Annihilator - Refresh the Demon

Enviado por Hawkmoon el Mié, 19/01/2011 - 04:43
570

1. Refresh the Demon
2. Syn. Kill 1
3. Awaken
4. The Pastor of Disaster
5. A Man called Nothing
6. Ultraparanoia
7. City Of Ice
8. Anything For Money
9. Hunger
10. Voices And Victims
11. Innocent Eyes (Bonus Track)

1996 no era el año más proclive, ni para dedicarse al Heavy Metal, y mucho menos, para tener una banda llamada Annihilator. En plena era post-Grunge, donde solamente cabían estrellas, con barba de tres dias y jerseys de su abuelo, y donde los temas debían ser profundos y meláncolicos, y donde todo debía de parecer sencillo, el mundo exquisítamente rico en rifferío y técnica víril y netamente metalera de Annihilator, estaba en peligro. En peligro de extinción.

Iron Maiden ya no vendían tantas entradas, Judas Priest andaban perdidos, Megadeth estaban a un paso de convertirse en estrellitas de rock (Metallica, ya lo eran), Slayer se iban a meter en terrenos farragosos, y Sepultura, estaban al borde la extinción (tal y como los conocíamos, o sea, grandiosos). El panorama de 1996 era devastador, o empezaba a serlo, pero bueno, a Jeff Waters, que estaba en plena crisis matrimonial, abotargado por el alcohol y las drogas, y con un cabreo, supongo, de tres pares de cojones, por seguir siendo un "segundón", a pesar de su talante de maestro total, todo le importaba tres huevos. Él, sabía de su talento, y Annihilator, hasta el momento, jamás habían editado un mal disco, además, en Japón, tenían un feudo tremendo, donde la banda era adorada, y vendían miles de entradas y discos. Justo cuando la banda era olvidada en Europa y América, el Imperio del Sol Naciente, acoge a los canadienses, como si de Iron Maiden (era 1983) se tratasen. Al menos, alguien, y en masa, reconoció, aunque tarde, el talento de Mr. Waters. Menos daba una piedra.

El genio, la brillantez y la ira, a menudo van de la mano (sinó que se lo digan a ilustres como Ozzy, Dave Mustaine, Phil Anselmo o Kerry King) y Waters, como genio, no se libra de los demonios interiores. La mejor forma de librarse de una mala digestión es cagar o vomitar, y como Waters, de cagar y vomitar andaba harto, decidió estampar su genialidad, de nuevo, en un discazo. A veces, los malos momentos, se traducen en momentos sonoros impagables. Las jodiendas de los músicos, resultan de lo más apetitosas para los fans. Somos unos cabrones, jejeje.

Después del buen sabor de boca que dejó "King of The Kill", tocaba seguir contentanto a la parroquia, y "Refresh The Demon" nació con esa intención. A veces, es mejor no jugarsela, y más, cuando la industria se tambalea. Waters es, además de un músico sagaz, un tipo listo. Justo cuando los titanes del Metal caen... ¿Qué mejor que parir una obra de Metal bien molona?. Annihilator nunca llegaron a las masas (mundiales) por que sus obras maestras coincidieron con discos de peso total (caso de los momentos cumbre de bandas de relumbrón como Metallica, Megadeth, Slayer o Sepultura) y eso, siempre opacó el impacto canadiense, pero ahora, en pleno desierto de iconos, Waters se volvía a calzar su guitarrita roja, y empezaba a afilarla. Si la peña quiere caña, tendrá caña. Para que más.

Waters invitó, de nuevo, a viejos conocidos: Randy Black (batería) y Dave Scott Davies (guitarra). El combo volvía a estar formado. Jeff, se haría cargo de las voces, la guitarra y el bajo (como hizo con "King of the Kill"). Vamos a escuchar que nos regala Waters ahora. La cosa no pinta nada mal...

Una ilustración maja, tan desfasada como simpática, de un demonio amenazante, con la boca abierta, de par en par, nos da la bienvenida a "Refresh The Demon". El dibujito expresa, sin tapujos, lo que es Annihilator : una máquina tan divertida e ida de la olla, como infernal. poderosa, oscura y metálica. Annihilator son unos demonios cachondos y cabrones, tan Heavys como zumbados, y eso se tenía que plasmar, en portada, de una vez por todas. La seriedad, para los discos de Pearl Jam. Al tajo...

Una intro rarota, que me transmite a como debe sonar la entrada a un espectáculo circense esquizofrénico, abre la veda para que suene "Refresh the Demon", el tema-título, y sin duda, un latigazo tremendo, plagado de tempos asesinos, cambios de rítmo matemáticos y feroces, coros durotes, sonido machacón y baterías a la par. El tema tiene referencias a las primeras eras del grupo, pero con el poso "King of the Kill", un tema con auras Heavy-Thrashers de nivelón. Davis y Waters conforman una conjugación matadora a las guitarras, y la batería de Black ametralla sin piedad. Menudo primer disparo, uffff. Se le sigue sin poder toser a Waters, ni lo más mínimo. Esté o no, el Metal en la cumbre, su nivel compositivo siempre lo está. Tema-himno desde la primera escucha. Tema de 5 cuernazos. Puro Annihilator.

"Syn.Kill 1", la segunda maravilla, que ataca "doblebombera" y rítmico-vacilona, nos pone las pilas, a base de mucho tono chulesco, muy modernete, que tanto suena a unos Fear Factory blandetes, como a unos Pantera, pero con ese tono Annihilator, que siempre se acaba estampando en todo. Velocidad, pegada y feeling cañero. Vaya onda, jejeje. Unos putos maestros, y ya se intuye al segundo tema.

"Awaken" (55 segundos de chirriantes guitarras y una atmósfera de peli de terror italiana) actúa de entrada a "The Pastor of Disaster", magnífico híbrido Exodus-Pantera-Megadeth, que enseña, y muy bien, que Annihilator, tanto reinan en el Metal de toda la vida, como en la más alta y elitista vanguardia, y sin problemas. Hacen de todo, y todo bien.

"A Man Called Nothing", que juega al despiste, y comienza como Power-Ballad misteriosilla, pronto se alza brutal, y se nos quiere comer. Tufillo al aura del sonido de "Set The World on Fire", pero con más ira y fuerza, y unas vaciladas jazzeras medias, que acotan, las pocas fronteras que la banda conoce. Con tal de tener un temazo, Jeff visita cualquier rama del rock, tanto le da. Tema tan adrenalítico, como rockero y potentorro. Vamos bien, vamos muy muy bien. Yeeeah, éste tema, realmente, enciende. Que vacilada.

"Ultraparanoia" (más velocidad y locura metalera), "City of Ice" (rock, Glam speedico, Power con dos pelotas enormes, vanguardia loca...ni sé como llamar a ésto, pero joder, me encanta), "Anything For Money" (dedicada al ex-vocalista de la banda, Aaron Randall), "Hunger" (el tributo sonoro a AC/DC, y al Rock añejo, que Annihilator, siempre van a tener) y "Voices and Victims" (con brillo Skid Row), ponen de manifiesto, que la banda se mueve por tantos terrenos como le apetece. Annihilator se tiran de un paracaídas, se montan en un coche, se relajan conduciendo, y se pegan una pirueta para salir del citado coche, que han dejado en llamas. Vaivén de sensaciones metaleras que no cambio por nada. Annihilator, son una pasada, en todas sus fases.

No me he dado cuenta y el disco se ha acabado. Joder, estoy encantado. Parece que éstos tios nacieron para encantarme, hagan lo que hagan. Hasta el momento, en 1996, Annihilator, eran, independiente de lo conocidos que fuesen, una de las mejores bandas de Metal del momento. Quizás, la mejor.

4 cuernazos (enormes) para éste poderoso ente Thrashero-rockerillo-veloz-demente y, sobretodo, bien Heavy.

Jeff Waters : Voz, guitarra y bajo
Dave Scott Davies : Guitarra
Randy Black : Batería

Sello
Music For Nations