Behemoth - Thelema.6

Enviado por MetalPriest el Sáb, 12/07/2014 - 05:38
377

1. Antichristian Phenomenom
2. The Act of Rebellion
3. Inflamed With Rage
4. ΠΑΝ ΣΑΤΥΡΟΣ (Pan Satyros)
5. Natural Born Philosopher
6. Christians to the Lions
7. Inauguration of Scorpio Dome
8. In the Garden of Dispersion
9. The Universe Illumination (Say "Hello" to My Demons)
10. Vinvm Sabbati
11. 23 (The Youth Manifesto)
12. The End

Si el Satanica simbolizaba la definición de un sonido nuevo en la banda de Nergal, un paso hacia delante en los páramos del death técnico, un año más tarde llegaría la reafirmación de aquellas mismas premisas. Un nuevo poder despertaba en Behemoth...

Así os presento el Thelema.6 amigos míos. Porque si a alguno de los presentes le va el sonido del Satanica (o en menor medida el Pandemonic Incantations) aquí va a disfrutar como un enano, pues como dije... Behemoth mantiene su nuevo sonido con firmeza, haciendo alarde de una violencia sónico-riffera inusitada e impropia de una banda de black metal incluso. Crudeza, salvajismo, técnica, maldad y clase son adjetivos bastante adecuados para acompañar este álbum de los polacos, el cual como ya insinué hace escasos instantes destila una enorme cantidad de riffs bestiales, de puro vicio. Tampoco podemos despreciar el trabajo de percusión de Inferno pues él es el que aporta más potencia a la obra a base de imparables sucesiones de blast-beats y martilleos a juego.

La pega... si es que se le puede llamar así... es que este Thelema.6 se ve demasiado similar a su anterior placa, no solo en estilo sino en los riffs e incluso en la sucesión de temas a lo largo del álbum. Vamos: que es una repetición de fórmula en toda regla. Ahora bien: que guste de todos modos es otra cosa, y digo esto porque honestamente: a nivel compositivo los de Nergal se vuelven a salir, demostrando su talento para crear metal extremo adictivo y rompe-cervicales. Es así: la música de Behemoth engancha, puedes mostrarte reticente al principio pero si le das los debidos cates al final acabas cayendo. Llegados a ese punto, cuando te pones uno de sus discos desearás llegar siempre hasta el final. ¿Seréis vosotros de los míos? ¿de los que no pueden resistirse a catar hasta la última nota del trabajo? Ahora lo veremos.

Antichristian Phenomenom pone las cosas ya en su sitio desde un principio, manejando con equidad la melodía y la fuerza guitarrera, los compases son abrasivos y los breaks maliciosos. The Act of Rebellion sigue exactamente los mismos derroteros de melodías intrépidas, con instrumentos de duro acero polaco. Nergal y Havoc son sin lugar a dudas unos poderosos hachas que se complementan en mágica simbiosis con Inferno y sus desquiciadas marchas de doble pedal. Invento muy técnico pero no excesivamente saturado, comedido a fin de cuentas. Inflamed With Rage porta interesantes armónicos en medio de una tormenta deather. El inicio del lead se ve curiosamente similar a lo que harían Immortal unos años más tarde en el tema Sons Of Northern Darkness, y no es la primera vez que noto una similitud de esta clase entre los polacos y los noruegos.

ΠΑΝ ΣΑΤΥΡΟΣ o (Pan Satyros para entendernos mejor) es de lo más completo del álbum en lo que a blackened death metal se refiere; junta detalles clásicos del black más cafre y violento de Escandinavia con fuertes sacudidas death. Una vez más, al igual que en Satanica debo comentar la sobreproducción de la batería, aunque nada comparado con la anterior placa desde luego, aquí se disfruta bien de las descargas asesinas de Inferno. Nuevamente Natural Born Philosopher suena con similitudes a Immortal, pero esta vez de un modo más lejano. Auténtico black (salvo por los monstruosos guturales de Nergal) hasta el break del minuto 2:14, en el que nuestro frontman se pone a solear y da paso al final del tema de forma caótica.

Christians to the Lions no baja las revoluciones, de hecho más bien las sube. Difícil no volar cabezas con semejante descarga de blast beats y redobles endiablados, no se qué le dan a Inferno de comer cuando no está tocando pero seguro que no se compra sin receta médica. Por lo general me molesta el abuso indiscriminado de blast beats pero en Behemoth en su época technical no se por qué pero me vicia ese factor, debe de ser por el buen hacer de Inferno. The Universe Illumination abre algo más calmada en un comienzo pero no tarde en volver a sumirnos en el tornado riffero de siempre, y casi lo mismo se podría decir de In the Garden on Dispersion, la cual en mi opinión está más inspirada y dotada de buenos punteos, breaks y pasajes de palm mute.

La introducción de Inauguration of Scorpio Dome refresca el disco para su posterior descarga. A propósito: muy currado el puente de los coros y en el corazón de la canción en el que hasta Novy se lució con el bajo. Y es que sobre este caos de gritos, guitarras y bombos también hay un bajo, que el pobrete también hace sus virguerías ¿saben? Vinvm Sabbati trae aromas exóticos (más bien egipcios) en las melodías principales y adquiere además un ritmo más solemne de lo habitual, lo cual se agradece tras tanto doble pedal y riffeo speedico. La única pega: las dos intromisiones de voces limpias que no pegan ni con cola con la música de Behemoth. Por lo general las voces limpias en álbumes de death metal molan, pero hay que saberlas escoger. 23 (The Youth Manifesto) cierra con una sobresaliente sección de tapping al igual que en Chant For ESCHATON 2000 (Satanica). Otra canción más cargada de solemnidad y elegancia. Acertado desenlace el del álbum para no terminar con dolor de cabeza ante tanta brutalidad. Noto también cierto parecido en la recta final con Hatework de Morbid Angel, aunque muy lejano. Y... para rematar definitivamente, The End cierra pegándonos un susto tras unos instantes de silencio.

El primer trabajo de Behemoth que goza de una producción cristalina, signo de buena acogida en el reino metálico (al quinto trabajo, ya les iba llegando la hora). Tampoco creo que los polacos se comieran los mocos hasta el año 2000 pero vamos: no deja de ser un cambio favorable para los de ellos el poder permitirse pulir su sonido hasta este punto.

En rasgos generales es un acierto total este Thelema.6 porque mantiene con bastante profesionalidad la atractiva propuesta del Satanica, un estilo que Behemoth seguiría explorando de forma más inspirada en Zos Kia Cultos y sobre todo en Demigod, los seguramente mejor acogidos trabajos de Behemoth en la comunidad extrema.

Nota final: 7,5 para el hermano gemelo del Satanica, álbum tal vez apresurado y precoz pero a pesar de todo de notable factura. Cuatro cuernos merecidos.

Nergal: guitarras, voz.
Inferno: batería.
Havoc: guitarras.

Músicos de estudio:

Maciej Niedzielski: teclado, sintetizador.
Novy: bajo.

Sello
Avantgarde Music