black midi - Schlagenheim

Enviado por BlackStorm el Mié, 22/01/2020 - 23:19
4432

1. 953
2. Speedway
3. Reggae
4. Near DT, MI
5. Western
6. Of Schlagenheim
7. bmbmbm
8. Years Ago
9. Ducter
Disco Completo

Cuando en 2018 salió a la luz el inigualable You Won't Get What You Want por fin terminé de confirmar un secreto que venía corriendo a voces desde que comenzó el nuevo milenio: la evolución que debe seguir el rock de estas nuevas generaciones está definida por un apartado ruidoso y estruendoso. Todas las bandas que están entre lo mejorcillo del género en los tiempos que acontecen tienen lo mismo en común, llevan a grupos como Sonic Youth de escudo y a los legendarios The Velvet Underground en la punta de la lanza, elevando el rock más disonante y estridente a los estándares de las producciones y sonidos modernos. Pasó con los mencionados Daughters, con Lightning Bolt, Melt Banana, Mental Fuck Storm y estoy seguro que seguirá pasando, porque en el último respiro que nos dio la pasada década, un pequeño retoño trajo a la mesa nuevamente una chispa de esperanza que comparte las mismas cualidades.

Black Midi son una agrupación joven, incluso desde sus integrantes que apenas sobrepasan la veintena, pero aun así desbordan mucho estilo, energía y la actitud rockera que es primordial en un lanzamiento de este estilo. Sus influencias están a veces hasta excesivamente marcadas, por ejemplo, Geordie Greep ni siquiera trata de ocultarlas, su estilo vocal recuerda muchísimo a David Byrne y en general, Talking Heads es una de las mayores influencias que se pueden intuir aquí junto con los titanes de siempre del noise rock.

Sin embargo, no es justamente por tomar elementos prestados que esta joven promesa brilla, sino por sonar frescos con los elementos que tienen a la mano. Eso es ciertamente de admirar, porque de tener influencias, todos la tienen, más en estos días que es exageradamente difícil crear algo absolutamente nuevo, pero añadir frescura a una escena totalmente saturada, es lo que hace que te catapultes hacia el ojo de la comunidad y es exactamente lo que ha pasado con este disco debut que dio bastante de qué hablar el pasado año.

Desde el primer track de hecho se deja notar. En el momento que empieza 953 la reacción inmediata es arquear una ceja y preguntarse qué exactamente es lo que acontece, porque justamente haciendo un símil con la portada con desechos electrónicos, se nos disparan a la cara riffs igual de garabateados junto con unas batacas muy machaconas, para continuar con un suave pasaje acústico donde se nos empieza a mostrar el amplio registro vocal que Greep tiene en su arsenal. Hacia el final este track evoluciona desembocando totalmente un caos dentro de un vaso de agua, porque pese a sonar ruidoso y disconexo sigue siendo organizado.

Reggae por otro lado, es un track más contenido y sobrio, que va tejiendo una atmosfera muy peculiar, para ir avanzando lentamente con unos riffs entrecortantes con una base rítmica que crece progresivamente, se le suman las voces, cada vez más desquiciantes, y luego termina convirtiéndose en un corredor abrasivo y hasta algo asfixiante de cara a su culminación. Considero que, en momentos como estos, es donde muestran sus mejores ideas, una muestra concisa de post-punk que evoluciona hasta convertirse en un track sombrío y trastornado. Estructura muy similar que podemos observar en otros tracks como Nead DT, MI, que cierran con riffs enrevesados que son muy divertidos de escuchar a pesar de ser disonantes a más no poder.

Aunque no todos los temas son pura adrenalina, algunos de hecho pecan de exactamente lo contrario para mi gusto. Temas como Western y Of Schlagenheim se me hacen un poco largos a pesar de que cuentan con ejecuciones interesantes en algunas partes y también con varios de los momentos más locos de Greep al micrófono, quien por cierto muestra muchas facetas en este plástico, quizás el aspecto más llamativo, con estilos que van desde gritos desgarradores, hasta secciones casi habladas.

El disco cierra reflejando casi todos los géneros de los que toman elementos prestados, con un track que mezcla post-punk, post-hardcore, noise, experimentación y hasta algo de post-rock a lo Slint, creando una pieza que normalmente sería un monstruo Frankenstein horrible y sin sentido, pero que a los chicos les ha salido coherente. Ducter en poco menos de 7 minutos crece y crece hasta convertirse en una pieza que te traga lentamente como arena movediza hasta vomitarte dentro de un torbellino ruidoso que es lo que le da final a este Schlagenheim.

Este disco está algo lejos de ser perfecto. Hay alguna que otra inconsistencia, algunos temas no son precisamente los más memorables, sin embargo, aun teniendo todos estos puntos en cuenta, el resultado es a mi entender bastante sólido y estamos hablando de un trabajo que es penas el debut de una joven banda. Hay muchas ideas que pueden solidificarse, pulirse y llevarse a su máximo esplendor. La verdadera importancia de este disco reside no en lo que el ofrece en sí ahora mismo, sino lo que representa de cara al futuro de este grupo, que estoy seguro en próximas entregas podría dejar caer material que será del asombro de más de uno. Por ahora, notable trabajo dentro de un noise rock moderno que cada vez me encanta más.

8

Geordie Greep: Vocales, Guitarra
Matt Kwasniewski-Kelvin: Vocales, Guitarra
Cameron Picton: Vocales, Bajo
Morgan Simpson: Batería