Deftones - Saturday Night Wrist

Enviado por GLaDOS el Dom, 10/05/2020 - 00:23
654

Saturday Night Wrist fue un punto de inflexión en el sonido de Deftones, consiguiendo repeler a quienes disfrutaron en su momento de la agresividad californiana del Around the Fur. Y es que si ya de por sí en su White Pony se notaban las pretensiones del grupo por explorar sonidos que no solo es que estuvieran del otro lado de lo que podría catalogarse como Nú Metal o Metal Alternativo- sino del Metal en toda la expresión de la palabra- con tracks como “Teenager”, su álbum de 2006 sería su punto de no retorno.

Olvídate de sutiles ambientaciones con sintetizadores para crear atmósferas, de alguno que otro coro ganchero, y de una mezcla / masterización pesada en todo el sentido de la palabra, pues este disco tiene un letrero de “ALÉJATE” -así en mayúsculas y con luces de neón- si no te hace ninguna gracia el imaginarte al Metal y al Pop mezclados con algunos toques de electrónica. Aunque tampoco es que estemos hablando de alguna aberración sonora -según desde las perspectiva que se mire- sino de todo lo contrario, un experimento ecléctico que integra lo mejor de ambos mundos.

Por un lado tenemos los siempre característicos riffs pesados de Stephen, las suaves y gruesas notas de Cheng, la nada virtuosa pero inimitable pegada de Abe, y a un Delgado que -esta vez lejos de mostrarse tímido como en placas anteriores- se encuentra desatado, llenando los parlantes con sus interminables arreglos sintéticos. Todo esto quedándose en la nada si Moreno no forzara su voz hasta los territorios de lo extremo -de acuerdo a su estilo- y de la accesibilidad a partes iguales.

Los sorprendente es que el grupo funciona de maravilla bajo su nueva piel, más si consideramos que durante los dos años de grabación para este disco se dice que atravesaban su peor etapa anímica entre ellos mismos, haciendo insoportable la convivencia, con Moreno y Carpenter teniendo rencillas sobre el rumbo que debía tomar el álbum. A esto se le agrega que presionado por la disquera, Chino tuvo que ser “ayudado” por compositores externos para terminar las canciones, mermando su confianza musical y poniendo en duda su estancia en el grupo.

Con todo esto era fácil vaticinarse un desastre. El primer paso en falso en la carrera de la banda, pero probablemente es por que todos se complementan tan bien en lo estrictamente musical -pese a sus diferencias personales- que el resultado fue casi inmejorable. Lo que podría considerarse como falencias es en realidad el principal atractivo del disco, con un ambiente y atmósfera irrepetibles, siendo la confirmación de que Deftones se ciñen a sus propios estándares, tanto en las buenas, como en las malas.

Siendo este su álbum más variado, podemos encontrar de todo un poco a lo largo de su duración.Tenemos las canciones que son más agresivas, rápidas y directas (“Rapture”, “Mein” -con un gran aporte de Tankian y “Rats! Rats! Rats”) aquellas que se construyen con un tempo más lento sin dejar de lado lo Heavy (“Beware”, “Combat” y “Kimdracula” -increíbles esas voces retocadas al final de los coros, simulando una especie de aullidos-) y otras que responden a lo que podríamos considerar como “de ensoñación” o de “trance” -y que me parecen las más especiales del disco- en donde Chi nos da unas interpretaciones hipnóticas (“Cherry Waves” y “Hole in The Earth”).

Mención aparte merecen “Rivière” (una especie de tema más convencional a base de acordes rasgueados y el clásico momento pesado) “Drive” (versión de The Cars que supera ampliamente a la original -y que se incluye como tema final en la edición de iTunes-) “Pink Cellphone” (un tema de beat electrónico, algunos versos rapeados, e incontables pistas de audio como fondo bastante curiosas con una tal Annie Hardy soltando una verborrea sobre ¿religión, mamadas, sexo anal y su relación con la mala dentadura de los británicos?) y el único instrumental oficial de la banda hasta ahora "U,U,D,D,L,R,L,R,A,B,Select,Start”, cuyo nombre proviene del “Código Konami” (un cheat code popular en los videojuegos) y que me parece el tema más interesante el disco. Aquí Stephen le pide prestado el kit a Cunningham envolviéndolo en delay y reverb. Funciona como una especie de jam con una inolvidable línea de bajo, unos buenos licks de guitarra y unas misteriosas notas de parte de Delgado. Un track misterioso, oscuro y hasta un poco triste. En mi top cinco de canciones de la banda sin ningún problema.

Como dato curioso, Moreno considera a este álbum como el peor de la discografía de Deftones por las razones que he mencionado anteriormente, -seguido por el homónimo de 2003 en la escala- siendo entendible, dado que fue compuesto durante la época en la que él andaba metido fuertemente en las drogas -sumado a otros problemas personales- tras el White Pony. Así que es el clásico ejemplo de obra renegada por el propio artista -por razones extra musicales- que es mayormente aceptada y bien recibida por los fans.

Yo me quedo con los buenos momentos (que no son pocos) ofrecidos dentro de la placa, pues a veces pienso que aquí están algunos de los mejores aportes del fallecido Chi Cheng demostrando que esa suerte de culto que rodea a su figura está bien justificado. “Chery Waves” no sería “Cherry Waves” sin su bajo, y difícilmente alguien podría hacerle sombra a sus líneas de bass guitar en “Hole in the Earth” -o en cualquiera de los otros temas- demostrando su importancia para el sonido del grupo.

La producción me parece la más acertada en su carrera, pues todos los miembros tienen la posibilidad de brillar en la mezcla sin tapar al otro. Da la sensación de que todo suena como debería sonar, el bajo prominente, las guitarras bien distorsionadas -pero sin pasarse con un sonido cacharrero-, los teclados mostrándose preciosos mientras envuelven cada canción, y la voz de Chino al frente con la post-producción adecuada para dotar a cada tema con su propia personalidad.

Es cierto que aquí se nos hicieron mucho más accesibles, pero escuchando el excelente resultado, yo no le cambiaría nada, pues los aciertos fueron muchos más que las equivocaciones. La considero su obra más hermosa en todo el sentido de la palabra.

Chino Moreno – Voces principales, Guitarra rítmica.
Stephen Carpenter – Guitarra líder, percusiones en "U,U,D,D,L,R,L,R,A,B,Select,Start", bajo en “Xerces”, teclados en "Beware".
Chi Cheng – Bajo, voces de soporte.
Frank Delgado – Teclados, sintetizadores.
Abe Cunningham – Batería.

Sello
Maverick.