Apocalyptica - Plays Metallica by Four Cellos

Enviado por BurnRain el Lun, 09/03/2015 - 09:20
105

1. Enter Sandman [3:42]
2. Master of Puppets [7:17]
3. Harvester of Sorrow [6:15]
4. The Unforgiven [5:23]
5. Sad But True [4:48]
6. Creeping Death [5:08]
7. Wherever I May Roam [6:10]
8. Welcome Home (Sanitarium) [5:52]

Teníamos claro que el Heavy Metal eran guitarras, batería y una voz desgarrándose, y un buen día llega al mundo metálico un disco hecho por cuatro fineses que hacen versiones de Metallica con el violonchelo, nada más y nada menos. Vamos cuatro violonchelos "haciendo" de la voz, guitarras y base rítmica. Es cierto que falta un elemento capital, la batería, pero ese detalle queda de lado porque las versiones están meticulosamente logradas.

En el mundo del hard rock habíamos visto instrumentos no muy del gremio que eran señas de identidad de ciertos grupos como la flauta de Carlos Molina de Ñu o el violín de Marcela Bovio de Stream of Passion. Caso a parte es el de Jackyl y los solos de motosierra que eran para quedarse con la boca abierta. Pero en todos ellos hay una base musical de hard rock a la que se le da un toque de distinción con el instrumento especial en sí, no como los escandinavos que lo hacen "todo" con los violonchelos.

El caso es que en el 96 sale esta curiosidad bajo una portada en blanco y negro con los cuatro chicos muy aplicados a su violón bajo el nombre de Apocalyptica y dándole a grandes temas de Metallica. El disco es más que un homenaje a la banda de San Francisco que estaban inmersos en la tormenta de su cambio de estilo. Ese mismo año los americanos sacarían Load para escarnio de sus fans del speed/thrash de los 80 que no hacían más que echar pestes. Metallica se asomaba al mundo del rock para recibir a las masas dejando atrás a la vieja guardia. Apocalyptica se sube al ruido generado entorno a la última gran banda del Metal. Hetfield y compañía al escuchar tan curioso y sentido homenaje de los chicos de Finlandia tuvieron que dejar escapar alguna lágrima. Cuando giraron por Finlandia, Apocalyptica abrió dos de sus shows.

Los chicos salidos de la Academia Clásica Sibelius exprimen los temas de Metallica sacándoles un jugo melódico que ni James Hetfield o Lars Ullrich sabían que tenían. Creo que en la búsqueda de la globalización de la música de Metallica, encontrar otros caminos que no encorsetaran sus creaciones, en una palabra salir del thrash para ser libres, al escuchar este disco era como una confirmación de sus intenciones. Otra música es posible se dice James en su cabeza. Unos años mas tarde llegaría S&M, la orquestación de los temas de Metallica, ¿casualidad?

De los 8 temas seleccionados la mitad corresponden al álbum negro de los americanos, el más reconocido comercialmente. La primera de las versiones es el himno de los nuevos Metallica "Enter Sandman", archi-conocido lo cual es un arma de doble filo porque todo el mundo tiene en la cabeza cada riff, cada palabra y cada golpe de batería de Lars. La propuesta es diferente, suena melódico pero a la vez contundente, el detalle de la adaptación con los diferentes matices y colores que producen los violonchelos produce sorpresa y la fascinación. Le sigue "Master Of Puppets", uno de los santos y seña de la discografía de Metallica en manos de los fineses adquiere otras tesituras ante todo en ese cambio de ritmo en su parte media dándole produndidad y trascendencia.

Tal vez de las menos logradas sean "Harvester of Sorrow" y "Sad But True", suenan diferentes pero les falta la contundencia de unos buenos bombos. En cambio "The Unforgiven", en sus distintos pasajes los violonchelos sacan nuevos significados o "Wherever I May Roam" tiene un aspecto más intimista a manos de Apocalyptica.

Los momentos álgidos vienen con "Creeping Death" y "Welcome Home (Sanitarium)" son una revisión y aportación a los temas originales que produce matices y diferentes enfoques dándoles una personalidad propia. Estas versiones siendo seguidor de Metallica y conociendo profundamente los temas provocan atracción.

Conclusión. Consiguen evocar emociones sin necesidad del mensaje de las letras. Un meticuloso repaso a estos temas desde un vehículo totalmente opuesto a lo que se espera para el metal, el violonchelo. En este y en otros trabajos de Apocalyptica se percibe un romanticismo extremo: el de producir sentimientos como la ira, el miedo o la locura con únicamente la música salida de las cuerdas de sus instrumentos sin letras que faciliten los mensajes. Este es un concepto que han traído de su formación musical en una escuela clásica que desgraciadamente han malogrado en sus últimos trabajos con la introducción de cantantes y letras en sus composiciones lo que les equipara al resto de bandas de metal.

En este punto de partida no hay creatividad compositiva, hay una meticulosa adaptación al violonchelo de lo que es un tema de rock duro. La originalidad y la creatividad vienen por la alocada propuesta de la introducción en terrenos tan endurecidos y afilados de un instrumento clásico, es un aporte al metal sinfónico capital. Por todo esto un notable bajo, un 7 para estas versiones. Tres cuernos altos.

Con estos chicos se abrió la veda para otros locos estudiantes de violonchelo con ganas de desmelenarse y ofrecer sus propias versiones de clásicos del Heavy Metal o del Rock como 2Cellos o Rasputina. También han surgido bandas que han incorporado un violonchelo para darle un toque sinfónico a sus trabajos como Hevein o Tarja.

Eicca Toppinen: Violonchelo
Paavo Lotjonen: Violonchelo
Antero Manninen: Violonchelo
Max Lilja: Violonchelo

Sello
Zen Garden/ Mercury