The Beatles - Let It Be... Naked

Enviado por Stoned el Lun, 18/07/2011 - 15:18
101

Disco 1

01. "Get Back"
02. "Dig a Pony"
03. "For You Blue"
04. "The Long and Winding Road"
05. "Two of Us"
06. "I've Got a Feeling"
07. "One After 909"
08. "Don't Let Me Down"
09. "I Me Mine"
10. "Across the Universe"
11. "Let it Be"

Disco 2

01. "Fly on the Wall"

Me gusta el rock’ n roll. El de verdad. Aquel en el que se dejan entrever los sonidos y el espíritu americano, del sur, de los campos de algodón, el que brotó del fértil delta del Mississippi a través del blues, el de guitarras tocadas con más sentimiento que técnica. Es por ello que siempre preferí (absurda rivalidad por otra parte) a los Stones que a los Beatles.

Si te gusta la música, dejando aparte etiquetas y preferencias varias, deben gustarte los Beatles. Discos como “Rubber Soul”, “Revolver”, “Sgt. Pepper’s” o el “White Album” deben ser apreciados como lo que son: grabaciones cumbre de la historia de la música contemporánea.

En mi caso particular, aunque disfrute con el folk ácido de “Rubber Soul” y “Revolver” o con la psicodelia desenfrenada y circense de “Sgt. Pepper’s”, repito que me gusta el rock’n roll. Por eso, cuando me pillan con el día tonto y me preguntan por mi álbum favorito de los Fab Four, suelo responder que se trata de “Let It Be”, álbum considerado como “menor”, para la mayor parte de la crítica y los fans.

“Let It Be” fue lanzado en 1970, el último disco en salir a la venta del cuarteto de Liverpool, pero no su última grabación, que fue “Abbey Road”. “Let It Be” fue grabado en diferentes etapas de los años 1968 y 1969, y sus sesiones marcaron el principio del fin de la banda. La sombra de Yoko Ono hacía tiempo que se cernía sobre la industria Beatle. Nunca jamás nadie se atrevió a opinar sobre la manera de componer, grabar o arreglar a parte de los cuatro miembros de la banda, y fue Yoko la primera en atreverse, hasta el punto de ser la portavoz de Lennon, que no hacía nada sin consultarlo antes con la nipona. Harrison y Lennon llegaron incluso a las manos por este por este tema, terminando Harrison renunciando. McCartney le terminó convenciendo para volver, al igual que Ringo, que también se terminó desvinculando de la banda por pura frustración. En las sesiones de grabación del disco fue tomada la famosa instantánea de toda la banda (más Yoko) junto a una mesa de mezclas en los estudios Abbey Road, con gesto de abatimiento y frustración. Esta imagen define perfectamente el ambiente de grabación y el estado de las relaciones entre la banda más famosa del mundo.

Como digo, me gusta el rock’n roll, y en este disco los Beatles regresan a él. En principio se iba a titular “Get Back” (regresar, volver”), refiriéndose a un retorno a las raíces musicales, esa influencia americana del blues y el R&B que tantos y tantos grupos británicos adoptaron a principios de los 60’, siendo los Rolling Stones su máximo exponente. El final el título primigenio se lo quedó uno de los temas estrella del disco.

Fue lanzado en 1970, como digo, el último disco de los de Liverpool en ser lanzado a la venta. La producción pesada y sobrecargada de Phil Spector, contraria a la filosofía de volver a los inicios rockeros, hizo del disco una grabación fallida. Cuenta la leyenda que el tranquilo y sosegado Ringo se lanzó al cuello de Spector tras escuchar el producto final tras el filtro de su desafortunada producción. Quizá fuese este el motivo por el que este disco sea considerado una de sus obras menos inspiradas.

Mucho más tarde, en 2003, fue lanzado, bajo la supervisión de McCartney, “Let It Be… Naked”, que es el disco que nos ocupa, el que yo tengo, y el que hace justicia a estas canciones, por décadas “defenestadas”. Como su título indica (“Naked” significa “desnudo”) el disco está desprovisto de la nefasta producción de Spector, dando lugar a un disco más fresco, claro, sencillo. Rockero. Porque, no nos engañemos, amigos. Cuando los Beatles se quitaban el disfraz hippie-psicodélico podían rockear de lo lindo.

Dijo una vez Keith Richards, a propósito de la intención de Jagger de preparar un espectáculo colosal para los conciertos, a mediados de los 70’, que para dar espectáculo solo le hacía falta su ampli y su guitarra. Los Beatles llevaban sin tocar en directo desde 1966, centrándose en grabar y grabar. Grandes orquestaciones, arreglos imposibles… todo ello hizo que fuesen incapaces de reproducir su música en directo. Este era el espíritu de “Let It Be” (recordemos, en un principio, “Get Back”, como diciendo “volvemos a rockear, baby”) canciones de rock’n roll, batería, bajo, dos guitarras. “Get Back”, “One After 909”, “I’ve got a feeling”, o los temas de Harrison “For You Blue” y “I Me Mine” son los que más recogen el espíritu rockero de sus tempranas influencias. Pero el resto del disco, que también incluye el típico sonido Beatle, está plagado de arreglos e influencia rockera (slide guitar…). “Two Of Us”, “Don’t Let Me Down”… suenan rockeras sin serlo realmente. Podemos encontrar también las preciosas “Across The Universe” (acústica, hippie, sideral) o la maravillosa “Let It Be”, una de las mejores canciones del cuarteto y de las melodías más reconocibles de la historia de la música contemporánea.

Este giro musical, el de regresar a las raíces, les permitió cumplir su objetivo: volver a tocar en directo. Fue sólo un concierto, todo sea dicho, pero ese recital, el último de su historia, forma parte de la propia historia del rock. Estamos hablando, claro, del concierto, por sorpresa, en la azotea del londinense edificio Apple, en los que el cuarteto de Liverpool repasó parte del repertorio del recién grabado (aunque no lanzado) “Let It Be”. Como dije antes, los Beatles rockeando eran cosa fina. Este concierto era el último y lo sabían. Después, solo “Abbey Road”, su última obra maestra y cada cual por su lado, renegando unos de otros, especialmente Paul y John, que durante el resto de la vida de este último fueron irreconciliables. Un final agridulce, pero esto es el rock’n roll.

Esta edición “Let It Be… Naked” incluye una golosina para los más fánaticos: un segundo disco de grabaciones en el estudio, esto es, ensayos, conversaciones… un detalle. Como el libreto que lo acompaña, repleto de fotos, entrevistas… esto sí, amigos: en inglés.

John Lennon: Voz, coros, guitarras, bajo, slide guitar.
Paul McCartney: Voz, coros, guitarras, bajo, piano
George Harrison: Voz, coros, guitarras, sitar
Ringo Starr: Batería, maracas

Sello
Apple