Axxis - Paradise in Flames

Enviado por hellfirehorns el Sáb, 21/07/2018 - 13:57
326

1. Paradise In Flames (Intro)
2. Dance With The Dead
3. Tales Of Glory Island
4. Take My Hand
5. Will God Remember Me
6. Talisman
7. Don `t Leave Me
8. Lady Moon
9. Icewind
10. Stay By Me
11. Gods Of Rain
12. Passion For Rock
13. Break your soul (extra track)
14. Tales of glory Island (extended version) (extra track)

Finalmente llegó el apocalipsis. Un demonio nos visita. Escuchamos su voz, conjurando. Escuchamos sus pasos, cada vez más cercanos. Nuestro fin es inminente. Pero de repente aparece un ángel oscuro, en la forma corporal de una mujer, montando un caballo negro y alzando una espada salvadora. Una batalla épica va a empezar.

Así es como suena la introducción de este álbum, como una banda sonora de su portada. Y una como la otra nos resumen lo que vamos a encontrar en el disco: sonidos épicos procedentes de un auténtico paraíso en llamas.

“And I dance with the dead on their holy night”, recita la inconfundible voz de Bernhard Weiss, únicamente acompañada por un teclado sintetizador. Su voz se dobla con la de Lakonia al final de la introducción y se desata la furia. La entrada del resto de la banda al unísono da comienzo a la primera canción del plástico, “Dance with the dead”. Un tema entre el power metal y el metal sinfónico, en el que el protagonismo de la ex cantante de Xandria es evidente. Lleno de cambios de tiempo, parones y con la presencia de teclados, que acompañan en todo momento a la base, además de un piano en alguna de las pequeñas pausas que se producen durante su desarrollo. Un buen tema, que si bien no enamora, sirve para sentar los antecedentes de lo que nos vamos a encontrar durante la escucha del larga-duración, y para dejarnos claro que Lakonia tendrá mucho protagonismo en el transcurso del disco.

Precisamente con un piano comienza el siguiente tema, “Tales of Glory Island”. Poco a poco se va subiendo la intensidad de esta introducción, hasta que se desata la tormenta sonora al ritmo de doble pedal. Nos encontramos quizás ante la canción más power metalera del álbum. El estribillo es grandioso: épico y pegadizo. Uno de los mejores cortes de este “Paradise in Flames”, sin duda.

Tras la escucha de esta segunda canción ya sabemos qué Axxis nos encontramos aquí. Nos hallamos ante un sonido más cercano a su anterior “Time Machine” que a los discos de la etapa en la que gozaban de mayor fama. Sin embargo se trata de una evolución respecto a su última publicación. El sonido está más cargado, es más agresivo, y las composiciones son más épicas. Hay que hacer mención además a la presencia del piano y de la voz femenina, que están en prácticamente todas las canciones. Quienes esperaran una vuelta a sus raíces, con algo parecido al “Back to the Kingdom”, seguramente quedaron decepcionados. Sin embargo la escucha no tiene desperdicio. De acuerdo… no son los Axxis clásicos, pero recomiendo no hacer ascos a este sonido evolucionado de los alemanes, pues lo que presentan aquí es de alto nivel compositivo y de una emotividad superior a la que se haya podido experimentar en cualquiera de sus publicaciones anteriores y posteriores a esta.

“Paradise in Flames” continua con “Take my hand”. Un violonchelo acompaña a la voz de Lakonia en la introducción de este tema, que dibuja en el aire melodías cargadas de sentimiento. Así comienza este medio tiempo, en el que Bernhard y Lakonia se cantan uno al otro, preguntándose, respondiéndose y enlazando sus voces. En el final del tema, Bernhard Weiss demuestra su calidad vocal, entonando notas de difícil alcance para otros muchos cantantes, demostrando que el paso de los años, lejos de perjudicarle, le ha ayudado a ganar potencia en su voz.

Un teclado de iglesia da entrada a “Will God Remember Me”. Una canción que sigue el tempo y la tónica de la anterior. Un medio tiempo machacón, correctamente adornado por un sintetizador que no para de sonar como trasfondo, y que ayuda a construir ese sonido recargado que tiene todo el álbum. El estribillo es bueno, y aunque al principio pueda parecer algo menos pegadizo que los de las canciones anteriores, se acaba quedando grabado en nuestro cerebro de una forma traicionera.

Sin descanso llega “Talisman”. En esta canción se deja de lado el metal sinfónico, las voces femeninas y los instrumentos de cuerda para pasar a un tema de power metal rockero con un gran estribillo y un solo más que correcto. Es cierto que la voz de Lakonia vuelve a sonar, pero sin el protagonismo anterior.

A pesar de que en esta publicación encontramos a unos Axxis muy cambiados, hay cosas que están en la esencia de una banda. Y en el caso de los alemanes es la publicación de, al menos, una balada en cada uno de sus discos. En este caso se trata de “Don’t Leave Me”. Una especie de epopeya, sin batería, en la que los protagonistas son las voces entrelazadas de Bernhard y Lakonia y el piano, que marca la melodía. Se trata de una balada épica cargada de sentimiento, capaz de llegar al interior de corazones rotos y acompañarlos en su pena.

“Lady Moon” puede que se haya convertido en la canción más pegadiza de los alemanes, y la más aclamada por los nuevos fans de la banda. La canción tiene todos los elementos de un single: tiene una estructura simple, no es larga y el estribillo es de esos que llega a tu mente para quedarse. Es una canción que debería aparecer en cualquier recopilatorio de Axxis, y de hecho no falta en sus conciertos.

Tras “Lady Moon” es complicado que el nivel no decaiga. Pero los señores Weiss y Oellers componen y estructuran a las mil maravillas. Saben que es complicado superar las melodías y la carga emocional de su canción anterior, así que van a la carga con un tema de veloz power metal que aparta a nuestra mente de melodías golosas para centrarla en la velocidad y la agresividad. Se trata de “Ice Wind”, la canción más rápida del plástico.

“Stay By Me” es lo siguiente que nos presenta el grupo. Esta canción desentona en el contexto de “Paradise in Flames”. Aquí sí que nos encontramos con los Axxis clásicos: más rockeros y menos agresivos; nada sinfónicos. Es como si este “Stay By Me” no hubiera sido escrito para el “Paradise in Flames”, encajando más en discos anteriores como el “Back to the Kingdom”. La canción es buena, pues en este álbum del 2006 no hay canciones malas, pero puede dejar descolocado a quien busque una obra coherente, que siga un hilo épico y sinfónico como el que nos habían presentado hasta aquí.

“Gods of Rain” vuelve a la senda de lo que se había presentado antes de “Stay By Me”, aunque seguramente es la canción más floja del LP. Sin destacar, pasa sin pena ni gloria por el transcurso del álbum.

“Passion for Rock” vuelve a dejar de lado la épica y las orquestaciones, y se centra en los básicos de un grupo de rock. La sensación que nos arroja es la misma que con “Stay By Me”, aunque en este caso la canción sirve para cerrar el álbum y este argumento se puede presentar como excusa para un cambio en el sonido que ha sido la tónica en “Paradise in Flames”: es como si Axxis quisieran cerrar el disco diciendo a sus fans clásicos, “de acuerdo, hemos grabado un álbum distinto a lo que esperabais, pero seguimos sintiendo la misma pasión por el rock que antes”.

La edición especial de este álbum trae dos canciones más. Una es la versión extendida de “Tales of Glory Island”, que nos presenta dos compases más en el piano introductorio y en el solo. Totalmente prescindible. Sin embargo la otra es “Break Your Soul”, una canción que no entiendo como no entró entre las elegidas para formar parte del disco. Encaja en el global de “Paradise in Flames” mejor que “Passion for Rock”, y sin duda mucho mejor que “Stay By Me”. Es agresiva, power metalera, recargada, épica y con un estribillo que te habla a la cara sin complejos. Una de las mejores canciones del disco.

Y aquí llega el momento de salir de este paraíso en llamas. La escucha nos deja una sensación agradable. Durante 59 minutos Axxis se encargan de llenarnos el corazón de sentimientos de rabia, amor, pena y emoción; nos hacen levantar el puño y cantar al aire; nos hacen desear subir a una colina y observar la inmensidad del mundo mientras gritamos. Quizás una decepción para los que seguían a la banda desde principios de los 90 (aquellos que esperaban que los alemanes volvieran a volver al reino), pero un buen descubrimiento para los profanos en Axxis y sobretodo una buenísima aportación al catálogo de discos de Power Metal. 4 cuernos y cuarto (un 8,5) para el noveno trabajo de estos incombustibles alemanes.

Bernhard Weiss: voz principal y coros
Harry Oellers: teclados y coros
Guido Wehmeyer: guitarra y coros
Rob Schomaker: bajo
André Hilgers: batería
Kerstin «Lakonia» Bischof — coros como artista invitada

Sello
AFM Records