Behemoth - The Satanist

Enviado por Betrayer el Mar, 18/02/2014 - 00:21
377

1. Blow Your Trumpets Gabriel
2.Furor Divinus
3.Messe Noire
4. Ora Pro Nobis Lucifer
5.Amen
6.The Satanist
7.Ben Sahar
8.In the Absence ov Light
9.O Father O Satan O Sun!

Perseverancia, esa sería sin duda la palabra que utilizaría para definir a Behemoth si alguien me hiciera describirlos con un solo adjetivo. En el colegio había quien estando atento en clase y dando un par de repasos de última hora, era capaz de sacar un excelente. Pero también estaban los que hincaban codos hasta sangrar y pasaban largas noches en vela, para luego tener que conformarse con un mediocre aprobado. Los polacos siempre han pertenecido, en términos metálicos hablando, al segundo grupo. Jamás han sido los más talentosos e innovadores, pero su perseverancia, esfuerzo y buen hacer les han valido ser a día de hoy una de las bandas punteras de la escena del Metal Extremo.

Mientras algunos de sus máximos rivales se dormían en los laureles, o directamente se les iba la pinza, con Morbid Angel y Dimmu Borgir como casos más claros, Behemoth ha seguido dando pasos firmes disco a disco, evolucionando paulatinamente y sabiendo leer muy bien el mercado metálico para darle en cada momento lo que más necesitaba. Pasando del Black Metal crudo y salvaje de sus inicios, a un sólido Death Técnico de depurada precisión y gran pegada que ya quisieran para sí muchas bandas que llevan años practicando dicho estilo.

Pero es que además de cuidar con mimo el aspecto musical, Behemoth ha trabajado de forma exhaustiva todo lo que a parafernalia se refiere. Y en el Metal, como en la mayoría de disciplinas musicales, el factor de la imagen acaba jugando también un papel fundamental, o si no que se lo pregunten a sus comprades Vader, que aun siendo superiores a Behemoth en algunos aspectos no han sido capaces de conseguir las cotas de popularidad de los de Nergal ni de lejos, y todo por no tener la suficiente visión comercial o de marketing, como le quieras llamar.

Huelga decir que por muchas pintas que uno se gaste, por muchas biblias que rompas en directo, por mucho vídeo molón y por muchas ediciones especiales con cruces y ostias sagradas de color negro que hagas, si en el fondo no hay buen material musical, no sirve de nada. Y posiblemente Behemoth no tiene una auténtica masterpiece de diez puntos (a mi entender el “Zos Kia Cultus” y “The Apostasy” andan muy cerca de serlo), pero tiene un auténtico arsenal de buenos trabajos a sus espaldas.

Lo que faltaba ver pues era si después de cinco largos años de espera, los de Nergal iban a seguir manteniendo el nivel al que nos tienen acostumbrados o no. Si lo que buscas es la respuesta rápida te diré que sí, que Behemoth han vuelto a cumplir, pero a poco que tengas ganas de leer un poquito más, te explicaré que dentro de esta “misión cumplida” hay varios cambios dignos de análisis, diversos elementos que convierten a este “The Satanist” en un disco bastante diferente, no solo de su antecesor “Evangelion”, si no al resto de discos de su discografía al completo.

Como os comentaba anteriormente, el sonido de Behemoth ha ido mutando progresivamente de Black Metal a Death Metal Técnico, llegando a ser esta última variante la que se imponía en los últimos tiempos. Pero de forma sorpresiva (al menos para mí), los polacos han invertido el proceso y se han despachado un disco que intenta recuperar sus raíces blackers, eso sí con un concepto diferente a su visceral Black Metal primigenio. En “The Satanist” apuestan por un Black algo más melódico y sinfónico, con melodías muy trabajadas y adictivas, dejando un tanto de lado el virtuosismo técnico para centrarse en unos taladrantes riffs que te atrapan con una facilidad pasmosa.

Dicho movimiento viene también acompañado con una relativa “suavización” del growl de Nergal. El líder de Behemoth sigue asustando al mismísimo Jesús con sus gritos y blasfemias, pero su voz se entiende mejor que nunca, digamos que baja un peldaño en cuanto a gutural y se convierte en un aliado perfecto para el giro musical de la banda. Dicha variación de registro se puede apreciar de una forma notoria en el corte que da título al disco “The Satanist”. Un tema arriesgado, con el que es posible que reciban algún palo de la sección más “true” de fans más de la banda. Aunque también se puede distinguir perfectamente en la primera parte del primer corte “Blow Your Trumpets Gabriel” o en el tema ending “O Father O Satan O Sun!”.

“The Satanist” es un disco lleno de contrastes, donde encontraremos un poco de todo, temas veloces y rabiosos como “Furor Divinus”, un corte que supura Black Metal viperino por los cuatros costado, o los enormes trallazos “Amen” y “In the Absence Ov Light”, estos sí, recordándonos su versión más técnica. Otros temas como la triada mencionada “The Satanist”, “Blow Your Trumpets Gabriel” y “O Father O Satan O Sun!”, funcionan de un modo similar, un inicio más light y machacón que nos tortura para acabar explotando hacia mediados de tema, y volver a decrecer al final.

“Messia Noire” y “Ben Sahar” entrarían dentro de los habituales temas más densos y pesados a los que ya nos tienen acostumbrados los polacos, pero con el tema que me gustaría detenerme en especial es con la increíble “Ora Pro Nobis Lucifer”, con el cual debo reconocer que la primera vez que lo escuché me quedé algo desconcertado. El corte goza de un dinamismo fuera de lo común, impulsado sobre todo por el espectacular trabajo de Inferno en la batería, martilleando el doble bombo en plan cabalgada con una frescura y precisión turbadoras, acompañado por unos juegos de platos majestuosos. El vibrante riff principal del corte es sencillo y conocido pero de una eficiencia total. Y Nergal entra en cada una de las estrofas con precisión alemana.

Decir si este disco es el mejor o el peor de la discografía de Behemoth dependerá en esta ocasión del prisma desde el cual se mire, los seguidores más blackers saltarán de alegría y los fans de su versión más técnica pueden quedar un pelín decepcionados, pero una cosa está clara, “The Satanist” es sin duda el disco más variado que jamás han parido estos señores.

Behemoth acojonan un poquito menos, pero cunden igual que siempre y venden más que nunca, así que todos contentos. Conocida es la frase de “el tiempo acaba poniendo a todo el mundo en su sitio”, y esta vez parece que el dicho se ha cumplido a pies juntillas. Después de muchos años de esfuerzo y dedicación Behemoth disfrutan de una posición privilegiada dentro de la escena extrema, y la verdad es que lo tienen más que merecido, así que solo queda felicitarlos por ello.

Nergal: Guitarra, voz
Inferno: Batería
Orion: Bajo

Sello
Nuclear Blast