Children Of Bodom - Halo Of Blood

Enviado por MetalPriest el Vie, 04/04/2014 - 22:34
599

1. Waste of Skin
2. Halo of Blood
3. Scream for Silence
4. Transference
5. Bodom Blue Moon (The Second Coming)
6. Your Days Are Numbered
7. Dead Man's Hand on You
8. Damaged Beyond Repair
9. All Twisted
10. One Bottle and a Knee Deep

Menudo descuido ¡Nos hemos olvidado de lo "nuevo" de Children Of Bodom! ¿Habrá sido un error grave?

Bueno... todo fan o simpatizante... o (ya puestos) curioso conoce de sobra la obra de los fineses, y del mismo modo también lo aberrante que fue su material moderno (Blooddrunk y Relentless Reckless Forever). Estas obras, de 2008 y 2011 respectivamente dejaron el nombre de Children Of Bodom a la altura del betún, y... si ya tenían antaño un buen rebaño de opositores este hecho no hizo nada sino multiplicarlo su número e intolerancia. Y esto viene porque a muchos les jode que los de Alexi Laiho sean usualmente clasificados como un grupo de death metal melódico, eso cabrea a más de un true... y personalmente lo comprendo aunque no lo comparto en absoluto. La cuestión es que con el paso de los años y la escalada a la popularidad Children se volvieron una banda que despertaba emociones encontradas: o los adoras o los odias.

Regresando al tema de los lanzamientos de 2008 y 2011... muchos intuyen a qué se deben semejantes coñazos; a parte de las presiones de las discográficas la mayor de las causas fue el alcoholismo que Alexi desarrolló y que inexorablemente lo obligó a tocar fondo poco antes de sacar el Relentless Reckless Forever al mercado. Bien... ahora, con un Alexi más o menos sobrio (ve tú a saber) parece que Children Of Bodom están volviendo a subir peldaños, recuperándose de su caída... o al menos es lo que parece (repito). Así que... ustedes ya intuirán con estas palabras que este Halo Of Blood (2013) es superior a los trabajos anteriormente citados, ¿no? pues acertaron. 

En este Halo Of Blood recuperamos a los Children rifferos, de melodías intrincadas e interesantes. Ni de coña llegan a la altura de su debut, ni tampoco a la del Hatebreeder pero... como mínimo es una entrega digna de su legado, luego... que cada uno decida cuan bueno es o si le gusta o no, oigan. Por supuesto esto sigue los derroteros que tenía que seguir, los mismos. Nada cambia en el universo Children, nada nuevo bajo el sol: guitarras enrevesadas, los teclados de siempre... con los mismos sonidos de toda la discografía, los guturales rasgados marca de la casa y... ese leve deje hardcoreta y power que siempre o casi siempre han tenido.

Supongo que a estas alturas todo interesado por la banda ya ha catado este Halo Of Blood pero... de todos modos, por si algún despistado no se coscó del invento o lo desea recordar... allá vamos, repasamos lo más tardío de los fineses Children Of Bodom:

Waste of Skin es la primera en acometer, speedica e intentando emular a sus trabajos de hace más de diez años. Janne continúa utilizando los sonidos de siempre, sin evolucionar un ápice su estilo, al igual que Alexi, como dije antes.... esto sigue siendo lo mismo de siempre aunque por fortuna parece recuperar la garra de antaño. Halo of Blood es la que definitivamente verifica el renacimiento de los Children, veloz y gélida como pocas de su obra, con una buena dosis de black en las baterías y en el riff principal. Por contrapartida, los pasajes de las estrofas se encuentran más sujetos a los típicos palm mutes de siempre. He aquí uno de los mejores momentos del álbum.

Scream for Silence es una especie de South of Heaven bodomizado, también es digno de mención lo poco extremo que suena porque... le falta velocidad, crudeza y algo de poderío riffero. A parte de la melodía base slayeresca y sus variaciones posteriores... no luce de mucho más, pero se deja escuchar. Transference por su contra vuelve a mejorar la situación gracias a su doble pedal y la autenticidad de las composiciones. Ahora volvemos a entendernos, Alexi... ya lo creo. Metiendo guitarras crujientes por aquí, otras armoniosas por allá... y cantando como un auténtico hijo de puta. Buen desarrollo también, es cuestión de escuchar el tema y darse cuenta de su calidad. Bodom Blue Moon (The Second Coming) no detiene las revoluciones ni por asomo, continúa arremetiendo con toda la técnica de los mejores Children of Bodom, son los ingredientes de siempre pero es algo digno de elogio cuando Alexi y Janne consiguen volver a hacernos disfrutar con sus florituras habituales. Ya estamos acostumbrados a escuchar duelos guitarra-teclado en la música de los fineses... es el pan de cada día y no nos vamos a impresionar con esto pero podemos pasar un muy buen rato.

Your Days Are Numbered sigue metiendo esos ligeros destellos black con los que Alexi venía amenazando desde unos meses antes de la salida del álbum en cuestión, destellos al estilo de Dissection para ser más exactos. Por lo demás tenemos un track bastante enrevesado y con un Laiho ladrador y algo predecible con su temática amenazante. Continuando con este Halo Of Blood nos cruzamos con Dead Man's Hand on You, que se trata de un medio tiempo oscuro y creciente con un nudo la mar de corero. Se me hace muy raro escuchar esta clase de canciones viniendo de COB, no es natural pero al menos suena bien. Realmente en este plástico no hay ningún tema malo ni tampoco aburrido a ser sinceros, la cosa es que las ideas están un poco trilladas de más y no cogen por sorpresa a nadie. Damaged Beyond Repair regresa a los parámetros habituales del disco, luciendo una pose intrépida en las composiciones. El solo conjunto de Laiho y Warman está bastante chulo, al menos me llaman más la atención que las virguerías de los cortes pasados. Otro temazo para la lista.

All Twisted entra con un pedal martilleante, que sirve como introducción para Alexi. Una vez dentro el "Wild child", fácilmente entran el resto del grupo metiendo toda la armonía que exige su roll. El duelo de solos Janne-Alexi que acontece en el minuto 2:10 lo noto algo forzado, sobre todo la parte de la guitarra, a favor diré que me gustan las líneas vocales de esta All Twisted y el riff del minuto 3:33, muy Dissection (una vez más). Cerramos finalmente con One Bottle and a Knee Deep, que sigue sonando del mismo modo que sus antecesoras aunque desde luego la veo más pulida que All Twisted, un cierre cojonudo y fresco a pesar de todo. Y... si dije que el duelo del track anterior era forzado... en este es todo lo contrario, un toma y daca ejemplar, muy veloz y armónico.

Un álbum indudablemente bueno, yo preferiría una producción que diera más cuerpo a los instrumentos porque las guitarras no suenan todo lo bestias que debieran y la batería... yo la escucho bastante baja. Y esa es otra: Jaska Raatikainen toca de un modo bastante mejorable, sin llegar a hacer un trabajo chapucero... es que solamente se limita a darle ritmo a las composiciones, si adornos ni técnica ni leches. Puestos a enumerar contras, a parte de la mentada falta de originalidad en la música de Children también está la indolencia de Janne Warman, que a pesar de tocar de puta madre... me molesta mucho que siempre utilice los mismos sonidos en los teclados.

Como dije también... no hay temas malos ni aburridos (al menos a mi parecer, por extraño que parezca). Por lo que me resulta muy jodido de valorar este álbum de Children pero... yo me decanto por tres cuernos mega-altos y un 6,75 que podría ser un 7 tranquilamente (cuatro cuernos).

Children han reuperado su honor, ahora solo les queda evolucionar, aunque sea un poco. Lo suficiente para cogernos por sorpresa y machacarnos con una entrega riffera y no menos melodiosa.

PD: he aquí el videoclip del temazo Transference, está bastante entretenido.

Alexi Laiho: voz, guitarra solista.
Janne Warman: teclado.
Roope Latvala: guitarra rítmica, coros.
Henkka T. Blacksmith: bajo, coros.
Jaska W. Raatikainen: batería, coros.

Artista invitado:

Jeff Waters: guitarra solista.

Sello
Nuclear Blast