Black Knight - Master of Disaster

Enviado por el richard de … el Jue, 02/07/2020 - 14:10
4570

Para el ya lejano 1985 el movimiento del heavy metal épico estaba ya bastante consolidado a nivel de obras clave (a nivel de ventas no tanto, pero es que nunca llegaría a estarlo). Manilla Road ya tenían en su haber los magnos Crystal Logic y Open The Gates, Cirith Ungol un año antes nos sacudían con King of the Dead, al igual que los Omen de Kenny Powell nos habían hecho mover el cuello con Battle Cry, y ni que decir de Manowar, que ya habían publicado sus cuatro primeros álbumes cimentando de paso el género y dando la guía de como había de sonar una banda del estilo.

Pues en semejante panorama aparecieron Black Knight, una joven banda canadiense que también quería subirse al carro de los más grandes pero que cayó en el más oscuro de los olvidos. No quiero caer en los típicos topicazos de “esta banda mereció estar a la altura de los más grandes” y demás, porque sería una burda mentira, pero también sería una mentira decir que no disfruto como un enano cada vez que pincho este EP, el cual seguro gustará a todo amante de esta clase de música.

Con esa portada cutre-molona (molona en concepto, ultracutre en ejecución), canciones llamadas “Warlord’s Wrath o “Master of Disaster” y músicos que en un intento de imitar apodos como el de Ross The Boss adoptaron pseudónimos como Lori “The Scream Queen” Wilde o Glenn “The Hammer” Hoffman sabemos que es difícil equivocarse. La actitud estaba ahí, eso es indudable, ¿pero también estaban las canciones?

Pues precisamente cuando comienza “Warlord’s Wrath” uno puede llegar a pensar que sí, que a parte de la imagen y la actitud también tenían la calidad compositiva digna de los grandes del género. Una intro solemne nos introduce a un tema muy cañero, con un riff que bien podría pertenecer al Hail to England y con una Lori con una voz muy peculiar (hasta que no me puse a leer los componentes pensaba que era un tío) pero que cumple sobradamente y nos entrega unas melodías vocales de lo más pegadizas en el estribillo. También digna mención a esa parte instrumental, de base rítmica galopante y que nos atrapa con unas melodías de guitarra muy acertadas.

Sin embargo, toda esta emoción que me inunda al escuchar el primer tema se disipa rapidamente, como si de un espejismo se tratara. Disparar la mejor bala nada más comenzar el disco supongo que es algo que ayudaba a vender en aquella época, en la que te dejarían poner el primer tema en el tocadiscos de la tienda antes de comprarlo, pero es algo que a mí siempre me ha dado mucha rabia y me hace sentir incluso engañado. Y es que “Metal Screams”, sin ser un mal tema ni mucho menos, nos muestra a un grupo que no sabe ni que quiere ser ni que es lo que busca. Pasamos del heavy metal épico a un tema de heavy clásico mucho más convencional que perfectamente podrían haber firmado bandas como Kick Axe, Quiet Riot o Keel. Lo mismo pasa con “Born to Rock”, que se aleja incluso más aún del heavy metal, rozando el hard rock por momentos. Definitivamente no son malos temas, pero sí que son un bajón de calidad en cuanto a “Warlord’s Wrath” y no son lo que uno esperaría encontrar en un disco de estas coordenadas.

Con “Aaraigathor (Metal Anthem)” parece que volvemos a las riendas de lo que nos intentaban vender con este disco. Una intro atmosférica sirve para caldear el ambiente antes de que los riffs machacones de Gary Quaye y Mick DiAnno nos comiencen a sacudir a un ritmo muy pausado pero con una potencia e intensidad que aún no habíamos visto en el disco. También me parece bestial la voz en este tema, con un tono muy rasgado y que aporta una potencia increíble. Es bastante obvio que la canta un hombre y no Lori, pero no he encontrado nada ni en la red ni el libreto de la reedición que lo indique, así que nos quedaremos sin saber quien es. En mi opinión, aún gustándome Lori, el disco podría haber sido mejor si hubiera sido grabado entero con esta voz.

El disco termina con “Master of Disaster”, un tema a medio camino entre “Warlord’s Wrath” y el rollo más hard and heavy de “Metal Screams” (más cercano a este que al anterior). Y si bien he dicho antes que estos cambios en estilo a mi parecer muestran una banda sin ideas claras sobre lo que hacer, en este caso el resultado es muy bueno y la parte instrumental intermedia sigue manteniendo partes épicas que la mantienen dentro de la línea. Además, mentiría si dijera que no es el tema más pegadizo del disco. Coño, si cada vez que recupero este EP es porque se me mete el estribillo de esta canción en la cabeza y no consigo sacarlo…

Master of Disaster es un EP interesante, que muestra a una banda que si bien creo tenía talento suficiente para hacer grandes canciones aún estaba muy muy verde. Quizás si hubieran logrado seguir adelante y hubieran sacado más discos les habríamos visto madurar y a día de hoy serían un nombre más reverenciado en los círculos underground, quien sabe. De lo que sí estoy seguro es que los amantes tanto del heavy épico como del heavy metal en general disfrutarán con este debut, no les cambiará la vida, pero pasarán un buen rato. Además, si os gusta os recomiendo echarle un ojo a la recopilación de 2005 (la única que se puede adquirir a un precio razonable) que incluye a parte de este EP unas cuantas maquetas con buen sonido que siguen la onda de estos 5 temas, como este fantástico "Dead of Knight".

Un 6.5/10 para Black Knight y su Master of Disaster.

Lori "The Scream Queen" Wilde: Voz
Gary Quaye: Guitarra
Mick DiAnno: Guitarra
Glenn "The Hammer" Hoffman: Bajo
Ken Beckthold: Batería (1-2)
Glen Richards: Batería (3-5)

Sello
Independiente