Dimmu Borgir - Abrahadabra

Enviado por Hawkmoon el Lun, 28/03/2011 - 22:47
1228

1. Xibir
2. Born Treacherous
3. Gateways
4. Chess With The Abyss
5. Dimmu Borgir
6. Ritualist
7. The Demiurge Molecule
8. A Jewel Traced Through Coal
9. Renewal
10. Endings And Continuations
11. Perfect Strangers (Deep Purple)

Toda formación musical, sea del estilo que sea, atraviesa, quiera o no, un periodo de pura y dura incertidumbre. Un momento que define, y para siempre, el futuro devenir del combo en cuestión.

Dimmu Borgir, que no pensaban ser menos que nadie y querían, como no, su ración de problemas personales entre músicos, vieron, al acabar el exitoso (aunque tormentoso) tour de "In Sorte Diaboli", como dos de sus miembros más queridos, y desde luego, definitorios del sonido del combo (desde los tiempos de "Puritanical Euphoric Misanthropia") se largaban, y para más "inri", con un montón de mal rollo acumulado. Vortex (bajo y voz ocasional) y Mustis (teclados y piano) eran "invitados" a abandonar el reino Borgir. No faltaron acusaciones, desde la "cúpula de jefazos" (o sea, Silenoz y Shagrath) de poca entrega, problemas con sustáncias ilegales y demás mierda típica, de hecho llegó a nombrarse lo de las manidas diferencias musicales (que es la excusa, casi siempre, para no decir "ese tio me daba puto asco"). Hellhammer, el batería de Mayhem que grabó con la banda "In Sorte Diaboli", también se apuntaba al "adios a Borgir" para volver a sus Mayhem, que ya le necesitaban de nuevo en su imperio.

Silenoz y Shagrath (acompañados de su buen "esclavo" Galder) tomaron una decisión bien clara. Reformar el line-up, y ante la prensa, mostrarse tranquilos y relajados (pese a, seguramente, estar cagados de miedo ante el futuro de "la gallina de los huevos de oro" de Nuclear Blast). Poco después, y en plena, y agria, guerra mediática contra Vortex-Mustis (Hellhammer no se pronunció) nuestros Dimmu anunciaron lo inevitable: Vortex y Mustis no iban a volver jamás al reino Borgir. Jamás de los jamases. Daray (ex-batería de Vader y de Vesania) y Snowy Shaw (bajista y ex-Therion) eran los nuevos guerreros. Shagrath, además de con la voz, cargaría con el teclado. Un nuevo horizonte musical se abría para los noruegos. Carne nueva en el ejército de las tinieblas. Veremos si el "change" les salio bien a Silenoz y coleguitas. Viajemos a "Abrahadabra".

Una portada bastante impactante, con una máscara bien potentorra (y que da su cierto respeto) y con cierto aura "Lovecraftiano" (sobretodo por esos tentáculos) es nuestro primer contacto con los "nuevos" Dimmu. La cosa no desentona, y como mínimo, de buenas a primeras, tampoco se han salido con una portada muy "New Age" o una mariconada similar. Parece que, a priori, la cosa sigue oscurota. Abrimos el pórtico...

"Xibir", intro peliculera y bastante ambiental (algo que habría funcionado, en el film de Peter Jackson, para la entrada en las minas de Moria) actúa de antesala para "Born Treacherous", poderoso ente que mixturiza todas sus etapas en una sola. Se intuye el poso que dejó Mustis, sobretodo en los aires más épicos, y el riffeo, a medias entre Galder y Silenoz, sigue siendo bien candente. Shagrath, por su parte, sigue tan sobreproducido como de costumbre, lo que no le quita impacto, para nada. Apunte especial para Daray, pedazo de batería. Sincronía y técnica. No me extraña que Vader lo tuviesen un tiempecito. El tema no está mal, pero tanto arreglo, tanto parón y tanto "detallito" le acaban pasando factura y lo que empezó como un tema bien potente acaba como algo, futuriblemente, olvidable. La orquestación en Dimmu Borgir siempre ha sido una parte elemental de la naturaleza de su sonido, pero ahora, parece que el aura "clásica" se ha comido a la enérgica agrupación blacker. Black Metal: 20%. Movidas a lo John Williams: 80%. Demasiado.

"Gateways", que nace muy similar a la épica y majestuosa "Progenies of the Great Apocalypse" (de su "Death Cult Armageddon") sigue navegando por un mundo con cierto sabor "revival" a sus obras del 2000 y del 2003, pero que no consigue emocionar. La voz femenina tiene cierto punto, pero, de nuevo, la deceleración de potencia y fiereza hace que la cosa no enganche tanto como debiera. La composición está ultra-trabajada, el sonido que se consigue es espectacular, los músicos están a un nivel notable...pero algo falla. La bandera ondea a media hasta. Parece que Dimmu Borgir acusan, y mucho, la salida de Mustis y Vortex. Les falta fuelle, empaque, dureza. La cosa no está mal, pero suena descompensada frente a su legado.

"Chess With The Abyss" (Basil Poledouris + Dimmu Borgir), "Dimmu Borgir" (Bathory + Dimmu Borgir, y en un plan al que, incluso, se asemejan, en muchos momentos, a cualquier banducha de Power al uso, y no de las mejores), "Ritualist", "The Demiurge Molecule" (que funcionaría en una nueva de Disney, en alguna escena con una bruja) y "A Jewel Traced Through Coal" (banda sonora para una italianada de vikingos, que acaba destrozándonos, almenos, con una "batería-ametralladora" de campeonato) nos muestran a unos Dimmu muy enganchados a "endiosarse sinfónicamente", y a, practicamente, olvidar de donde vienen.

Escuchar "Stormblast" y "Abrahadabra" la misma tarde es todo un shock. Y os lo digo con conocimiento de causa. No se reconoce ni al apuntador. Dimmu parecen querer acabar en Hollywood. Noruega se les ha quedado pequeña. La verdad, el aura magnificente de todos los trabajos anteriores del combo, y siempre, realmente muy basados en la elegancia de su teclado y su toque "épico-riffero-anticristiano", eran una baza seminal, pero coñes, aqui no hay tiempo para el hedbanging ni para ningún tipo de agresión. Muy light la movida. Muy light. Disco para echarse un buen sueñecito.

"Renewal" (que no es una versión "Petrozzera") parece arrepentida de habernos aburrido tanto y decide tomar el camino de la arrogancia veloz, el blast beat, la quema de cuerdas y el vaivén hermoso, que cuando Dimmu se ponen, saben crear. Pero todo era una falsa alarma. La mediocridad (ampulosa) vuelve a hacer acto de aparición. La cosa va decelerando, el teclado hace de las suyas (con un aura muy "campanilla") y Silenoz sigue esmerándose en hacer sonar el invento, minimamente, duro, pero nada...más material innecesario. Joder, que coñazo. El material vocal final es de verguenza ajena. Almenos para mí.

"Endings and Continuations", que se convierte en la despedida oficial del disco (menos mal) no levanta el vuelo de un disco mediocrillo y sirve de entremés al bonus de turno (que los japoneses disfrutaron en sus ediciones): "Perfect Strangers" de Deep Purple. La verdad, el tema que más me gusta del trabajo. Dimmu Borgir siempre han sido bastante molones en esto de entregar versiones y con la Deep Purple no han sido irrespetuosos, pues mantienen la esencia rockera del tema, pero le añaden el poso Dimmu (última generación) para decorar la movida. Cierre gracioso a un disco soporífero. Bien hecho, bien pulido, pero que, me parece a mí, que acabará, seguramente, como posavasos por casa.

Nunca imaginé que Vortex y Mustis hiciesen tanta falta. Menudo disco-coñazo con el que se han salido Borgir. Joder. Escucharlo entero es una jodida proeza. Me he ganado el Valhalla.

2 cuernos (altos) para una obra esmerada. Esmerada en gustar. La pena es que no lo consigue ni de puta broma. Decepción total.

Más suerte la próxima vez, muchachos. Calidad abrumadoramente aburrida. Mejor comprarse una banda sonora en onda "El Guerrero Número 13", "Conan el Bárbaro" o "El Señor de las Bestias". Disco que se toma tan en serio que acaba dando grima. Ideal para los gafapastas blackers. Papel de culo para el fan de "Stormblast".

El año en el que Dimmu Borgir se pusieron de blanco, su música se vistió de luto.

Shagrath - Voz y teclados
Silenoz - Guitarra
Galder - Guitarra
Snowy Shaw - Bajo y voces
Daray - Batería

Sello
Nuclear Blast