora en un Abbath, mucho más oscuro e infernal, cargando con las rítmicas además, suena mucho más durote. A media composición, entonces sí, ya nos dejamos llevar por el riffeo y los preciosos, precisos y enfermos soletes. Aquí no cambia nada. Normal que no tocasen la parte que nace con el minuto 4.20. Menuda bomba de movimiento musical, coñes. Un clásico que nos comemos. Y en versión previa. Una sorpresa cojonuda si, como me pasó a mí, descubres el EP después de su disco-insígnia. Es como darte de narices con una versión de "The Trooper" grabada en el 82. Un tesorete. Y que, de regalo, suena que alimenta. Black Metal total. Eran grandes los hijos de puta. Inmensos, joder. Qué trueno de tema.

"Devil's Path", que emociona, que da de lleno si lo que late dentro de tí es un corazón bathorista, demuestra, y sin dudas, que Dimmu merecen el lugar al que acabaron accediendo. Otra composición hermosa, realmente bella, pero que no se olvida, normal, de arrancar la piel al oyente. Y tampoco se olvida de bañarle en vinagre. Una onda que tendrían que rescatar más a menudo en sus shows de directo. Blast beat, las cuerdas echando chispas, un Shagrath perfecto y un tono logradísimo. Equilbrio entre lo oscuro y lo headbanger. Peli de la Hammer, pero con el incentivo de acabar viendo al puto Drácula pegándose un solazo atroz con una Ironbird. Se nota que la banda, además de tener las cosas muy claras, de ser devotos fieles al mensaje de Bathory y Emperor, son fieles al linaje Thrash y al sabor añejo de la N.W.O.B.H.M. Dimmu es todo un universo. Y más que lo iba a ser (para enfado de muchos).

Devil´s Path, the title track starts up with a harsh guitar and a not changing piano part in the background. After its 1st and 2nd verse there is a fantastic keyboard riff which is followed by Shagrath´s voice in perfect, dark harmony. This part is continued by the starting piano part and followed by a powerful guitar solo. I would surely count this track to one of Dimmu Borgir´s finest and of course the best of this EP.

Dos versiones del "Nocturnal Fear" de Celtic Frost (una, a medias con los Old Man's Child) finiquitan el trabajete de los nuevos malotes en el feudo. Dos movidas logradas que, sin embargo, no compro. Un cover diferente, una versión de, pongamos, Slayer, Kreator o Venom, habría sido lo ideal para continuar el tributo al tito Warrior. Pero, bueno, es un mal menor. Hemos disfrutado, y bastante, de tres temitas. Lo que no está nada mal si contamos que cargamos con cuatro.

Un buen entremés al glorioso "Enthroned Darkness Triumphant". Para completistas y fans del legado quorthonesco de calité.

4 cuernos (bajos) para el pacto dimmuburguero.

Shagrath: Voz, guitarra y teclado
Erkekjetter Silenoz: Guitarra
Nagash: Bajo y voces
Tjodalv: Batería

Sello
Hot Records