Brazen Abbot - Eye Of The Storm

Enviado por BurnRain el Mar, 02/07/2019 - 20:43
490

1. Eye of the Storm 4:54
2. Twist of Fate 4:39
3. Fool in Love 6:25
4. Line of Fire 5:15
5. Wake Up Everybody 4:18
6. Everything's Gonna Be Allright 5:49
7. Common People 4:53
8. The Road to Hell 4:29
9. Restless in Seattle 5:43
10. Highway Cindy 4:37
11. I'll Be There for You 5:32

Tras un año desde su debut “Live And Learn”, Brazen Abbot volvía a dar fruto: Eye Of The Storm. El proyecto de Nikolo Kotzev repetía la fórmula de llevar la batuta desde las seis cuerdas y demostrando su buen hacer con otros instrumentos como el violín, el bajo o los teclados, arropado por los entonces ex – integrantes de Europe y teniendo tres voceras de primer orden en el micro repartiéndose la labor a lo largo de los temas. En cuanto a los colaboradores del proyecto repetían todos salvo el bajista Svante Henryson que dejaba su sitio a John Leven; y Glenn Hughes que andaba metido en mil cosas como siempre, viniendo a sustituirle otro ilustre: Joe Lynn Turner.

Y con él a las voces comenzaba el plástico y el tema homónimo, “Eye Of The Storm”, donde los riffs de Kotzev se abren paso teniendo la voz fantástica del americano como contrapeso. El órgano de Mic Michaeli de fondo, la batería de Ian Haugland y el bajo de Leven de sostén. El escenario lo ocupan por igual el búlgaro con su elegante y eterna admiración por Ritchie Blackmore y la magnética voz de Turner. El tema le va como un guante, las guitarras están precisas y elegantes a partes iguales. Tema que te mete el ritmo en el cuerpo, enérgico y con clase. Una tarjeta de visita perfecta y que presenta como nadie al que será uno de los protagonistas esenciales del disco: Joe Lynn Turner. Esta estupendo.

Para seguir demostrándolo se marca otro momentazo con el segundo corte, “Twist Of Fate”, que huele a Rainbow por los cuatro costados con ese órgano y guitarra arrancando a la par y repartiendo hard rock de primera. Esa sucesión de estrofas y estribillos seguidos del efectivo riff principal y con el que no podemos evitar mover la cabeza. Tiene un pequeño impasse donde Nikolo se da a las teclas para marcarse después un solo como diciendo ahí queda eso. Luego volvemos a la melodía y al riff principal que nos tiene encandilados. Gran labor de Turner y del búlgaro Kotzev.

El otro gran protagonista del plástico es Göran Edman, que hace su entrada con un baladón “Fool In Love”, tirando de feelin y demostrando que se mueve en esas tesituras como pocos. El tema es muy accesible y comercial pero con calidad. Va tomando aire y creciendo, haciendo Edman una gran progresión acompañado de unos coros muy agudos. El corte tiene un aire muy fanky y algún giro inesperado que Edman salva con maestría.

“Line Of Fire” es uno de los mejores cortes. Comienza con una intro que no parece ir a ninguna parte pero que un riff bien calculado rompe para ir ganando con el acompañamiento del hammond y la voz. Todo destila un sabor a los Rainbow de la época Turner con el mejor estribillo del plástico, elaborado para gustar y tras él, las seis cuerdas del Kotzev encandilan. Grandes apoyos por parte de Mic Michaeli al órgano cual escudero fiel. Turner sigue jugando a dar fuerza y melodía casi a partes iguales.

Hasta el quinto corte no aparece Thomas Vikström, el tercer espada a las voces que tiene un papel bastante discreto. En “Wake Up Everybody” tampoco es para tener un gran lucimiento puesto que puede ser el corte más flojo del conjunto. Sigue el estilo púrpura con aires comerciales con un estribillo con bastante azúcar.

El que fuera cantante de Madison, el sueco Edman vuelve a la carga con un medio tiempo donde sigue tocando la fibra sensible y es que él se ha propuesto ganar el duelo a Joe Lynn Turner a base de sensibilidad y tacto. “Everything’s Gone Be Allright” es muestra de ello, el tío tiene toneladas de clase y recursos, eso se nota cada vez que abre la boca. Aquí es donde se aprecia que lo más parecido a Glenn Hughes sobre la faz de tierra no es otro que Göran Edman. El eterno Hughes habría brillado con este tema pero Edman lo borda también hay que decirlo.

El tema más funky rock y plagado de ritmo es “Common People” que Edman da vida, demostrando que Kotzev tenía preparados varios temas para el bueno de Hughes. Recuerda a aquellos Purple del malogrado Tommy Bolin. Salsita fanky con un estribillo directo y luminoso para relamerse. Gran trabajo a las seis cuerdas del búlgaro que elabora un buen cóctel de funky, rock, soul y virtuosismo.

Si en el duelo Turner/Edman en este punto parece coger ventaja este último, aquí llega Turner dispuesto a girar la balanza. El corte más eléctrico, cañero y rápido del conjunto, “The Road to Hell”. Turner es un cantante para todo, para seducir en los medios, para enternecer en las baladas y para levantar el espíritu en lo más duro del rock. Kotzev se marca un duelo consigo mismo entre su guitarra y su violín que echa chispas, las réplicas entre ambos instrumentos son para enmarcar. El tema te pone las pilas.

Otro de los temas destacados es “Restless In Seattle” comandado por un Edman entonadísimo y unas melodías que embaucan salidas de la guitarra del jefe. Tema pausadito donde Edman va desplegando todo su feeling. El tema se sostiene con un órgano candoroso de fondo y una guitarra que tira de blues rock crepuscular. Puro sabor Whitesnake de los grandes momentos. En la recta final nos regala una nueva melodía melancólica para que todo acabe entre sedas.

Vikström tiene su segunda oportunidad con “Highway Cindy”, hard rock clásico con temática de carretera, estribillo lanzado y toques de slide guitar para americanizar el asunto. Michaeli sigue cubriendo y dando cobertura con el órgano a las mil maravillas, Haugland con los palos y Leven con el bajo hacen el trabajo sucio de guardaespaldas. Todo bien preparado para el lucimiento del voceras y del guitarrista que para algo es el que manda.

El disco se despide con “I’ll Be There For You”, balada donde Edman se muestra muy cómodo. Lleno de recursos y matices. Así se cierra un disco para amantes del hard rock melódico, seguidores de la estela Purple/Rainbow en sus distintas variantes.

Lo mejor, buenos cantantes cantando buenas canciones. Kotzev no hace de su proyecto un vehículo para su único lucimiento. Lástima que este proyecto no se convirtiera en una banda real. Aunque sí nos dejó otros trabajos posteriores en la misma línea y que se disfrutan tanto o más que este.
Lo peor, una producción algo plana donde batería y bajo están sepultados, relegados a la zona gris.
Cuatro cuernos bajos para este Eye Of The Storm de Nikolo Kotzev.

Nikolo Kotzev: guitarras, teclado, piano, percusión, violín, órgano (en track 11) y bajo (en track 11).
Ian Haugland: batería.
Mic Michaeli: órgano.
John Leven: bajo.
Joe Lynn Turner: voces en tracks 1, 2, 4, 8
Thomas Vikström: voces en tracks 5, 10
Göran Edman: voces en tracks 3, 6, 7, 9, 11

Sello
USG Records