Deftones - Koi No Yokan

Enviado por GLaDOS el Dom, 30/06/2019 - 01:20
654

1. Swerve City
2. Romantic Dreams
3. Leathers
4. Poltergeist
5. Entombed
6. Graphic Nature
7. Tempest
8. Gauze
9. Rosemary
10. Goon Squad
11. What Happened to You?

Deftones llevan poco más de dos décadas lanzando álbumes periódicamente. Lejos de estancarse o de caer en la repetición y en el tópico de banda que hace el mismo disco cada dos años, siempre encuentran una forma de reinventarse mediante añadiduras para enriquecer su sonido. Dígase cambiar las 6 cuerdas por 7 (o las 7 por 8) por enfocarse en matizar las texturas con una cada vez mayor predominancia en los sintetizadores de fondo, o sencillamente, cambiando la manera de abordar las composiciones sin perder todo lo que nos encanta de ellos. Porque, en un disco de Deftones hay espacio para una rola acaramelada y conmovedora como Entombed y para otra que suena a Meshuggah pasados por un filtro shoegaze como lo es Gauze.

Lo que los hace tan especiales es la manera en la que mezclan géneros musicales diametralmente opuestos como la electrónica de centro nocturno y el metal moderno más agresivo. En este sentido, Koi No Yokan me remite al Japón más vanguardista y a la California más underground al mismo tiempo. En parte por la increíble labor de producción y mezcla, que es pulcra y sucia a la vez, cristalina y ruidosa a partes iguales; pero, sobre todo, por el ya clásico juego entre la melosidad de Moreno y agresividad de Carpenter, que se sostiene sobre la sólida base hip-hop de Cunningham y los sintetizadores y bajo de Delgado y Vega –respectivamente- desde hace ya varios años.

A partir de Swerve City nos damos cuenta de que los Deftones de temas como Teething o de otros tan extraños pero encantadores como los de sus primeros demos –escuchar (Like) Linus- hace bastante tiempo que dejaron de existir, ni siquiera son los mismos de Diamond Eyes. La canción suena moderna, y su hipnótico y galopante riff principal es pegadizo. El cambio en el rasgueo de Stephen durante el post-coro es bastante efectivo pese a su simpleza. Aquí incluso se dan la oportunidad de experimentar con el Post en su música (prestar atención a la guitarra con reverb infinito y delay tenue que entra en el 1:43). Es importante destacar el bajeo de Sergio en esta canción, pues es más que memorable. Nada que deberle a Cheng (†).

La segunda canción, Romantic Dreams, es correcta, pero es la que menos me gusta del álbum. Aun así, tiene momentos disfrutables y no es en lo absoluto mala, simplemente queda empequeñecida en medio de tanta joya. En cambio Leathers es cosa seria. Aquí el grupo se encuentra en estado de gracia. El intro ambiental es una mera excusa para sorprender al escucha con el durísimo riff de Carpenter. En el coro Chino se desgarra las cuerdas vocales para después escupir versos en los que se deja los pulmones secos.

En Poltergeist encontramos otro despliegue del estilo de Carphenter con esas guitarras que parecen más bien sierras. Es uno de los riffs más espectaculares del disco, tanto así que esta canción no tiene muchos cambios, ni sorpresas, pero no los echas de menos, aunque todo el peso de la canción caiga sobre las guitarras. Entombed es justo lo contrario. Suena a Trip-Hop futurista, espacial, cyberpunk. El tapping de guitarra, repetitivo pero hermoso, le da una textura etérea a la canción mientras que el exquisito beat de Abe sirve como base para que la voz de Chinose rasgue en sus registros altos, haciendo un interesante juego con su voz suave y melosa en algunos versos. El final, con especial protagonismo de los sintetizadores que parecen sacados de un escenario onírico y digital, combinado con los fills de batería, el suave bajo de Vega y la guitarra distorsionada de Stephen es uno de mis momentos favoritos del álbum. Diría que es algo así como una hermana espiritual de Be Quiet and Drive, Sextape o Cherry Waves ya que, aunque son las únicas canciones con las que puedo relacionar este tema, Entombed tiene su propia personalidad. Quizás sea mi favorita del disco.

Naturaleza Gráfica nos devuelve al caos. El ritmo de batería dominado por el hi-hat entrecortado de Abe da pie al riff Carpenter, que, suena asfixiante gracias a los armónicos que entran y se van en los versos. Es increíble como la suave voz de Moreno encaja a la perfección con un instrumental de esa manufactura (claro que el vocalista se las ingenia para meter uno que otro grito). Tempest es una canción centrada al 100% en el Groove. Ese ritmo pausado y constante es de los mejores del grupo. Un medio tiempo increíblemente solvente. Hay que destacar esos detalles melódicos de la segunda guitarra que se escuchan en el fondo, así como los sintetizadores. Nuevamente Chino se luce con unas líneas pegajosas y unas voces fantasmagóricas durante el último minuto del tema.

Gauze inicia agresiva y se diluye un poco en el verso para terminar volviéndose una demostración de dreampop arropado por la abrasividad de Stephen en el coro. Los syntec’s en la canción son gloria. Uno de los track’s con mayor contraste del álbum, lo tiene todo. El final-que le da el protagonismo a una guitarra machacante para después desvanecerse lentamente- es acertado, pues sirve como un buen fundido a la siguiente canción: Rosemary.

Este noveno tema es una odisea Post-Metalera con toques psicodélicos. La letra nos habla de “…descubrir las entradas a otros planos…” y con justa razón, pues es apropiada para la canción más Space Rock de los Deftones. El grotesco riff del epílogo revienta la atmósfera conseguida a lo largo del tema para después darle paso a unos bonitos arpegios de guitarra limpia. Puro Shoegaze made in Deftones . Es de las pistas más atmosféricas y épicas del grupo. Atención a la parte en la que Chino canta “stay with me, as we cross the empty skies, come sail with me” mientras el resto del grupo envuelve su voz.

El misterioso rasgueo de acordes de Goon Squad es interrumpido por el súbito riff rápido y sucio de Carpenter, quien insiste con la agresividad de su guitarra durante todo el tema. Moreno juega su juego, otorgándonos una canción rabiosa con sus ya clásicos momentos suaves (en cuanto a voz se refiere) esta vez el coro, en donde Chino de verdad se luce, pues esos “designed special for you by me… designed… special for you by me…” son de las partes más adictivas del disco. Una vez que la escuchas es difícil que salga de tu cabeza.

El tema final What Happened to You? parece que relevará a la segunda canción como el momento menos brillante del álbum (porque no hay un solo momento malo) pero entonces la magia ocurre con esa sección Post-Rock que ocurre en el 0:38 y que se muestra nuevamente cerca de la mitad de la canción alargándose un poco más. La poderosa voz de Moreno cantando “The sky is falling down, this night belongs to you” te hace querer imitarlo a todo pulmón. Pese a que es de las canciones más sensibleras y suavecitas del grupo, funciona a la perfección como cierre del álbum. Es un epílogo tranquilo y adecuado para el disco.

Koi No Yokan es, en resolución, un imprescindible dentro de la discografía del grupo y una de sus mejores obras en donde reafirman que son su propio género. Hace tiempo que están muy por delante de sus compañeros generacionales, haciéndolos parecer obsoletos.

99/100.

Deftones:

Abe Cunningham − Baterías.
Stephen Carpenter − Guitarras.
Frank Delgado − Samples, teclados.
Chino Moreno − Voces, guitarras.
Sergio Vega − Bajo.

Técnicos:

Nick Raskulinecz − Producción.
Matt Hyde − Producción, ingeniero.
Steve Olmon − Ingeniero.
Rich Costey − Mezcla.
Eric Isip − Mezcla.
Ted Jensen − Masterización.
Chris Kasych − Ingeniero de mezcla en Pro Tools.

Sello
Reprise.